23 de enero de 2013

TUTELA LABORAL; JLT Iquique, 06/06/2012; acoge demanda por prácticas antisindicales; en forma aislada cada una de las denuncias realizadas por la actora no manifiestan inequívocamente una vulneración a la libertad sindical, en su expresión en la negociación colectiva, sin embargo, en su conjunto y a la luz de la temporalidad de la ocurrencia de los hechos y su consecuencia, esto es, la renuncia masiva de trabajadores sindicalizados, entre el 5 de octubre de 2011 y el 2 de noviembre del mismo año, es posible concluir que la empresa tuvo como objetivo incidir en forma negativa en la negociación colectiva reglada realizada por la denunciante, en su resultado y en la suerte del Sindicato; RIT S-6-2011

Iquique, seis de junio de dos mil doce. VISTOS: Que, con fecha 5 de diciembre de 2011, don Marco Rodrigo López Pérez, abogado, mandatario judicial y actuando en representación del Sindicato de Trabajadores de Compañía Minera Quebrada Blanca S.A., interpone denuncia de prácticas antisindicales en contra de “Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A.”, representada en conformidad al artículo 4 del Código del Trabajo, por don Carlos Ahumada Urrea, gerente, ambos domiciliados en calle Esmeralda N° 340, piso 10, Iquique y solicita se acoja la denuncia impetrada, con costas. Que, con fecha 11 de enero de 2012, se tuvo por contestada la denuncia en rebeldía de la parte denunciada. Que, en audiencia preparatoria, se llamó a las partes a conciliación, la cual no prosperó. Que, en audiencia preparatoria se fijan los hechos a probar. Que, las partes ofrecen prueba, al tenor de los puntos de prueba determinados por el tribunal. CON LO RELACIONADO VISTOS, OIDOS Y CONSIDERANDO: PRIMERO: Que, la denunciante expresa que: La denunciada ha incurrido en actos constitutivos de práctica desleal, que se conforman por un conjunto de acciones que afectan la libertad sindical. Esta conducta antisindical ha tenido como resultado la disminución relevante de socios del Sindicato denunciante, cercana al 35% de los socios, quienes se han desafiliado del Sindicato, presionados, sino estimulados por acciones que desplegó la denunciada desde el mes de octubre de 2011. I.- Antecedentes Previos. Los actos que se han verificado se producen después de la fallida negociación colectiva anticipada entre las partes, intentada en el mes de septiembre de 2011, la que no concluyó en un acuerdo con la empresa denunciada, atendido la oferta dada contenía menos beneficios que los otorgados a trabajadores que cumplen las mismas funciones que los reunidos en el Sindicato denunciante, pero que tienen su afiliación en el Sindicato de Personal de Administración. El Sindicato denunciante solicitó a la propia empresa, además de requerir a la Inspección del Trabajo de esta ciudad, copia del Convenio Colectivo suscrito por empresa denunciada y el Sindicato de Personal de Administración. El conocimiento de las condiciones pactadas en dicho instrumento era extremadamente relevantes para evitar un trato discriminatorio, ya que si se instalaba el precedente que trabajadores que tenía funciones o cargos similares del Rol General, por el sólo hecho de estar afiliado a otro sindicato, percibirían mejores beneficios, colocaba al Sindicato denunciante en un estado insostenible, ya que la fuga o traslado de socios sería una cuestión permanente, que ponía en riesgo la propia supervivencia o representatividad del Sindicato denunciante, más aún cuando esta diferencia de trato no se justificaba ni en los cargos ni siquiera en “fuerza” de la otra organización, que reunía a 140 socios, versus los cerca de 520 socios que agrupaba el sindicato denunciante. No obstante la empresa se negó terminantemente siquiera a entregar copia del Convenio celebrado con el Sindicato de Personal de Administración. Igual postura fue comunicada a la Inspección del Trabajo, como titular del antecedente, lo que también impidió acceder a dicho Convenio a través de la ley de transparencia. Ignorantes de las condiciones pactadas con otros trabajadores de la empresa, el Sindicato denunciante, por casi la unanimidad de sus socios, decidieron rechazar la oferta de la empresa por no contar con las condiciones mínimas para evitar una evidente discriminación. II.- Práctica Antisindical. Una vez que el Sindicato denunciante comunica a la empresa, los primeros días de octubre de 2011, el rechazo de la oferta, misma oportunidad en que se plantea continuar las conversaciones entre las partes, bajo la esperanza de que la empresa recapacitaría en su postura, y al menos entregaría copia del Convenio del Sindicato de Personal de Administración, o bien, formalizara su compromiso que al menos se darían los mismos beneficios. La empresa desde ese momento inicia una serie de acciones que buscaban debilitar al Sindicato denunciante, a través de la masiva renuncia de sus socios, los que inmediatamente se integrarían a grupos negociadores, y a una velocidad sorprendente, sin negociación real o efectiva, “acordaron” convenios colectivos en los mismos términos que contenía la oferta rechazada por el Sindicato. Lo anterior no obstante a que prácticamente todos los mismos trabajadores renunciantes del Sindicato denunciante, en un número cercano a los 180, en asambleas sindicales realizadas dos o tres semanas atrás, se habían pronunciado en contra de dicha oferta. ¿Pero que hace que estos trabajadores se desafiliaran del Sindicato, para integrarse a grupos negociadores que aceptaron la misma oferta que habían rechazado? Esta radical mutación sólo es atribuible a la concurrencia de una serie actuaciones de la empresa y sus jefaturas, los que una efectiva estrategia combinada, por un lado, crearon temor e incertidumbre sobre la suerte de la negociación reglada que enfrentara el Sindicato denunciante, y por otro, estimularon su participación en los grupos negociadores, y su necesaria renuncia al Sindicato, para integrarse a los primeros, mediante el expedito pago de cuantiosos bonos, sin que existiese un instrumento colectivo vigente que los soporte. En la primera faz de la estrategia, esto es, introducir temor e incertidumbre en los trabajadores, la empresa denunciada en vez de retomar conversaciones con el Sindicato denunciante, atendiendo su legítimo interés en no ser discriminado, decide comunicar a todos los trabajadores que daba por definitivamente fallida la negociación anticipada, haciendo “notar” las consecuencias de dicha situación. En efecto, mediante comunicado de fecha 5 de octubre de 2011, el Gerente General de la Compañía, además de dar su peculiar interpretación sobre las razones del fracaso de la negociación anticipada, es categórico en anunciar a los trabajadores sindicalizados lo siguiente: “…Por ello, debemos señalar con toda claridad que el proceso de negociación colectiva anticipada concluyó el pasado 27 de septiembre de 2011, sin haber negociado ni acordado un nuevo convenio colectivo. Por lo tanto, por parte de la empresa, dicho proceso y la propuesta de proyecto de convenio colectivo se extinguieron definitivamente en esa fecha bajo la modalidad suscrita en el Acuerdo Marco (…) lo que legalmente procede ahora es iniciar en diciembre de 2011 una negociación colectiva reglada que debería concluir entre los meses de enero y febrero del próximo año 2012, con todas las etapas y plazos que el Código del Trabajo contempla, incluida la votación de la última oferta o la huelga legal, para lo cual la empresa ya ha iniciado su proceso interno y legal de preparación para este nuevo escenario. En consecuencia, responsable y transparentemente, queremos dejar en claro que esas condiciones económicas, reajustes, mejoramientos y bonos finales no serán en ningún caso la base de la próxima negociación, ya que cada proceso es distinto y obedecen a contextos y condiciones diferentes, como serán las que rijan a fin de este año e inicios de 2012, más aún considerando el alto nivel de incertidumbre mundial en materia económica, la continua baja del precio del cobre, 1.5 dólares de baja en menos de un mes y la alta volatilidad de los mercados.” La denunciada es categórica en desahuciar cualquier clase de acuerdo con el Sindicato denunciante. Pero no sólo ello, sino que además “informa” a los trabajadores que en el proceso de negociación reglada se deberá decidir entre la última oferta del empleador y la huelga, cuestión que nuestro procedimiento sólo contempla en el evento en que las partes no alcancen un acuerdo a través de la tratativas directas, es decir, no considera esta posibilidad la empresa en su anunció. Adicionalmente señala que la empresa se “preparara” para el escenario de negociación reglada, incluida la huelga, nuevamente sin mencionar la posibilidad de un acuerdo entre las partes sin necesidad de llegar a conflicto entre las partes. Y para cerrar el anunció del escenario de “temor” o “incertidumbre”, es categórico en retirar la oferta entregada, dejando derechamente entrever que dicha oferta variará, teniendo presente la disminución del precio del cobre, esto es, necesariamente a la baja. El mismo día 5 de octubre de 2011, tras haber conversado en faena con este mismo gerente, un grupo inicial de 16 trabajadores renuncian al Sindicato. A contar del día 6 de octubre de 2011, los jefes de turno de la empresa, de manera absolutamente improcedente, comienzan a utilizar las reuniones previas de seguridad al inicio de los turnos, para dar lectura y comentar un documento preparado por la empresa, en la que nuevamente se “informa” materias propias de negociación colectiva. En dichas reuniones y documento, se indicaba lo siguiente: Que ante la negociación fallida, procedía negociar regladamente, lo que implicaba “la posibilidad de una huelga, con cese de pago de sueldos y beneficios a los trabajadores que adhieran a la huelga”. Que en la instancia de la huelga la empresa tendría derecho a reemplazar a los trabajadores en huelga. Que la empresa estaba preparando un Plan de Contingencia para enfrentar estas instancias. Que a esa fecha se habían desafiliado del Sindicato cerca de 100 trabajadores. Que un grupo de estos trabajadores se había reunido con ejecutivos de la empresa, a fin de censar el desarrollo de una negociación no reglada. Que la empresa dará curso a tal negociación, en la medida que se cumplan los requisitos legales, entre ellos, que los trabajadores no tengan afiliación sindical. En el acápite de preguntas y respuestas, se indica que la respuesta al grupo negociador se debe dar dentro de los 5 días siguientes a la solicitud de negociación. La información entregada, tanto en su contenido, como en su forma, es completamente tendenciosa, incluso en algunos casos falsa, y claramente perseguía evidenciar las perjudiciales consecuencias hacia los trabajadores sobre el ejercicio de la negociación colectiva reglada, haciendo notar sólo los aspectos perniciosos de ella, omitiendo cualquier comentario positivo, sino que a la vez que anunciaba, falsamente sobre una “fuga” masiva de socios del Sindicato, instalando incertidumbre sobre la integridad y fuerza del Sindicato. No podemos dejar de reprochar el uso absolutamente impropio de un espacio laboral, como son las reuniones de coordinación y seguridad previas al inicio de cada turno, y de asistencia obligatoria para todos los trabajadores, para entregar informaciones que sólo corresponde al Sindicato, en su calidad de representantes de los trabajadores en las instancias de la negociación colectiva. ¿Es atribución de la empresa informar a los trabajadores que cerca de 100 socios del Sindicato han renunciado? ¿No es ésta acaso una cuestión interna de la organización sindical? Además dicha información era completamente falsa, ya que al día 6 de octubre de 2011, habían renunciado al Sindicato un número no superior a 20 trabajadores. Cabe establecer como la empresa tenía conocimiento al día 6 de octubre de 2011 que los renunciados alcanzaban a 100 socios, si mediante cartas de fechas 12 y 13 de octubre de 2011, comunicaba al Sindicato denunciante que había recepcionado sólo 63 copias de renuncias. ¿Por qué no se planteó que la negociación colectiva era un espacio de construcción de acuerdos, que eventualmente puede ser incluso armonioso ¿por qué sólo referirse a los aspectos conflictivos o perjudiciales, eventuales por lo demás, del proceso de negociación reglada? Tampoco es atribución lícita de la denunciada “informar” que hay trabajadores que quieren iniciar una negociación no reglada mediante el expediente de grupos negociadores, haciendo ver que para ello necesariamente los trabajadores deberán no tener afiliación sindical. Dicha información, cuando se hace a trabajadores que un 98% están sindicalizados, sólo puede perseguir la desafiliación sindical. La conveniencia de esta negociación no reglada de trabajadores no sindicalizados, además, en cuanto a su expedición, se hacía notar al “informar”, falsamente, que la empresa debía dar respuesta a ellos en el plazo de 5 días, cuando el plazo que la ley establece es de 15. Estas acciones llevadas a cabo por la empresa, dieron curso a una masiva desafiliación de socios del Sindicato, quienes en un número cercano a 180 renunciaron al mismo en el transcurso del mes de octubre de 2011. En este proceso de desafiliación, la empresa nuevamente intervino, recibiendo ella misma las comunicaciones de renuncia. Si bien intentó justificar dicha intervención en que sólo lo hacía para los efectos de noticiarse de la desafiliación para los efectos de las cuotas sindicales, dicha actuación no se contempla ni en la ley ni en los estatutos, siendo una función del Sindicato comunicar a la empresa esta circunstancia para los efectos de cesar en el pago de la cuotas, ya que siempre la desafiliación y el cumplimiento de los requisitos estatutarios es una cuestión principal que sólo concierne al sindicato y a sus socios. Pero dicha injerencia llegó a tal extremo, que un grupo de 11 trabajadores sólo presentaron su renuncia en las oficinas de la empresa, la que luego ésta hizo “llegar” a las oficinas del Sindicato. Estos trabajadores en rigor no han renunciado, ya que dicho acto debe consumarse por el socio ante el Sindicato y no frente a la empresa, quien debió haberse negado derechamente a recibir ya no la “copia” de la renuncia, sino que derechamente la misma. No obstante, este grupo de 11 trabajadores, aún socios, fueron aceptados por la empresa para negociar con ellos en los grupos negociadores, pese a que ello es improcedente en tanto mantienen afiliación sindical, y ello será así hasta que dichos socios no presenten o hagan llegar ellos, y no la empresa, su renuncia al Sindicato. Resumiendo, la empresa informa que las negociaciones con el sindicato están completamente concluidas, que sólo cabe la negociación reglada, en donde se deberá resolver si aprueba la huelga, cesando los trabajadores la percepción de sus sueldos y beneficios, que la empresa podrá reemplazar a los huelguistas, que se encuentra preparando un plan de contingencia para ese efecto, que en ningún caso lo ofrecido será un piso, por el contrario ello es variable, insinuando su disminución por la abrupta baja del cobre, que se ha producido una renuncia masiva de socios del Sindicato, los que piden negociar bajo la modalidad de grupos negociadores, que la empresa lo hará en la medida que los trabajadores sean no sindicalizados, y que la respuesta se dará en el breve plazo de 5 días, interviniendo derechamente en los proceso de renuncias, al recibir las correspondientes renuncias, incluso sin que el Sindicato haya tomado conocimiento de algunas de ellas, permitiendo a estos trabajadores participar en los grupos negociadores. Por otra parte, dentro de la estrategia de la empresa, ahora en su faz estimuladora de la desafiliación sindical, y la consiguiente pérdida de representatividad y fuerza sindical, la empresa pagó a los grupos negociadores una suma cercana a los $10.000.000.-, no obstante no haber instrumento colectivo vigente que contemplara dicho pago. Es importante destacar que se constituyeron sucesivamente 2 grupos negociadores. El segundo se conforma una vez que se tiene noticia que la empresa, dentro de los 5 días siguientes a la suscripción del convenio colectivo, pagaría bonos por la suma de $10.000.000.- más anticipos y préstamos por cerca de $4.000.000 más. Es del caso que los convenios colectivos celebrados con los grupos negociadores tienen una duración de 48 meses, con inicio de vigencia el día 1 de febrero de 2012. No obstante a dichos trabajadores, regidos plenamente hasta el 31 de enero de 2012 por el convenio colectivo de trabajo celebrado entre la denunciada y el Sindicato denunciante el 8 de febrero de 2008, se les ha pagado relevantes sumas en los meses de octubre y noviembre de 2011, sin que exista otro instrumento colectivo vigente a aquella época que estipule dichos pagos. De este modo, los trabajadores desafiliados del Sindicato denunciante recibieron por el sólo hecho de renunciar al Sindicato denunciante e integrarse a los grupos negociadores, sumas cercanas a los $14.000.000.- Este pago se ha convertido, asociado a la estrategia de temor e incertidumbre, en un poderoso estímulo para desafiliarse. Este pago fuera la vigencia de los convenios colectivos suscritos con los grupos negociadores, no puede justificarse en una “modalidad” de la obligación, ya que ella sólo se puede pactar dentro de la vigencia de los mismos, cuestión que es regulada en el artículo 347 del Código del Trabajo. Que un instrumento colectivo tenga vigencia o aplicabilidad en un espacio real y total de 52 meses, aún en partes, desde octubre de 2011 a enero 2016, infringe la disposición citada, dicha infracción devela en realidad la intención de la denunciada de efectuar un pronto y anticipado pago a los trabajadores que previa desafiliación sindical, optaron por integrarse a los grupos negociadores. ¿Cuántos de estos últimos trabajadores se hubiesen desafiliado si el pago de esta significativa suma se hubiese efectivamente pagado en la misma fecha a la que accederán los trabajadores que se mantuvieron en el Sindicato, en el mes de febrero de 2012? Así, este pago fuera de vigencia de los convenios colectivos, no puede tener otro propósito que convertirse en un estímulo, ilegal como vimos, y por cierto ilegítimo, para desafiliarse de la organización sindical. En resumen, la empresa, a fin de debilitar al Sindicato, mediante la desafiliación masiva de trabajadores, de forma ilegítima propició una serie de informaciones tendenciosas, destinadas a exacerbar la incertidumbre de negociar regladamente dentro del Sindicato, como asimismo dispuso de premios o pagos fuera del marco legal, en exclusivo beneficio de los trabajadores que se desafiliaron del Sindicato y negociaron como trabajadores no sindicalizados en grupos negociadores. Por otra parte la ausencia de negociación real o efectiva entre los trabajadores integrantes de los grupos negociadores y la empresa denuncia revela con mayor nitidez que ello obedeció a una simple maniobra. Tal ausencia se evidencia de la inexistencia de tiempos reales o efectivos de negociación, falta de asambleas o reuniones de trabajadores para discutir la marcha de la negociación, casi nula ronda de negociaciones entre las comisiones, y el hecho de que la oferta y convenio respondieran exclusivamente a la oferta que hiciera la empresa al Sindicato, que fuera rechazada en su oportunidad por los mismos trabajadores que luego aparecen aceptándola. Todas estas acciones son atentatorias en contra de la libertad sindical, las que configuran la práctica desleal genérica prevista en el inciso primero del artículo 289 del Código del Trabajo. Por tanto, solicita se acoja su demanda en todas sus partes, resolviendo en definitiva: 1.- Que se condena a la denunciada como autora de la práctica antisindical prevista en el inciso primero del artículo 289 Código del Trabajo. 2.- Que se condena a la denunciada a pagar la multa prevista en el artículo 292 del Código del Trabajo, por el monto que encuentre ajustado el tribunal a la gravedad de los hechos. 3.- Que se remita copia de la sentencia ejecutoriada a la Dirección del Trabajo para su registro y publicación. 4.- Que se condena en costas a la demandada. SEGUNDO: Que, en audiencia preparatoria se tuvo por contestada la denuncia, en rebeldía de la denunciada. TERCERO: Que, la parte denunciante, con la finalidad de acreditar sus dichos, incorporó en audiencia de juicio los siguientes documentos: I.- Documental: 1.- Copia convenio colectivo de contrato colectivo de trabajo celebrado entre las partes de fecha 8 febrero de 2008, en que se lee que este convenio comienza a regir el 1° de febrero de 2008 y tiene duración hasta el 31 de enero de 2012, su extensión será de 48 meses y figura una nómina de 480 socios. 2.- Copia impresa de Correo electrónico de fecha 7 de julio de 2011, dirigido por don Cristian Cabrera a Santiago Vidal, con copia a don Carlos Ahumada, al sindicato de trabajadores de Quebrada Blanca, en que se lee que “Los dirigentes del Sindicato personal de administración realizaron presentación a sus bases más la correspondiente votación con un resultado de aprobación al 92%, momento en el cual ellos mostraron una presentación confeccionada por ellos mismos. Este último es el único documento oficializado por parte del Sindicato Personal de Administración, motivo por el cual no estamos en condiciones de enviar lo solicitado en función de cautelar la información y el flujo de información de la Negoción colectiva cerrada satisfactoriamente para ambas partes y que como tal, flujo de información para conocimiento público, debe ser validada por el sindicato respectivo.” 3.- Carta de fecha 12 de septiembre de 2011, suscrita por la directiva sindical del sindicato denunciante dirigida a don Cristian Cabrera, superintendente de recursos humanos de la empresa denunciada en que se solicita a la empresa denunciada entrega de copia del Convenio celebrado con Sindicato Administración, con al finalidad de “…evaluar y cotejar los beneficios dados a otros trabajadores de la Empresa, en tanto no sería razonable desarrollar una negociación colectiva sin poder determinar si la oferta a esta sindicato es inferior a la entregada a otros trabajadores.” 4.- Copia impresa de Correo electrónico de fecha 13 de setiembre de 2011, dirigido por don Cristian Cabrera a don Jorge Flores, Jorge Núñez, Santiago Vidal y David Muñoz, con copia al Sindicato de Trabajadores de Compañía Quebrada Blanca, y carta adjunta a la misma del Sr. Álvaro Díaz, en que se lee: “6 El instrumento celebrado con el otro sindicato es fruto de las negociaciones directas con esa organización sindical (…) Si la empresa accediera a entregar el instrumento, no sólo estaría infringiendo la autonomía sindical de dicho sindicato, lo que está prohibido por ley, sino que también se vulneraría el acuerdo celebrado entre ellas, ya que ninguna de las partes puede actuar son el acuerdo o consentimiento de la otra. (…) Por otra parte dicho convenio colectivo aun no inicia su vigencia, motivo por el cual menos se justifica entregar información de un acuerdo colectivo que aun no rige ni tiene aplicación (…). 8. Finalmente y respecto de la segunda petición de exigir una cláusula de resguardo, nos parece improcedente que esa Directiva, fuera de Protocolo, pretenda imponer una cláusula sin siquiera las conversaciones de esta negociación colectiva.” 5.- Copia impresa de Correo electrónico de fecha 16 de setiembre de 2011, dirigido por el Sr. Jorge Flores Navea, Presidente del Sindicato de Trabajadores de Compañía Quebrada Blanca al Sr. Álvaro Díaz, Gerente de Operaciones de la empresa denunciada, y carta adjunta al mismo de igual fecha, en que solicita a la denunciada garantice que aplicará a lo menos los mimos beneficios otorgados a los trabajadores del Sindicato de Personal Administrativo y señala “Hacemos presente que nuestros afiliados, en masivas asambleas, han ratificado por decisión prácticamente unánime esta condición para el inicio de la negociación.” 6.- Correo electrónico impreso de fecha 20 de septiembre de 2011, dirigido por el Sindicato denunciante al Gerente de Operaciones de la empresa denunciada, Sr. Álvaro Díaz, en que se lee “… les ratificamos que el inicio del proceso de negociación queda supeditado a que la Compañía formalice protocolo de no discriminación, de modo que nuestros socios no queden expuestos a diferencias perjudiciales respecto de las condiciones pactadas con los trabajadores. Esa es la decisión y mandato de nuestra asamblea.” 7.- Ordinario N°02107 de fecha 16 de julio de 2011, de la Inspección del Trabajo de Iquique, en que se lee “… que conforme a procedimiento establecido en la norma legal ya referida, se dio traslado de su solicitud a la parte interesada quien haciendo uso de su derecho de oposición, no aceptó la entrega del documento colectivo requerido.” 8.- Comunicado Interno de fecha 5 de octubre de 2011, suscrito por el Sr. Carlos Ahumada, Gerente General de la empresa denunciada, en que se lee: “…Por ello, debemos señalar con toda claridad que el proceso de negociación colectiva anticipada concluyó el pasado 27 de septiembre de 2011, sin haber negociado ni acordado un nuevo convenio colectivo. Por lo tanto, por parte de la empresa, dicho proceso y la propuesta de proyecto de convenio colectivo se extinguieron definitivamente en esa fecha bajo la modalidad suscrita en el Acuerdo Marco (…) lo que legalmente procede ahora es iniciar en diciembre de 2011 una negociación colectiva reglada que debería concluir entre los meses de enero y febrero del próximo año 2012, con todas las etapas y plazos que el Código del Trabajo contempla, incluida la votación de la última oferta o la huelga legal, para lo cual la empresa ya ha iniciado su proceso interno y legal de preparación para este nuevo escenario. En consecuencia, responsable y transparentemente, queremos dejar en claro que esas condiciones económicas, reajustes, mejoramientos y bonos finales no serán en ningún caso la base de la próxima negociación, ya que cada proceso es distinto y obedecen a contextos y condiciones diferentes, como serán las que rijan a fin de este año e inicios de 2012, más aún considerando el alto nivel de incertidumbre mundial en materia económica, la continua baja del precio del cobre, 1.5 dólares de baja en menos de un mes y la alta volatilidad de los mercados.”. 9.- Copia de documento en que se aprecian cuatro puntos relativos a: Situación de la negociación colectiva Sindicato Trabajadores, Situación post Negociación Colectiva Anticipada Fallida, Legalidad Vigente y Preguntas y respuestas a nuestros trabajadores, en que figura el logo Teck, no se encuentra suscrito ni posee fecha. 10.- Libro de Acta del Sindicato denunciante, en especial actas de asambleas realizadas los días 24 de septiembre y 1 de octubre de 2011, junto con las nóminas de trabajadores asistentes, estas últimas no figuran con fecha. 11.- Convenio colectivo de trabajo celebrado el día 4 de julio de 2011 entre la empresa denunciada y el sindicato de personal de administración de la misma empresa 12.- Copia impresa de Correo electrónico de fecha 22 de septiembre de 2011, dirigido por el Sr. Álvaro Díaz, Gerente de Operaciones de la empresa denunciada y documentos adjuntos a los mismos consistente en carta entrega propuesta suscrita por el mismo Sr. Díaz y Propuesta de Cía. a sindicato de trabajadores. 13.- Nómina de socios del sindicato denunciante, que renunciaron al sindicato en el mes de octubre y noviembre de 2011, indicando la fecha y forma en que hicieron llegar su renuncia a la empresa. 14.- Cartas de fechas 12 y 13 de octubre de 2011 dirigidas por el Sr. Boris Castillo Retamales, Jefe de personal, de la empresa denunciada al sindicato denunciante por la cual remite copia de cartas de renuncias de socios del sindicato denunciante recibidas por la empresa. 16.- Cartas de renuncias realizadas por socios del sindicato denunciante en el mes de octubre de 2011: 2/10/2011 (5), 3/10/2011 (2), 4/10/2011 (6), 5/10/2011 (37), 6/10/2011 (1), 7/10/2011 (2), 8/10/2011 (1), 11/10/2011 (15), 12/10/2011 (9), 13/10/2011 (19), 14/10/2011 (12), 15/10/2011 (4), 16/10/2011 (1), 17/10/2011 (7), 18/10/2011 (4), 19/10/2011 (3), 20/10/2011 (10), 21/10/2011 (22), 22/10/2011 (1), 24/10/2011 (12), 26/10/2011 (2), 28/10/2011 (1) 29/10/2011 (2) y noviembre 2 (1) de 2011. Figura además la renuncia de Eduardo Santelices el 12 de septiembre de 2011 y dos sin fecha correspondientes a Mario Ruiz Villarroel y René Soublett Hidalgo. 17.- Correo electrónico impreso dirigido por la Sra. Gladys Molina, encargada de remuneraciones de la empresa denunciada, de fecha 12 de octubre de 2011 al Sindicato denunciante, por la cual adjunta nómina de socios del Sindicato de Trabajadores Compañía Minera Quebrada Blanca y cuotas sindicales descontadas y enteradas por la empresa a dicho sindicato correspondiente al mes de septiembre de 2011. 18.- Cartas de renuncias, junto con sus sobres originales, de los socios señores Carlos Sepúlveda Godoy, José Avalos Morales, Felipe Becerra, Leonardo Ayala Vega, Javier Ramírez Carvajal, Luis Pinto Lagunas, Jorge Pacheco Collao, Sixto Opazo Ruiz, Cristhofer Frías Carvajal, José López Espejo, Paula Zepeda Farías. 19.- Copias de demandas deducidas por el sindicato denunciante ante este mismo tribunal en las causas RIT S-3-2011 y S-4-2011. 20.- Correo electrónico impreso de fecha 20 de septiembre de 2011, dirigido por el Sindicato denunciante al Gerente de Operaciones de la empresa denunciada, Sr. Álvaro Díaz, y documento adjunto al mismo consistente en borrador de protocolo de acuerdo colectivo. II.- Oficios: 1.- Ordinario N°00324, de fecha 3 de febrero de 2012, emitido por la Inspección del Trabajo de esta ciudad, en respuesta a oficio N°347 de este tribunal, por el que se remiten antecedentes sobre solicitud realizada por el Sindicato de Trabajadores de Compañía Minera Quebrada Blanca en que se lee respuesta a la solicitud referida, en los siguientes términos: “De acuerdo a lo solicitado en el oficio número 02070, se comunica que nos acogeremos al derecho de oposición, debido a que nuestros socios, aun no cuentan con una copia del último convenio colectivo entre el Sindicato Personal y la Compañía Minera quebrada Blanca, para nosotros es primordial que nuestros socios sean los primeros en recibir dicha documentación.” - Asimismo, se acompañan en el ordinario indicado: Copia de Convenio Colectivo, suscrito con fecha 26 de octubre de 2011, entre la denunciada y comisión negociadora grupo de trabajadores Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A., propuesta final de la empresa y las actas de elección de la comisión negociadora del grupo y aprobación de la propuesta final. 2.- Respuesta a oficio N°L-348-2012, de este tribunal, por parte de la Empresa de Correos de Chile, con fecha 16 de enero de 2012, en que se lee: “Efectuada las consultas correspondientes, se ha determinado que los envíos que a continuación se detallan fueron retirados por la Sra. Margarita Águila, RUN 6.332.054-4 desde casilla 227 Cía. Minera Quebrada Blanca: 1- Carlos Sepúlveda Godoy, expedida el 13/10/2011, código 3044778244416; 2- José Avalos Morales expedida el 13/10/2011, código 3044778244379; 3- Felipe Becerra, expedida el 13/10/2011, código 3044778244386; 4- Leonardo Ayala Vega, expedida el 13/10/2011, código 3044778244423; 5- Javier Ramírez Carvajal expedida, el 13/10/2011, código 3044778244409; 6- Luis Pinto Lagunas expedida, el 13/10/2011, código 3044778244362; 7- Jorge Pacheco Collao expedida el 13/10/2011, código 3044778244393; 8- Sixto Opazo Ruiz, expedida el 13/10/2011, código 3044778244430; 9- Cristhofer Frías Carvajal, expedida el 14/10/2011, código 3044778746903 y 10- José López Espejo, expedida el 14/10/2011, código 3044778746910.” CUARTO: Que, la parte denunciante requirió la exhibición de los siguientes documentos: 1.- Convenio Colectivo de Trabajo celebrado entre la empresa denunciada y el Sindicato de Personal de Administración en el mes de diciembre de 2007, con todos sus anexos y cartas anexas, y nómina de trabajadores involucrados. 2.- Convenio o convenios Colectivo de Trabajo celebrados el año 2011, entre la empresa denunciada y grupos negociadores de trabajadores unidos para el sólo efecto de negociar, de conformidad al artículo 314 bis del Código del Trabajo, con sus anexos y nómina de trabajadores involucrados. 3.- Listado de trabajadores a que se les haya pagado bonos establecidos en él o los convenios señalados en el punto anterior, indicando fechas y montos, cuyo convenio colectivo vigente, hasta el 31 de enero de 2012 fuese el suscrito por el sindicato denunciante y la empresa denunciada el día 8 de febrero de 2011. Al respecto, cabe señalar que la parte demandante expresa que no fueron exhibidos todos los documentos requeridos en este punto, ya que hay 105 trabajadores a quienes se les hizo extensivo estos beneficios y no aparecen en la exhibición requerida, dato que obtienen del cotejo de liquidaciones de remuneraciones, por lo que solicita se haga efectivo el apercibimiento decretado. De contraria, la demandada sostiene que entendió que se bastaba a sí mimo el documento correspondiente al grupo negociador, toda vez que no se requirió la exhibición de documentos correspondientes a otros trabajadores. Al respecto cabe señalar que de la solicitud planteada no se desprende la interpretación que realiza la parte denunciante, por lo que siendo clara la solicitud y habiéndose cumplido la misma por la demandada, no se hará lugar a lo solicitado por la denunciante, sin costas. 4.- Copias de cartas de renuncia de los socios del Sindicato denunciante recibidas por la empresa, que integraron el grupo de trabajadores que participaron en el proceso de negociación colectiva y que quedaron afectos al convenio colectivo de trabajo celebrado el día 26 de octubre de 2011, de igual tenor que las ya incorporadas. 5.- Liquidaciones de remuneraciones de los meses de noviembre y diciembre de 2011 de los trabajadores que renunciaron al sindicato denunciante en el mes de octubre y noviembre de 2011, hace presente la denunciante que algunas liquidaciones no fueron exhibidas como la correspondiente al mes de diciembre de 2011 de Ríos Urrea. Así las cosas, se tendrá por cumplida la exhibición de documentos requerida por la denunciante, tal como se señalará en resolutiva. QUINTO: Que, la parte denunciante llamó a absolver posiciones a don Christian Enrique Hernández Badilla, Gerente General de la empresa demandada, quien debidamente juramentado, en síntesis expresa que un grupo de trabajadores no sindicalizados, suscribió un instrumento colectivo con la empresa. Que, recuerda que fueron alrededor de noventa o cien personas, los que estaban previamente sindicalizados, algunos sí pero no lo sabe en número, en detalle no lo sabe. Que, el convenio colectivo entró en vigencia en enero o febrero, no recuerda exactamente. Que, se suscribió en octubre y fue desfasado en relación a la vigencia de la suscripción. Que, todas sus estipulaciones no se aplicaron en forma absoluta a la fecha de vigencia, hubo bonos que se pagaron antes de la vigencia, se pagaron a los diez días o una semana después de su firma, a finales de octubre o principios de noviembre. Que, el convenio es de cuarenta y ocho meses, pero hay cláusulas que se ejecutaron antes, sólo los bonos. Que, la cuantía por trabajador fue cerca de nueve millones de pesos bruto pagados una semana o diez días después. Que, la razón de la ejecución de esta cláusula antes, fue porque ha sido práctica en la CIA pagar los bonos en forma inmediata. Que, el anterior convenio colectivo de estos trabajadores es el que celebró el Sindicato de Trabajadores de Quebrada Blanca. Que, entiende que hay un grupo de trabajadores que proviene de ese sindicato. Que, en el del 2008 se pagaron bonos anticipados, es decir, se contempló esta práctica. Se le exhibe convenio y lo reconoce como el celebrado por la CIA y el Sindicato el año 2008, refiere que se establecieron pagos de bonos por única vez. Que, una vez firmado se pagaron los bonos, lo bonos se pagaron ya en vigencia del convenio colectivo. Que, tiene antecedentes del Sindicato de Administración en el que se pagaron con varios meses de anticipación. Que, a los trabajadores que renunciaron al sindicato desde el 26 de octubre, entre el 26 de octubre de 2011 y la fecha en que se dio inicio al convenio colectivo, se les siguió aplicando el pago en el periodo intermedio lo que ya estaba pactado, durante el periodo de dos o tres meses. Que, tanto los que se mantuvieron en el Sindicato, como los otros, se rigieron por el mismo convenio colectivo con la única diferencia que los que se desvincularon del Sindicato y comenzaron solos se les pagó los nueve millones de pesos. Que, no se les pagaron bonos a otros trabajadores, luego hubo más pagos a los que se siguieron adhiriendo al grupo. Que, a todos los trabajadores que renunciaron al sindicato después del convenio colectivo, a los noventa y un trabajadores igual se les pagó el bono de término. Que, aunque no maneja los datos sabe que se les hizo pago a gente que se adhirió se le hizo extensivo el convenio colectivo. Que, no recuerda si los trabajadores firmaron un documento. Que, la condición para pagarle a los que no negociaron y recibieron los bonos, no sabe si era requisito que estuvieran sindicalizados, se imagina que sí. Que, se le pagó los bonos a los que renunciaron al sindicato, se les fue pagando en fechas diversas a medida que se iban recibiendo los documentos, se imagina que se pagó lo pertinente. Que, la razón de la empresa para pagarles es que sí había motivo para pagarles legalmente, correspondía pagarles, se hicieron los estudios. Que, en el contrato colectivo de 2012 los bonos se pagan por única vez dentro de la vigencia, igual que en el 2008. Que, el Sindicato tenía alrededor de quinientos socios en septiembre y a diciembre o cuando se inició el proceso de negociación colectiva reglada tenía unos ciento cincuenta socios menos. Que, no sabe si todos fueron beneficiados con bonos. Que, la regla general es que se le pagó bono a quienes adhirieron a un colectivo nuevo, no por el hecho de haber dejado el sindicato. Que, los que se adhirieron al grupo negociador fue por una decisión individual del trabajador, lo que se formalizó; entiende que hay documentos que dan cuenta de eso. Que, las cartas de renuncia de los socios fueron recibidas por la empresa con la firma del Sindicato de trabajadores como recibidos. Que, la empresa no tuvo ninguna participación en la gestión de la entrega de cartas. Que, Margarita Águila es la persona que presta funciones de mensajería y es trabajadora de la CIA, trabaja en Iquique en el edificio de la CIA. Que, la CIA retiró de la casilla que tienen en Correos de Chile las cartas de renuncia de socios del sindicato. Que, las retiró Margarita Águila y lo hizo porque retira todo y luego se distribuye a quien corresponda. Que, en cuanto a los documentos de correos certificados hace presente que ella es junior y no hizo un juicio ante el retiro de la correspondencia para determinar la devolución o no al correo. Que, quien define su distribución es la recepcionista. Que, desconoce lo que decía el sobre, no sabe quién hizo el juicio, pero la formalidad de devolverla al correo no se realizó, ya que estaban a una cuadra de las oficinas del Sindicato, por lo que por “gentileza” se las entregaron. Que, la entrega de dichas cartas se hizo en pleno proceso de renuncia de trabajadores el 13 de octubre. Que, desconoce otros detalles. SEXTO: Que, la denunciante llamó a estrados a don Manuel Ismael Gajardo Negrete, ingeniero comercial, asesor en negociaciones colectivas en materia económica, quien debidamente juramentado, en síntesis expresa que conoce al Sindicato, porque le tocó asesorarlo en el proceso de negociación colectiva anticipada el año pasado. Que, es contactado a través del abogado que asesora al Sindicato, viaja en marzo- abril de 2011 a Antofagasta para ver los términos contractuales. Que, en mayo-junio se hace la preparación del proceso, borrador de proyecto de convenio colectivo, cincuenta páginas, materias variables, puntos relevantes, parámetros asociados con estudio de mercado, comparación con remuneraciones de otras compañías, con la finalidad que el Sindicato no quedara en desventaja sobre trabajadores que cumplían las mismas funciones. Que, a principios de julio culminó el proyecto y fue pre enviado a la CIA, la segunda quincena del mes de julio, en agosto no tuvieron respuesta de la CIA, a inicios de septiembre se firma un protocolo procedimental, terminando a fines de septiembre, los dirigentes son notificados, lo asesores rechazados en la mesa por la CIA, y el estudio de mercado. Se le pide a la CIA que entregue el instrumento que estaba trabajando con el grupo negociador que era un tercio de los asociados del sindicato, pero la CIA rechazó esto y el Sindicato planteó la necesidad de no quedar en desventaja, por lo que se le solicita que admitan la cláusula de no menoscabar y la CIA la rechaza de nuevo. A principios de octubre hay una notificación del Gerente General de la empresa que da por desahuciado el proceso, la carta genera en los asociados la sensación de estar yendo por una vía equivocada; se les informa a los trabajadores que hay unos cien trabajadores que ya no estaban en sindicato, se les informa a la directiva que se llegó a acuerdo con un grupo negociador lo que le llamó la atención, ya que en un periodo extremadamente corto se llegó a acuerdo con ellos, lo que no se consiguió con el sindicato. Que, no conoce a la gente que conforma el grupo negociador. Que, sabe que al Sindicato llegó gente a plantear su renuncia, una razón fue el tema de las platas les habían dicho que si renunciaban les daban plata; les comunican los trabajadores que jefaturas les informaban de emprender ellos un proceso de firma, por la empresa obtendrían más rápido, no recuerda nombres de jefatura ni cargo, recuerda sólo que hablaban de jefatura. Que, la información que tienen es que luego de sucedida la negociación frustrada los trabajadores rechazan la posición de la CIA de manifestar ex ante que no habría menoscabo respecto del grupo negociador, un rechazo del 90%. Que, las razones de renuncia se planteaban para algunos frente a una situación económica apremiante y les iba a dar bonos de término de nueve millones, más préstamo y además estaban asustados por posibles paralizaciones, lo que los atemorizaba. Se le exhibe documento N°8 señalado en Acta de Audiencia Preparatoria y manifiesta que es el documento que se evaluó y señala que le llamó la atención que incluyera que existía la posibilidad de huelga. Aludía, además, a condiciones económicas que no habrían de estar presentes, llama la atención el antecedente de la subida del cobre. Que, la segunda carta a los trabajadores es la dirigida por el Gerente General que da cuenta de renuncia de cien trabajadores, la reconoce en audiencia, y señala que por la información que maneja habría sido entregada en mina por parte de la jefatura, no sabe cómo llegó al sindicato, luego de la primera semana de octubre. Señala el documento en que se lee que había 5 días para responder por parte de la CIA, lo que no se ajusta a la normativa y si no es reglada no hay plazo, lo que le consta, porque los trabajadores fueron al sindicato e informaron lo del documento, aunque no tienen detalle preciso de los hechos a esta fecha. La CIA entregó una propuesta, en la asamblea esa propuesta fue ampliamente rechazada, información que tiene por parte de la dirigencia. Contrainterrogado expresa que su asesoría no se extiende a la fecha. Que, no asesoró al Sindicato entre octubre y diciembre. Que, por sus servicios recibe pago. Que, reside en Santiago. Que, se trasladó, hubo varios viajes, estuvo recurrentemente, varios días, tres días se quedaba en la sede del Sindicato, no recuerda nombres ni apellidos de los que dejaron el sindicato. Se presentó una propuesta y la empresa no dio respuesta a esa petición, le consta, porque la directiva del Sindicato se lo comunicó. Que, supo que la empresa no quiso que ingresaran al Terrado. Que, los documentos que se le han exhibido y lo demás le constan porque los vio y porque el Sindicato se lo dijo. Se le exhibe y lee carta de respuesta de la CIA a la propuesta del Sindicato. Refiere que es primera vez que ve el documento de respuesta de la empresa. Se le exhibe copia simple de acuerdo marco de fecha 9 de septiembre de 2011, refiere que lo conoce no se señalan necesidades de beneficios iguales o superiores al Sindicato Administración, hasta el 27 de septiembre. Manifiesta que lo que se preparó por el Sindicato fue antes del marco, no está plasmado en el documento, pero en particular en procesos de negociaciones anticipadas, no se tienen en cuenta minucias, la idea es que el diálogo fluya, por ello no está plasmado ni en este ni en otro documento. Se le exhibe copia simple de carta del Sindicato, de fecha 12 de septiembre de 2011, y señala que la razón que se solicite el convenio es para no quedar en desventaja, se está pidiendo como principio. Que, no estuvo presente cuando se entregó el documento, por lo que no le consta el origen del mismo, no recuerda el momento preciso en que llegó a sus manos. Que, se votó en una asamblea, por no haber respuesta al proyecto presentado, el documento es de fecha 22 de septiembre, porque la propuesta fue entregada a fines de julio. Que, reconoció protocolo y éste concluía el 27 de septiembre y el documento es de fecha 22 de septiembre, pero aclara que lo que entrega la CIA no es una respuesta es un proyecto, el cual dice que sabe que la asamblea rechazó. Que, no hubo respuesta, lo que se votó fue una propuesta de la empresa, no estaba presente, no sabe la forma en que se votó la propuesta. Que, la denunciante llamó a estrados a doña Paola Viviana Cortés Hidalgo, secretaria del Sindicato de Trabajadores de Quebrada Blanca, quien debidamente juramentada, en síntesis expresa que desde el 4 de abril de 2011 trabaja como secretaria para el Sindicato. Que, tomó conocimiento de renuncias de socios. Que, sabe que al principio de la negociación solicitaron se les entregara el contrato colectivo celebrado por el Sindicato de la Administración, se lo pidieron a la Inspección y la Inspección les dijo que no les autorizaban la entrega. Le pidieron a la CIA que no quedaran en desventaja. Que, se terminó la anticipada el 27 de septiembre, la CIA les dijo que no iban a tener el piso y señaló que el precio del cobre bajaba y que habría huelga, lo que le consta, porque recibió una carta de la Gerencia. Que, conoce a los socios del Sindicato, hablan todos los días con ella, y por miedo, le preguntaban mucho qué iba a pasar qué había de cierto; al cabo de dos día empiezan a llegar en grupos de dos-tres a renunciar. Cuando salió a almorzar y volvió de su colación el proyecto de la CIA estaba debajo de la puerta y fue rechazado en la asamblea, luego vino la carta de don Carlos Ahumada, a los tres días de haber rechazado la asamblea, empiezan a descolgarse los trabajadores, muchos tenían mucha vergüenza de renunciar para recibir la plata. Que, el 10 de octubre recibió en su correo un comunicado que decía que a la fecha había 100 socios que se habían salido de Sindicato y a la fecha habían renunciado 20 a 25, lo que le consta porque ella recibía las renuncias. Les dijeron que si ellos se salían tendrían la plata a la semana, don Héctor Toledo les había dicho esto, en esa época era el Jefe de Relaciones Laborales de la empresa. Se le exhibe informativo suscrito por el Sr. Ahumada (comunicado interno), el que reconoce y expresa que todos los antecedentes, cartas, informaciones del Sindicato que entra y sale pasa por sus manos. Se le exhibe informativo y expresa que es el que le llegó el 10 de octubre y le fue enviado al correo del Sindicato y entregado a los trabajadores, lo que le consta porque los trabajadores le contaron que el Jefe de Turno estaba preocupado de entregarles esta información, lo cual ocurrió entre el 3 y 10 de octubre, en ese periodo se estaba leyendo el documento en faena. Se les dijo que la CIA ya estaba preparada para la huelga y los trabajadores ya estaban siendo cambiados para ocupar el cargo de quienes se fueran a huelga, lo que les provocó incertidumbre y miedo. Quienes renunciaron, le dieron muchas explicaciones, que no querían perder el trabajo, que necesitaban plata, que era contra su voluntad, que sentían vergüenza. Que, nunca dijeron nada respecto de la dirigencia sindical. En la propuesta esos mismos trabajadores habían votado en no aceptar la propuesta a la CIA y fue unánime en la reunión de asamblea, por ejemplo don Víctor Cárcamo, José Flores, pero fueron muchos. De la asamblea que votó el rechazo se levantó acta, las que se mantienen en libros de actas que ella guarda, se le exhibe libro de actas y lo reconoce, señala que se registraron las asambleas el 24 de septiembre y el 1 de octubre y la votación es unánime. Que, la asistencia se registra en las actas, las conoce y sabe que son las únicas que no tienen fecha, el secretario don David Muñoz olvidó poner la fecha. Que, algunas cartas de renuncia no llegaron ni por correo ni fueron presentadas en la oficina, las llevó la Sra. Margarita y firmó librito, sólo por ese medio llegaron las cartas. Contrainterrogada expresa que la Inspección le preguntó a la empresa si podía mostrar el contrato colectivo con el otro Sindicato y la empresa se habría negado. Que, el correo que recibió en que se señalaba lo de los cien socios menos, se lo remitió un socio, no recuerda quién. Que, los trabajadores estaban con miedo, por lo que decía el correo, el informativo y por la carta de Ahumada. Que, cuando votaron todos en contra sabían que iban a la reglada. Que, la incertidumbre estaba en que presentaron nuevos trabajadores a distintas aéreas y los jefes de turnos les decían que los preparaban para la posibilidad de huelga, se los dijeron trabajadores como Santana y Víctor Cárcamo, además le dijeron que habían trabajadores nuevos que los estaban preparando para la negociación reglada. Que, el sindicato tenía cuota extraordinaria de diez mil pesos, pero no sabe para qué era, porque no estaba en ese cargo cuando se decidió pagar esta cuota, cree que esto fue en 2009. Que, la asistencia que reconoció no tiene fecha dice asistencia a asamblea, no cabe ninguna posibilidad de que sea la asistencia a otra asamblea. Que, la votación fue a mano alzada, no había disidencia en el interior del sindicato. Que, llamó a estrados a don Abel Reinaldo Gutiérrez Guacucano, operador mina, quien debidamente juramentado, en síntesis expresa que prestó servicios para la demandada por cuatro años y seis meses, hasta el mes de noviembre de 2011, hasta principios de noviembre. Que, cuando lo desvincularon era operador cuarta. Que, era socio del Sindicato y participó en la negociación colectiva anticipada. Que, al principio más que nada fue a reuniones, estuvo presente en octubre y noviembre de 2011. Que, hubo renuncias de socios, muchos colegas le contaban que estaban muy apretados y como les ofrecieron dinero si se desvinculaban del sindicato lo hicieron. Que, esto se difundía por colegas que cree, ahora, son socios del otro sindicato; les decían que esto es lo que ofrecía la empresa y el sindicato no lo aceptaba. Que, en asamblea se les explicó el proyecto de la empresa, punto por punto y la mayoría la rechazó. Se le exhibe nómina de asistencia de asamblea y reconoce su firma en asamblea que rechazó la propuesta. Expresa que Ricardo Santander y Mario Pereira estaban comandando y tenían contacto con Recursos Humanos que ponían en alerta a los trabajadores. Que, la hoja menciona cifras y plazos, se les decía “si tú te desvinculas del sindicato hoy, nosotros te pagamos el viernes”. Que, al principio no se les pagó ese viernes se demoraron una o dos semana, después se pagó y muchos renunciaron. Que, lo desvincularon junto con Alberto Ríos, a él lo cancelaron y no le pagaron nada. Que, a él se le acercó Mariano Villar, Jefe de Turno y le dijo en forma personal, como consejo, le recomendó que renunciara al Sindicato. Se mencionó la posibilidad de una huelga futura fue comentario que la empresa se estaba preparando para la huelga. Hasta antes de la renuncia la posición de los trabajadores era rechazar la propuesta, después les decían gallinas, por haber renunciado y ellos les decían que necesitaban la plata. La gran mayoría renunció por un tema económico. Esto ocurrió uno, dos o tres meses antes de su desvinculación. Contrainterrogado expresa que fue desvinculado el 8 de noviembre de 2011, por mutuo acuerdo y le pagaron las indemnizaciones, pero no el total, agrega que no se encuentra sentido con la empresa, a pesar de que le pagaron menos. Que, está completamente seguro que esa es la lista, porque siempre se sentaba con Patricio Valdés. Que, le ofrecieron plata aunque ninguna persona en particular le ofreció plata sólo lo sabe por el documento que estaba circulando. Que, ninguno se opuso al rechazo de la propuesta y se votó con mano alzada. Que, concurría a charlas de seguridad y se tocaba el punto en forma disfrazada se les decía “niños la empresa está negociando, lo ideal es que ustedes acepten o se vayan del sindicato”. Se le exhibe documento que se le entregó a la CIA y no lo reconoce. Que, lo había visto antes, pero el que dice él es otro documento en que se daban montos y cifras, que es parecido al que se le exhibe, agrega que el documento que se le exhibe no está firmado por el empleador. Que, después del rechazo de la negociación anticipada venía la negociación reglada y el Sindicato estaba siendo asesorado. Que, nunca se vio la posibilidad de una huelga, aunque sabían que podía haber huelga, sabían que lo peor era la huelga. Que, tenían por acuerdo cuando se negoció la primera vez el pago de una cuota. SÉPTIMO: Que, la denunciada, incorporó en audiencia de juicio los siguientes documentos: I.- Documental: 1.- Copia simple de acuerdo marco negociación colectiva anticipada, celebrado entre Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A. y Sindicato de Trabajadores de Empresa Compañía Minera Quebrada Blanca S.A. son fecha 9 de septiembre de 2011. 2.- Copia simple de carta del Sindicato de trabajadores Compañía Minera Quebrada Blanca, presentada con fecha 12 de septiembre de 2011, al Superintendente de RR.HH, de la compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A. Solicitando copias del convenio celebrado con el sindicato que se individualizan, a fin de evaluar los beneficios otorgados a éstos y como condición esencial “el otorgamiento de una cláusula de garantía, que se deberá formalizar en el eventual Convenio Colectivo, en que se establezca que toda otra condición o beneficio que se aplique u otorgue a trabajadores del Rol general distintos a nuestros socios, trátese de trabajadores afiliados o no a otros Sindicato, deberá aplicarse también a los socios de nuestra organización, previo requerimiento o definición de la misma.” 3.- Copia simple de carta respuesta, de la empresa Compañía Minera Quebrada Teck Quebrada Blanca S.A. dirigida al Sindicato de trabajadores Compañía Minera Quebrada Blanca S.A., con fecha 13 de septiembre de 2011, de igual tenor que la ya incorporada. 4.- Copia simple de comunicación de entrega de propuesta de Compañía Minera Quebrada Teck Quebrada Blanca S.A. de fecha 22 de septiembre de 2011. 5.- Copia simple de comunicado interno, emitido por la gerencia general de Compañía Minera Quebrada Teck Quebrada Blanca S.A., con fecha 5 de octubre de 2011, en el que se informan y precisan los hechos ocurridos en torno a la fallecida negociación colectiva anticipada concluida el 27 de septiembre del año 2011, con el Sindicato de trabajadores. 6.- Copia simple de acta de escrutinio final de elección comisión negociadora de grupo negociador, de fecha 15 de octubre de 2011, en la que consta el escrutinio final de las votaciones parciales para la elección de la comisión negociadora de la empresa Teck Quebrada Blanca, en que se lee que fueron proclamados como integrantes de la Comisión negociadora las siguientes personas: Pedro Córdova Torres, Mario Pereira Torres y Rodrigo Cortez Kern. 7.- Copia simple de presentación de proyecto de convenio colectivo de trabajo, elaborado por el grupo negociador de la faena Quebrada Blanca, con fecha 17 de octubre de 2011. 8.- Copia simple de Acta de reunión de negociación colectiva, de fecha 19 de octubre de 2011, en el que consta se ha entregado a la empresa al proyecto de convenio colectivo de trabajo, elaborado por el grupo negociador. 9.- Copia simple de acta de reunión negociación colectiva, de fecha 21 de octubre de 2011, en el que consta la entrega por parte de la empresa Teck Quebrada Blanca S.A., a la comisión negociadora, de su respuesta escrita a la presentación entregadas por los trabajadores. 10.- Copia simple de respuesta de Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A. presentada por la empresa en el mes de octubre a los trabajadores detallando la propuesta final de la empresa, de igual tenor que la ya incorporada. 12.- Copia simple de propuesta final, elaborado por la Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A. y presentado a la comisión del grupo negociador, con fecha 24 de octubre de 2011, con una vigencia de 48 meses a partir del 1° de febrero de 2012. 13.- Copia simple de Convenio Colectivo de Trabajo, entre Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A. y la comisión negociadora, grupo de trabajadores de Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A., suscrito por las partes con fecha 26 de octubre de 2011, en el que constan las condiciones del acuerdo y la nómina de trabajadores que los suscribieron (91 trabajadores), con una vigencia de 48 meses a partir del 1° de febrero de 2012. 14.- Copia simple de carta dirigida por la denunciada a la Inspección Provincial del Trabajo de Iquique, de fecha 3 de noviembre de 2011 y recepcionada por dicho institución con fecha 4 de noviembre de 2011, en la que la denunciada informa que no fue posible llegar acuerdo en negociación colectiva anticipa entre las partes. 15.- Declaración jurada, ante Notario Público de Iquique, efectuada por don Mario Sergio Pereira Torres, por don Rodrigo Alejandro Cortes Kern y don Pedro Omar Córdova Torres, todas de fecha 12 de marzo de 2012 y de igual en las que los suscritos expresan que tras el fracaso de la negociación colectiva anticipada y habiendo solicitado explicaciones a la directiva decidieron renunciar en forma voluntaria al sindicato denunciante por diferencias irreconciliables debido a escasa participación de los socios, información insuficiente y resultados negativos en la negociación anticipada, por lo que decidieron constituir un grupo negociador.. II.-Diligencias: .- Ordinario N°00780 de fecha 5 de abril de 2012, emitido por la Inspección Provincial del Trabajo de Iquique, en respuesta a Oficio N° 1764/2012, en que se informa y acompaña: 1.- Expediente de constitución del Sindicato de Empresa N°2 Trabajadores Teck Quebrada Blanca S.A. 2.- Proceso de Negociación Colectiva realizado por grupo negociador y 3.- Copia de convenio colectivo de trabajadores organizados en grupo negociador de fecha 26 de octubre de 2012. OCTAVO: Que, la denunciada llamó a estrados a don Pedro Omar Córdova Torres, ayudante de geólogo, quien debidamente juramentado, en síntesis expresa que trabaja para Quebrada Blanca, ingresó a trabajar a la empresa en el año 1992. Que, estaba en el Sindicato de Trabajadores y participó hasta fines de septiembre de 2012, puso su renuncia, porque había una negociación anticipada y no vio que se estuviera llevando a buen efecto. Que, el 13 de septiembre expresó en asamblea que había descontento entre los socios y decidió voluntariamente salirse del sindicato. Que, el descontento era porque no tenían nada claro, la directiva les decía algo y luego se empezó a hablar de un protocolo y nadie sabía de qué se trataba, se les mostró en un teléfono celular ese protocolo. Que, a la asamblea se les presentó un proyecto de negociación colectiva. Que, ellos les dijeron que lo que había recibido el otro Sindicato, el de Administración eran sólo miserias, cuya negociación había sido meses antes. Que, en esa asamblea no tenían claridad, porque nunca supieron qué se estaba ofreciendo, se paró y dijo que no estaba de acuerdo y tampoco con la votación a mano alzada. Se le exhibe documento N°1 de prueba y señala que nunca vio este documento. Que, había un grupo que pidieron que no se hiciera la votación a mano alzada y hubo algunos que les dijeron que dieran su respuesta, porque no levantaron la mano. Después ya no fue más, renunció un día domingo, el último de septiembre, y para que no le descontaran más la cuota extraordinaria, que era para pagar al abogado, pidió que timbraran su renuncia en Recursos Humanos. Que, la secretaria del Sindicato le timbró una carta y le dijo que les devolverían la plata que se juntaba para una posible huelga. Que, los trabajadores sabían que iba a haber negociación colectiva en el año 2011, lo cual le consta porque fue en el “Gavina” con el Gerente Ahumada, quien da a conocer los nuevos proyectos de la empresa y ya en 2011 se empezó a hablar de negociación colectiva. Que, el día de la asamblea se retiraron alrededor de 17, se juntaron en Iquique y se juntaron 12 personas en los comedores de la Zofri y lo primero fue ir a la Inspección del Trabajo para saber cómo se hacía para negociar y hablaron con la Jefa de los Sindicatos, quien les dio una hojita donde decía los pasos a seguir para formar una mesa negociadora con un mínimo de 8 trabajadores. Que, había personas que se habían retirado en una semana y el sindicato entregó un comunicado a la asamblea en que se les dijo que se les iba a aplicar una multa por $5.600.000.- y fue publicado en los pabellones donde habitaban en la empresa. Que, los trabajadores se consiguieron su número y empezaron a llamarlo. Que, presentaron dos propuestas y se reunieron para negociar con la empresa. Que, cuando estaban eligiendo a las personas fueron a la Inspección del Trabajo y Jorge Flores los estaba grabando y él incluso cuando estaba haciendo esto le sacó una foto. Que, subieron a la mina al Ministro de Fe, se levantaron las actas. Con la empresa hicieron reuniones, discutieron algunos puntos y llegaron a acuerdo lo llevaron a votación y se aprobó, establecía bonos y beneficios, los bonos por término negociación colectiva siempre se los pagan antes, siempre había sido así cinco días y les pagaron. Que, la gente decía que no eran legales, por lo que decidieron conformar un Sindicato que tiene ahora 240 socios. Que, los trataron de “gallinas”, que eran rompe huelga. Que, la empresa nunca les ofreció plata para salirse del sindicato, pero hubo gente que tuvo miedo por lo de los $5.600.000.- eso influyó en la gente que no se atrevía a ingresar. Que, él había sido dirigente sindical y él les decía que tenían que exhibirle la carta de renuncia primero. Que, en ningún momento, nadie se sintió avergonzado de salirse del sindicato. Que, en el año 1993 ingresó al sindicato y le consta que siempre se formó el sindicato, por un interés económico. Que, no conocían la propuesta de la empresa, no se la dieron a conocer. Que, el problema era que el otro sindicato negoció antes y parece que tenían una cláusula que lo que obtuvieron ellos se les harían extensivo a los otros, y él les dijo que habían sido más inteligentes. Que, fue a que le timbraran en Recursos Humanos, porque no quería que le siguieran descontando la cuota y al día siguiente la mandaron al Sindicato, fueron tres socios que hicieran eso fue la carta que hizo un trabajador y le cambiaban los nombres, luego el sindicato no quiso recibir las cartas y en la Inspección del Trabajo les dijeron que las enviaran por carta certificada a la empresa para que no les descontaran más la cuota sindical. Que, en el nuevo sindicato tienen gente nueva y antigua, los que están descontentos con el sindicato anterior. Que, no le consta la entrega de ningún documento en las charlas de seguridad, lo cual sabe porque es monitor de seguridad y preguntó a sus compañeros. Contrainterrogado expresa que estaba en la mina cuando renunció, era día domingo y reconoce la carta de renuncia, recepcionada por la CIA el 2 de octubre ciclo que concluyó el martes 4, el miércoles 5 estuvo en descanso durante siete días y vuelve a trabajar el día 11, para trabajar el 12. Que, no le consta lo que ocurrió en el intertanto en las charlas de seguridad. Que, hay dos timbres de recepción en su carta, debe haber dejado una copia a la empresa. Que, estaban dentro de la jornada de trabajo y utilizaron un pc de la empresa. Que, estaba cerca de Recurso Humanos y cada cual llevó su carta. Que, no se le advirtió nada por parte de RRHH, la secretaria luego le recepcionó la carta y no tuvo inconveniente en la entrega. Que, fue dirigente y tuvo un problema interno en el Sindicato, la secretaria lo acusó de acoso sexual, nunca después se presentó a nuevas elecciones. Que, su última asamblea fue la del 13 de septiembre, lo que sabe luego es por comentarios. Que, a él le entregaron las cartas de renuncia, porque no podían estar en el sindicato y en la comisión. Él le preguntaba si renunciaron los que estaban firmando. Que, no iban al casino, había mal ambiente así que por medidas de seguridad no quisieron exponer a la gente y con la Inspección del Trabajo decidieron dónde votar. Que, la votación se desarrolló desde las 13:00 a las 16:00 horas de la tarde, los trabajadores estaba en sus lugares de trabajo, ya que hay trabajadores que se levantan a las cuatro. Los trabajadores que llegaban eran trasladados por la empresa, se levantaron actas de las reuniones y se entregaron a la Inspección del Trabajo. Hubo cuatro reuniones, se levantaron dos actas y en ellas se indicó el inicio y término de las reuniones, el total de tiempo se extendió por 2 horas y 10 minutos. Que, el 21 de octubre se entrega la propuesta de la empresa y se vota un día viernes, pero no se acuerda de la fecha fue presentada la oferta a los trabajadores en la Inspección del Trabajo, hicieron copias y la leyeron. No se acuerda de lo discutido en su momento debe haber sido la salud, hubo bonos de término, hubo cambios en plata, un bono de término de negociación y préstamos blandos, cambiaron, cuando tenían un bono se aumentaron, el bono de productividad anual quedó en un piso y sobre ese piso se ven las metas, no recuerda la forma de hacerlo, se discutió respecto de la jornada excepcional les proponían una nueva. No sabe si fue la misma oferta que la del Sindicato, porque nunca vio la otra, y hasta el día de hoy no sabe. Es el mismo convenio, ahora con el nuevo Sindicato, pero han ganado nuevos beneficios ya que es un convenio por lo que es más fácil abrirlo, pidieron un bono que no tenían y se lo dieron, ahora en abril. De los 89 trabajadores que no formaron parte de la comisión y que renunciaron al sindicato reciben los beneficios y se les pagaron bono de término, igual. Asimismo, llamó a estrados a don Jorge Luis de la Fuente Cruz, analista de gestión en RRHH, del departamento de personal de la superintendencia de RRHH, quien debidamente juramentado, en síntesis expresa que conoce la negociación colectica anticipada. Que, previo al proceso de negociación con el sindicato N°1 se les indicó a los trabajadores que podían hacerlo anticipadamente hubo una reunión masiva que convocó la Gerencia a mediados del año anterior, en la que se hizo difusión del proyecto nuevo y don Carlos Ahumada manifestó su intensión de negociar, a todos sindicalizados y no sindicalizados, se firmó un documento previo a la invitación se define protocolo, el proceso iba a tener curso los primeros días o quincena de septiembre en adelante. Que, no participó en el proceso en forma directa, no se generó un espacio entre el sindicato, por no cumplimiento de una exigencia que fue la de contar con convenio colectivo del rol administración, se hizo extensiva la invitación al sindicato de negociar para llevar a buen término el proceso, luego se fue a la reglada, por los plazos. En términos generales sí había inquietud por parte de los trabajadores por el resultado del proceso desde el punto de vista económico, por lo que le tocó escuchar. Producto de la condición que se genera ellos solo escuchaban, algunos cuestionan un poco la forma en que se estaba dando el proceso de negociación y en algún momento se produce una salida de trabajadores del sindicato y luego deciden evaluar la posibilidad de constituirse como comisión negociadora y posterior a ello se constituyen como sindicato. No sabe ni conoce de ofrecimientos para que renuncien al sindicato. No sabe ni conoce el hecho que en charlas se les diga a los trabajadores que renuncien. La empresa no envío antes comunicados luego sí, para dar cuenta del proceso, pero iba firmado, conoce el documento porque lo tuvo a la vista. El convenio tenía aparejado bonos término de conflicto, préstamos blandos; en la negociación anterior se acordaron bonos, la modalidad de pago fue igual a la de ahora 5 días el pago, después de la firma. En la negociación colectiva se acoge a prácticas de la empresa, o sea, fue igual en el pago de bonos. Recibió varias renuncias, copias. Que, en el sistema “meta cuatro” se registran antecedentes del registro de afiliación sindical, para el descuento, la única forma de desafilar al trabajador es con la copia, porque si no, le hacen igual el descuento de la cuota. Contrainterrogado, expresa que cerrado el plazo de negociación colectiva se dan pagos. Que, hubo pagos en la negociación colectiva, anteriores al sindicato administración 2007 y de trabajadores. No lo sabe, si hubo pagos anticipados en relación a la vigencia del convenio colectivo, ya que a la fecha de la negociación anterior, no era parte de la comisión de recursos humanos. En cuanto al convenio de febrero de 2012 no recuerda la fecha de vigencia, pero fue en el mes de febrero, deben ser fechas próximas. Que, por su trabajo levanta, analiza y recolecta información, no sabe si hubo pagos anticipados, en cuanto a la vigencia del convenio colectivo. Que, respecto de la comisión negociaron, negociaron entre 35 y 40 personas, que renunciaron al sindicato, se desafilaron del sindicato para negociar en la comisión, alrededor de 70/30- 60/40. No podrían haber negociado con trabajadores sindicalizados, pero no es su misión verificar desafiliación. Que, conoce algunos aspectos del convenio colectivo. Que, no conoció la negociación anticipada a la que no se llegó a acuerdo, desconoce si las propuestas eran similares. En cuanto al pago de bono término, realizado a los negociadores, no lo recuerda, pero fueron pagados como ocho millones de pesos, algo así. Solo se hicieron efectivos a las personas que participaron del proceso, trabajadores que se encontraban en calidad de no sindicalizados al cierre de la negociación, se pagó. No se le hizo extensivo a los trabajadores que renunciaron al sindicato en forma posterior a la negociación, no debería ser. No se puede hacer efectivo el pago, no sabe cuándo se pagó, pero cree que fue a los siete días después. Agrega que los trabajadores que posteriormente al cierre de la negociación renunciaron, está seguro que no recibieron el bono. NOVENO: Que, del análisis de la prueba rendida, por ambas partes es posible establecer los siguientes hechos, como hechos de la causa: 1.- El Sindicato de Trabajadores denunciante comenzó a realizar preparación del proyecto en negociación colectiva anticipada, en el mese de mayo-junio de 2011 y entregó proyecto a la denunciada la segunda quincena de julio de 2011 (lo cual se colige a partir de la declaración de Gajardo Negrete) y prueba documental incorporada al juicio, por ambas partes consistente en correos electrónicos, cartas de propuesta, copias de proyecto y oficios evacuado por la Inspección del trabajo de Iquique. 2.- Que, el Sindicato denunciante contaba con 520 socios, a la fecha de votación de propuesta realizada por la empresa, con fecha 22 de septiembre de 2011, lo cual se colige a partir de nómina de socios incorporado por la demandante y no objetado por la demandada. 3.- Que, entre el 5 de octubre de 2011 y el 2 de noviembre de 2011 renunciaron al sindicato denunciante 190 socios. 4.- Que, con fecha 5 de octubre de 2011, la empresa realiza comunicado interno a los trabajadores, evacuado por la Gerencia General. 5.- Que, la vigencia del contrato colectivo habido entre las partes se extendía hasta el 1° de febrero de 2012. DÉCIMO: Que, el procedimiento incoado en autos, conocido como “de prácticas antisindicales” (y que incluye también el conocimiento de prácticas desleales en la negociación colectiva), tiene por objeto la revisión y eventual sanción que afecten la libertad sindical o el derecho a negociar colectivamente, que no es otra cosa que una manifestación específica de la libertad sindical. Se trata de una protección especial otorgada por la ley para velar por el respeto y la no conculcación de derechos consagrados en los N°16 y 19 del artículo 19 de la Constitución Política, siendo deber de los tribunales de justicia propender a que dichos derechos constitucionales sean protegidos en su máxima expresión como criterios de optimización y sus limitaciones sean analizadas a luz de los criterios de idoneidad, necesidad y proporcionalidad, por ser derechos que el sistema ha considerado de primer orden. DECIMOPRIMERO: Que, así las cosas, conforme las alegaciones realizadas por la denunciante en su escrito de denuncia es posible colegir que sus alegaciones se fundan en las siguientes imputaciones realizadas a la denunciada: 1.- Conjunto de acciones que afectaron a la libertad sindical del Sindicato denunciante consistente en: 1.1.- A una velocidad sorprendente, sin negociación real o efectiva acordaron convenios, en los mismos términos que contenía la oferta rechazada por el sindicato. 1.2.- Crearon temor e incertidumbre sobre la suerte de la negociación reglada. 1.3.- Estimularon participación en grupos negociadores y su necesaria renuncia al sindicato, mediante el expedito pago de cuantiosos bonos, sin que existiese un convenio colectivo vigente que lo soportara. 1.4.- Los Jefes de Turno comienzan a utilizar las reuniones previas de seguridad para la lectura y comentario de documento que informa materias propias de negociación colectiva. 1.5.- Recibió comunicaciones de renuncia. 2.- Resultado: Disminución relevante de socios del Sindicato denunciante, cercana al 35%. DECIMOSEGUNDO: Que, en cuanto a la alegación de la denunciante consistente en el miedo e incertidumbre de los socios del Sindicato, por la posible huelga y el fracaso de la negociación anticipada, cabe hacer presente que efectivamente el texto del documento emitido por la denunciada con fecha 5 de octubre de 2011 contiene las siguientes manifestaciones: “… lo que legalmente procede ahora es iniciar en diciembre de 2011 una negociación colectiva reglada que debería concluir entre los meses de enero y febrero del próximo año 2012, con todas las etapas y plazos que el Código del Trabajo contempla, incluida la votación de la última oferta o la huelga legal, para lo cual la empresa ya ha iniciado su proceso interno y legal de preparación para este nuevo escenario. En consecuencia, responsable y transparentemente, queremos dejar en claro que esas condiciones económicas, reajustes, mejoramientos y bonos finales no serán en ningún caso la base de la próxima negociación, ya que cada proceso es distinto y obedecen a contextos y condiciones diferentes, como serán las que rijan a fin de este año e inicios de 2012, más aún considerando el alto nivel de incertidumbre mundial en materia económica, la continua baja del precio del cobre, 1.5 dólares de baja en menos de un mes y la alta volatilidad de los mercados.” En este sentido, de la sola lectura del texto reproducido es posible concluir que lejos de tratarse de una información objetiva, el comunicado está formulado desde una especial visión antisindical que tiende a destacar los aspectos negativos de una negoción “frustrada” o a ponerlos de un modo odioso, tales como enfatizar en la preparación de la empresa “para este nuevo escenario”, expresar “la incertidumbre mundial en materia económica, la continua baja del precio del cobre”, y por cierto manifestar de antemano que “esas condiciones económicas, reajustes, mejoramientos y bonos finales no serán en ningún caso la base de la próxima negociación” anunciando, además que el proceso de negociación reglada será considerado, “incluida la votación de la última oferta o la huelga legal”. Al respecto, cobra importancia trascendental la declaración de Cortez Hidalgo, en cuanto a que los socios del Sindicato le manifestaban que tenían miedo por lo que iba a pasar, después de lo cual, señala la testigo, comienzan a llegar grupos de trabajadores a renunciar, todo lo cual ocurre coincidentemente y en forma masiva después de la difusión del comunicado interno realizado por la Gerencia General de la denunciada, fechado el 5 de octubre de 2011 y que aparece corroborado por la profusa incorporación de renuncias al sindicato incorporada por la denunciante, las que se concentran entre el 5 de octubre de 2011 y el 2 de noviembre del mismo año. DECIMOTERCERO: Que, en cuanto a los bonos ofrecidos y su pago, cabe destacar que los testigos de ambas partes se encuentran contestes en el hecho que dichos bonos fueron pagados con prontitud por la empresa, no obstante ello tanto Hernández Badilla como los testigos de la denunciada sostienen que ésta es una práctica constante, lo cual ocurrió también después de la suscripción del contrato colectivo del año 2008. Ahora bien, dichos pagos se realizaron durante la vigencia del convenio colectivo suscrito entre la denunciada y el grupo negociador, esto es, el 15 de febrero de 2012, es decir, 14 días corridos después de haberse iniciado dicha vigencia, situación no menor a la hora de ponderar las probanzas aportadas por las partes, a la luz del contexto de la ocurrencia de los hechos; por su parte, tanto Hernández Badilla como Córdova Torres se encuentran contestes en el hecho que “a los trabajadores que renunciaron al sindicato entre el 26 de octubre de 2011 y la fecha de inicio del vigencia del convenio colectivo se les siguió aplicando el pago de dicho bono”, así lo declara expresamente el absolvente, declaraciones que se compadecen con el relato de Gutiérrez Guacucano y Cortez Hidalgo, por lo que se tendrá como un hecho de la causa. Así las cosas, habrá de desestimarse la declaración del testigo De la Fuente Cruz, toda vez que su declaración es ambigua e incierta al referir que dicho pago “No se le hizo extensivo a los trabajadores que renunciaron en forma posterior”, agregando que “no debería ser”, para luego manifestar que “está seguro que no recibieron bono”. Máxime si del cotejo de antecedentes aportados por las partes se desprenden que de los 195 trabajadores que aparecen en el listado de trabajadores desafiliados del Sindicato denunciante 187 de ellos figuran con pagos de bono por término de conflicto, en la fecha ya referida, conforme se sigue de las liquidaciones de remuneraciones de dichos trabajadores. Asimismo, es posible determinar que 96 trabajadores recibieron pago de bonos en el mes de febrero de 2012, sin haber formado parte de la comisión negociadora del grupo negociador, tal como lo señalan Córdova Torres y Hernández Badilla. DECIMOCUARTO: Que, en cuanto a la alegación de la parte demandante respecto a que “A una velocidad sorprendente, sin negociación real o efectiva acordaron convenios, en los mismos términos que contenía la oferta rechazada por el sindicato” es posible advertir que tratándose de negociaciones producidas en el marco de acuerdos sostenidos entre personas, no existe norma alguna que determine con precisión cuánto es el tiempo que cada grupo negociador debe invertir en dichas tratativas, como tampoco existe la obligación de igualdad entre los beneficios obtenidos en cada Sindicato o grupo que negocie con su empleador, por lo que aún para el caso de considerarse desde la perspectiva de la experiencia que el tiempo invertido en la negociación del grupo negociador fue breve, no debe perderse de vista que dicho elemento temporal, para ser interpretado como una práctica antisindical deberá apreciarse bajo el prisma conjunto de las demás alegaciones de la denunciante. Máxime si cotejados el proyecto de convenio colectivo de trabajo presentado por la comisión negociadora del grupo negociador y la propuesta de la empresa del nuevo contrato colectivo entregado al Sindicato denunciante, se sigue que éstos son similares difiriendo sólo en porcentajes de entre un 2% y un 4 % respecto de reajustes y bonos, manteniéndose en iguales condiciones ítemes como Ayuda Escolar y no figurando otros puntos que sí aparecen determinados en la propuesta de la empresa. DECIMOQUINTO: Que, en cuanto al hecho denunciado por la actora respecto a que “Los Jefes de Turno comienzan a utilizar las reuniones previas de seguridad para la lectura y comentario de documento que informa materias propias de negociación colectiva”, cabe destacar que si bien Gajardo Negrete y Cortez Hidalgo sostienen que este hecho habría ocurrido, lo saben de oídas, por comentarios que les realizaran los trabajadores, sin embargo, del relato de Gutiérrez Guacucano, único trabajador declarante (aunque ya desvinculado de la empresa), se colige que sólo vio circular un documento que no es el incorporado por la denunciante, agregando que nadie le propuso plata para retirarse del sindicato y que a él se acercó Mariano Villar, Jefe de turno y le recomendó que renunciara al sindicato demandante; por lo que se estará a dicha declaración en este punto, desestimándose, en tal sentido el valor probatorio del documento signado con el numeral 9 del acta de audiencia preparatoria de fecha 11 de enero de 2012, entendiéndose que el evento denunciado no ocurrió en los términos planteados por la denunciante. DECIMOSEXTO: Que, en cuanto al hecho que la empresa recibió comunicaciones de renuncia de trabajadores sindicalizados dirigidas a ésta mediante cartas certificadas, cabe destacar que Hernández Badilla sostiene que dichas cartas llegaron a la casilla de la empresa y que por “gentileza” fueron entregadas directamente al Sindicato, gestión que se realizó por la Sra. encargada del retiro de dichos documentos. Al respecto, cabe señalar que el contexto en que se produce el retiro y entrega de dichas cartas, las que finalmente sí llegaron al Sindicato, aparece como un procedimiento normal, sin posibles dobles interpretaciones. DECIMOSÉPTIMO: Que, a partir de las declaraciones de los testigos de la denunciante se sigue que la votación del rechazo de la propuesta realizada por la empresa en el mes de septiembre de 2011, fue unánime, no obstante dichos testigos no hacen referencia alguna a la oposición que plantea Córdova Torres, oposición que manifiesta habría realizado junto a otros trabajadores en dicha asamblea agregando que, además, se habrían opuesto a que la votación fuera a mano alzada, en tal sentido, y al tenor del relato realizado por dicho testigo, esto es, la completitud y detalle del mismo y considerando la falta de referencia de los testigos de la denunciante a este hecho, se estará más a la declaración de Córdova Torres, en este punto. Ahora bien, en este orden del relato cobra importancia la declaración de Córdova Torres, en el sentido de considerar que la libertad de asociación y de negociación es un factor que no debe perderse de vista al ponderar la prueba en su conjunto, toda vez que el Sindicato N°2 de trabajadores que se inicia en el marco de las tratativas de un grupo negociador, como lo señala dicho testigo, cuenta hoy con 240 trabajadores. DECIMOCTAVO: Que, el autor César Toledo Corsi, en su ensayo “Las prácticas antisindicales y argumentación jurídico laboral”, señala que “las prácticas desleales o antisindicales, de acuerdo al Código del Trabajo, son todas aquellas acciones que atentan contra la libertad sindical, singularizando el legislador tales conductas a través de sus resultados, obteniendo la calificación de desleales o antisindicales en la medida que la libertad sindical - y con ello, sus titulares –se vea afectada por la conducta de una o más personas. No habrá pues práctica antisindical, si no se verifican consecuencias lesivas para la libertad sindical. En cambio, resultará inocuo, con salvedades mínimas de interpretación restrictiva, derivadas de una deplorable técnica legislativa, a la que ya nos referiremos – la intencionalidad del sujeto activo”. Así las cosas, del análisis de las probanzas rendidas por las partes, conforme la sana crítica es posible concluir que en forma aislada cada una de estas denuncias realizadas por la actora no manifiestan inequívocamente una vulneración a la libertad sindical, en su expresión en la negociación colectiva, sin embargo, en su conjunto y a la luz de la temporalidad de la ocurrencia de los hechos y su consecuencia, esto es, la renuncia masiva de trabajadores sindicalizados, entre el 5 de octubre de 2011 y el 2 de noviembre del mismo año, es posible concluir que la empresa tuvo como objetivo incidir en forma negativa en la negociación colectiva reglada realizada por la denunciante, en su resultado y en la suerte del Sindicato, a partir –fundamentalmente- del denominado “Comunicado Interno” realizado por la Gerencia General a los trabajadores, con fecha 5 de octubre de 2011, hecho que se materializó en el efecto lesivo antes señalado. En consecuencia, solo cabe acoger la denuncia por prácticas antisindicales impetrada por la actora en contra de Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A., tal como se determinará en resolutiva. DECIMONOVENO: Que, la denunciante solicita se condene a la denunciada a pagar una multa prevista en el artículo 292 del Código del Trabajo, por el monto que encuentre ajustada el tribunal a la gravedad de los hechos. En tal sentido, al tenor de la norma precitada y atendida la gravedad de la infracción, a la luz de la ocurrencia de los hechos descritos en juicio, se fijará como monto de la multa solicitada el de 150 UTM, tal como se señalará en resolutiva. VIGÉSIMO: Que, en observaciones y conclusiones a la prueba rendida, la parte denunciante expresa que se hace importante recordar que la denunciada no contestó la demanda y en dicho caso es posible que el tribunal haga uso de la facultad contenida en el artículo 453 Nº1 inciso 7º, sin embargo, no es efectivo que la denunciada no haya contestado la demanda, sino que dicha contestación fue considerada extemporánea, en dicho caso no se hace procedente asimilar a la norma precitada esta situación, puesto que, ésta no contempla expresamente el caso de que la demanda sea contestada fuera de plazo, ya que la sanción se refiere exclusivamente al interviniente que no contesta la demanda, o que al hacerlo no niega algunos de los hechos contenidos en ella. Ahora bien, desde que se trata de una sanción, ella no puede ser aplicada por analogía a otras situaciones no contempladas expresamente, como ocurrió en el caso de autos, por lo que no corresponde hacer uso, en el caso de marras, de la facultad referida, por improcedente. VIGESIMOPRIMERO: Que, los demás antecedentes allegados al proceso, en nada alteran o modifican las conclusiones a las que se ha arribado. VIGESIMOSEGUNDO: Que, la prueba rendida ha sido valorada conforme la sana crítica. Por estas consideraciones y Vistos, además, lo dispuesto en los artículos 1, 2, 58, 289 letra g), 292, 420, 425, 446, 450, 451, 452, 453, 454, 455, 456, 457, 459, 486, 488, 491, 492, 493, 494 y 495 del Código del Trabajo, 144 del Código de Procedimiento Civil; 1545 y 1698 del Código Civil, artículo 23 del DFL 2 de 1967, Convenios N°87 y 98 de la OIT, artículo 1 inciso 3°, 19 N°16 y N°19 de la Constitución Política de la República, se DECLARA: I.- Que, se ACOGE, la denuncia por práctica antisindical impetrada por don Marco Rodrigo López Pérez, abogado, en representación del Sindicato de Trabajadores de Compañía Minera Quebrada Blanca S.A. En consecuencia, se declara que la denunciada Compañía Minera Quebrada Blanca S.A. ha incurrido en prácticas antisindicales lesivas de la libertad sindical consistentes en actos de amedrentamiento y otorgamiento de beneficios a los trabajadores, en el contexto del término de una negociación colectiva anticipada y el inicio de una negociación colectiva reglada, conforme lo previene el artículo 289 del Código del Trabajo. II.- Que, se rechaza la solicitud de la denunciante de hacer efectivo el apercibimiento del artículo 453 N°5 del Código del Trabajo, respecto de exhibición de documentos correspondientes al N°3 del Acta de audiencia preparatoria de fecha 11 de enero de 2012, sin costas; teniéndose por cumplida la exhibición requerida. III.- Que, se condena a la denunciada al pago de una multa a beneficio del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, ascendente a 150 UTM, de conformidad a lo prevenido por el inciso 1° del artículo 292 del Código del Trabajo. IV.- Que, de conformidad a lo prevenido por el artículo 495 del Código del Trabajo se ordena remitir copia del presente a fallo a la Dirección del Trabajo para su registro. V.- Que, se condena en costas a la parte denunciada, por haber resultado totalmente vencida en juicio. Anótese, regístrese, notifíquese y archívese en su oportunidad. MARCELA MABEL DÍAZ MÉNDEZ, JUEZ TITULAR DE JUZGADO DE LETRAS DEL TRABAJO DE IQUIQUE.

20 de enero de 2013

UNIFICACIÓN DE JURISPRUDENCIA; E. Corte Suprema, 02/01/2013; acoge unificación (hay dos votos disidentes); Que la inteligencia conjunta y sistemática que ha dado esta Corte a las disposiciones referidas -que sirve de sustento al recurso en estudio y aparece plasmada en los fallos acompañados- se aparta del alcance que los jueces de la instancia reconocen a la norma del artículo 172 CT por sobre el art. 41 del mismo cuerpo legal, y que conduce al desconocimiento de la naturaleza de la asignación de que se trata (movilización), claramente establecida en el precepto que define las remuneraciones para efectos generales, contrariándola finalmente al incluirla en la base de cálculo de los resarcimientos por término de contrato; rol 4.291-2012

Santiago, dos de enero de dos mil trece. Vistos: En estos autos RUC N°1140013593-4 y RIT O-950-2011, del Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, doña María Ester Dejeas Álvarez deduce demanda en procedimiento de aplicación general en contra de Cencosud Administradora de Procesos S.A. representada por doña Sylvia Yáñez Moreno, a fin que se declare que su despido fue injustificado y se condene a la demandada a pagar las indemnizaciones sustitutiva de aviso previo y por años de servicios, esta última con el recargo legal del artículo 168 del Código del Trabajo, feriado legal y proporcional y cuatro días de remuneración del mes de enero de 2011, más reajustes e intereses, con costas. Agrega que para los efectos del cálculo de las indemnizaciones reclamadas su última remuneración ascendió a la suma de $520.131. Evacuando el traslado conferido, la demandada solicitó el rechazo de la demanda con costas y controvirtió la base de cálculo de la última remuneración para los efectos del artículo 172 del Código del Trabajo, señalando que ésta correspondió a $354.974. El tribunal de primer grado, por sentencia de uno de julio de dos mil once, que se lee a fojas 1 y siguientes, estableció que la remuneración mensual de la actora para fines indemnizaciones fue de $489.580, considerando todos los haberes que se reflejan en las liquidaciones de remuneraciones incorporadas por las partes, excluyendo sólo los estipendios esporádicos o transitorios tales como el bono especial y asignación especial e incluyendo la asignación de movilización. Por otra parte, acogió la excepción de pago, sin costas, respecto de las remuneraciones de los días trabajados del mes de enero de 2011. Además, acogió la demanda y declaró que el despido efectuado por la demandada fue indebido y en consecuencia la condenó a pagar a la actora: 1.- la suma de $489.580 por concepto de indemnización sustitutiva de aviso previo, 2.- la cantidad de $1.958.320 a título de indemnización por años de servicio, 3.- $1.566.656 por recargo legal del 80% sobre la indemnización por años de servicio, y 4.- la suma de $146.874 por concepto de feriado legal; más reajustes e intereses, sin costas. Asimismo declaró que no habiéndose acreditado la causal invocada, el despido fue por necesidades de la empresa. En contra del referido fallo la ex empleadora interpuso recurso de nulidad, el que fundó en dos causales, una en subsidio de la otra. La primera del artículo 478 letra b) del Código del Trabajo; y la segunda, del artículo 477 del mismo cuerpo legal, esto es, haber incurrido el tribunal en infracción del artículo 172 inciso primero del Código referido en relación con el artículo 41 inciso segundo del mismo estatuto, al considerar como parte de la última remuneración para efectos del cálculo de las indemnizaciones propias del despido, la asignación de movilización y el bono de sala cuna. La Corte de Apelaciones de Santiago, conociendo del recurso de nulidad, por resolución de dieciocho de abril de dos mil doce, escrita a fojas 51 y siguientes, lo rechazó declarando que el juez de la instancia no cometió error de derecho al determinar la base de cálculo de las indemnizaciones de que se trata. Respecto de la decisión que falla el recurso de nulidad, en cuanto se refiere a la causal subsidiaria del artículo 477 del Código del Trabajo, la demandada interpuso recurso de unificación de jurisprudencia solicitando que esta Corte lo acoja, como asimismo el recurso de nulidad y dicte sentencia de reemplazo disponiendo que la asignación de movilización no debe ser considerada como parte de la base de cálculo para efectos indemnizatorios conforme lo dispone el artículo 172 inciso primero del Código del Trabajo, con costas. Se ordenó traer estos autos en relación. Considerando: Primero: Que de conformidad a lo dispuesto en los artículos 483 y 483 A del Código del Trabajo, el recurso de unificación de jurisprudencia procede cuando respecto de la materia de derecho, objeto del juicio, existieren distintas interpretaciones, sostenidas en uno o más fallos firmes emanados de tribunales superiores de justicia. La presentación respectiva debe ser fundada, incluir una relación precisa y circunstanciada de las distintas interpretaciones recaídas en el asunto de que se trate sostenidas en las mencionadas resoluciones y que haya sido objeto de la sentencia contra la que se recurre y, por último, se debe acompañar la copia fidedigna del o de los fallos que se invocan como fundamento, requisitos a los cuales se da cumplimiento en la especie. Segundo: Que la recurrente sustenta su recurso en que la materia de derecho que se ha sometido a la decisión del tribunal es la correcta interpretación del artículo 172 inciso primero del Código del Trabajo en relación con el artículo 41 inciso segundo del mismo cuerpo legal, en cuanto a la inclusión o exclusión de la asignación de movilización en la base de cálculo de las indemnizaciones propias del despido, establecida en el artículo 172 del Código del Trabajo. Señala que la asignación de movilización es un estipendio que al tenor de lo dispuesto en el artículo 41 inciso 2° del Código del Trabajo, no constituye remuneración, de modo que no puede quedar comprendida en el concepto de “última remuneración mensual” a que alude el mencionado artículo 172 y por tanto tales asignaciones deben excluirse de la base de cálculo para determinar las indemnizaciones establecidas en el inciso 4° del artículo 162 e inciso 3° del artículo 163, ambos del Código Laboral. Indica que la Corte de Apelaciones de Santiago, rechazó el recurso de nulidad, declarando válida la sentencia que razonó en el sentido que en la base de cálculo antes aludida debía incluirse la asignación referida. Dicho criterio, según expone, se aparta de lo sostenido por esta Corte, en cuanto a que la asignación de movilización debe excluirse de la base de cálculo para efectos indemnizatorios. Así se ha expresado en los autos rol N° 9.603-2009 caratulados “Vega Montenegro Milton Cristián con Análisis y Servicios S.A.” y rol N° 7.362-2010 caratulados “Zúñiga Núñez Rely Maximiliano con Transportes Aéreos del Mercosur S.A.”, cuyas sentencias en copias fidedignas acompaña, que acogieron los respectivos recursos de unificación de jurisprudencia interpuestos por las demandadas, señalando al respecto que de las indemnizaciones legales, deben excluirse los rubros relativos a la colación y movilización, porque éstas no tienen el carácter de remuneración. Hace presente que esta Corte en otras sentencias se ha pronunciado en el mismo sentido y corresponden a las causas roles N° 8.773-2009, 6.995-2010, 4.798-2010, 1.765-2010, 1.382-2010, 5.675-2009, 6.802-2008, 7.880-2008 y 1.054-2008. Tercero: Que en el fallo que resolvió el recurso de nulidad interpuesto por la demandada, se decidió el rechazo de la causal subsidiaria invocada, del artículo 477 del Código del Trabajo sustentada en la vulneración del artículo 172 inciso primero en relación a lo dispuesto en el artículo 41 inciso segundo del Código del Trabajo, puesto que la Corte de Apelaciones concluyó que no se ha incurrido en error de interpretación de las reglas denunciadas, por cuanto el artículo 172 del Código del Trabajo es una norma especial aplicable a la materia debatida, esto es, para determinar la base de cálculo de las indemnizaciones que se ordenan pagar, debe primar por sobre la del inciso segundo del artículo 41 del mismo cuerpo legal. Para ello, consideró que esa norma dispone en términos imperativos que debe considerarse toda cantidad que estuviere percibiendo el trabajador por la prestación de servicios al momento de terminar el contrato de trabajo; lo que no se opone a lo previsto en las normas generales contenidas en los incisos primero y segundo del artículo 41 del estatuto laboral, donde se define el concepto de “remuneración” en términos amplios y luego se excluyen una serie de beneficios económicos que son percibidos “con ocasión” del trabajo realizado. Asimismo, estimó que sin perjuicio de ese concepto amplio y general de “remuneración”, para determinar el monto de las indemnizaciones propias del despido, que se citan expresamente en el artículo 172, el legislador ordena estarse a la cantidad que estuviere percibiendo el trabajador por la prestación de sus servicios al tiempo de la desvinculación, estableciendo, para esa finalidad específica, un concepto diferente con sus límites propios y en el cual se incluyen rubros que la definición general excluye. Cuarto: Que la inteligencia conjunta y sistemática que ha dado esta Corte a las disposiciones referidas -que sirve de sustento al recurso en estudio y aparece plasmada en los fallos acompañados- se aparta del alcance que los jueces de la instancia reconocen a la norma del artículo 172 del Código del Trabajo por sobre el artículo 41 del mismo cuerpo legal, y que conduce al desconocimiento de la naturaleza de la asignación de que se trata, claramente establecida en el precepto que define las remuneraciones para efectos generales, contrariándola finalmente al incluirla en la base de cálculo de los resarcimientos por término de contrato. Quinto: Que en ese sentido, de la lectura de los fallos acompañados al recurso se evidencia que en éstos se declara que en la base de cálculo tantas veces aludida no deben incluirse las asignaciones de colación y movilización. Así esta Corte Suprema, respecto de la materia de que se trata, en el considerando tercero de la sentencia por la que se acoge el recurso de nulidad como consecuencia de acogerse, a su vez, el recurso de unificación de jurisprudencia en los antecedentes rol N° 9.603-2009, al referirse al artículo 172, tantas veces mencionado, determinó: “Que, tal como afirma el recurrente, al utilizar la norma transcrita el término “remuneración” y que se encuentra definido por la ley en el artículo 41 del cuerpo legal citado, no puede sino concluirse que para efectos de establecer la base de cálculo de las indemnizaciones legales, los estipendios a considerar deben tener la naturaleza de remuneración, que no es el caso de los viáticos ni de la asignación de colación, pues expresamente la norma en estudio los excluye de dicho concepto. En consecuencia, habiéndose determinado por el legislador cuáles son los pagos considerados remuneraciones, a saber, las prestaciones en dinero o las especies avaluables en dinero, que tengan como antecedente el contrato de trabajo, ello no puede ser alterado por los jueces”. En el mismo sentido se pronuncia el fallo en los autos rol N° 7.362-2010. Sexto: Que de lo expuesto resulta manifiesta la existencia de distintas interpretaciones sobre la materia de derecho descrita y que fue parte de los aspectos controvertidos del juicio, a saber, la inclusión de la asignación de movilización en la remuneración fijada para los efectos de determinar el monto de las indemnizaciones sustitutiva del aviso previo y por años de servicio, contradicción que hace necesaria la unificación pretendida a través del presente recurso. Por estas consideraciones y en conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 483 y siguientes del Código del Trabajo, se acoge el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto por la parte demandada, a fojas 69, en relación con la sentencia de dieciocho de abril de dos mil doce, dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, a fojas 51 y siguientes, en lo que toca a la causal de nulidad prevista en el artículo 477 del Código del Trabajo, la que en consecuencia se reemplaza por la que se dicta a continuación, sin nueva vista y separadamente. Acordada contra el voto de la Ministra señora Egnem y la Ministra Suplente señora Cameratti, quienes estuvieron por rechazar el recurso de unificación al estimar que si bien existe una disconformidad interpretativa de las normas de que se trata, entre el fallo de autos y los que se acompañan, su correcta inteligencia es la que sustenta la decisión atacada sobre cuya base se desechó el recurso de nulidad deducido por la empleadora. En efecto, el concepto “última remuneración mensual” que define el legislador en el artículo 172 del Código del Trabajo, para los efectos del pago de las indemnizaciones a que se refieren los artículos 168, 169, 170 y 171, es “toda cantidad que estuviere percibiendo el trabajador”, lo que importa considerar toda suma de dinero que, al momento del término de la relación laboral, cumpla ese presupuesto, con las únicas exclusiones de carácter taxativo que la misma norma establece y entre las que se cuenta una de orden genérico referida a los beneficios que revisten el carácter de esporádicos o anuales. Se trata, pues, de una norma de carácter especial -en cuanto ha sido establecida para el preciso objeto de fijar la base de cálculo de las indemnizaciones legales- que no atiende necesariamente al concepto de remuneración contenido en el artículo 41, de manera que aún cuando las asignaciones en análisis no respondan a la concepción allí descrita, por aplicación del principio de especialidad deben ser consideradas para el cálculo, al no haber sido excluidas por la norma del artículo 172, contrariamente a lo que sucede con la asignación familiar legal, que tampoco constituye remuneración y a la que, sin embargo, la norma especial alude expresamente, para exceptuarla. En consecuencia, teniendo las asignaciones reclamadas la naturaleza de permanentes, es decir, constituyendo beneficios que revisten el carácter de fijeza y periodicidad que la ley requiere, toda vez que su pago se efectuaba en forma mensual, ellas deben ser incluidas al momento de determinar la base de cálculo de las indemnizaciones de que es acreedor el trabajador, como, en opinión de las disidentes, resolvieron acertadamente en la especie los jueces del fondo. Redacción a cargo de la Ministra señora Gabriela Pérez Paredes y de la disidencia sus autoras. Regístrese. Nº 4.291-2012. Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señoras Gabriela Pérez P., Rosa Egnem S., la Ministra Suplente señora Dinorah Cameratti R., y los Abogados Integrantes señor Jorge Lagos G., y señora Virginia Cecily Halpern M. No firman los Abogados Integrantes señor Lagos y señora Halpern, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por estar ambos ausentes. Santiago, dos de enero de dos mil trece. Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema. En Santiago, a dos de enero de dos mil trece, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente. Sentencia nulidad Santiago, dos de enero de dos mil trece. Dando cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 483-C, inciso segundo, del Código del Trabajo, se dicta la sentencia de reemplazo que sigue en unificación de jurisprudencia. Vistos: Se reproducen la parte expositiva y los fundamentos primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto de la sentencia de nulidad de dieciocho de abril de dos mil doce, dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, no afectados con la decisión que se emite a continuación. En consecuencia, no se reproducen los razonamientos quinto y sexto que fueron repetidos en el referido fallo. Y teniendo presente: Primero: Que en atención a la causal de invalidación planteada por la recurrente prevista en el artículo 477 del Código del Trabajo, el sentenciador de primer grado habría infringido lo dispuesto en el artículo 172 del Código Laboral, en relación a la norma contenida en el artículo 41 del mismo cuerpo legal, por cuanto incluyó en la base de cálculo de las indemnizaciones legales ordenadas pagar a la demandante, la asignación de movilización, la que según el último precepto no constituye remuneración. Segundo: Que para la resolución de la nulidad impetrada, se hace necesario analizar el tenor del referido artículo 172 del Código del ramo, cuya vulneración acusa la recurrente, el cual señala: “Para los efectos del pago de las indemnizaciones a que se refieren los artículos 168, 169, 170 y 171, la última remuneración mensual comprenderá toda cantidad que estuviere percibiendo el trabajador por la prestación de sus servicios al momento de terminar el contrato...”. A continuación, el precepto en estudio enumera los conceptos que deben ser incorporados y los expresamente excluidos, mencionando al efecto la asignación familiar legal, pagos por sobretiempo y beneficios o asignaciones que se otorguen en forma esporádica o por una sola vez al año, tales como gratificaciones y aguinaldos de navidad. Tercero: Que, tal como afirma la recurrente, al utilizar la norma transcrita el término “remuneración” y que se encuentra definido por la ley en el artículo 41 del cuerpo legal citado, sólo puede concluirse que para efectos de establecer la base de cálculo de las indemnizaciones legales, los estipendios a considerar deben tener la naturaleza de remuneración, que no es el caso de la asignación de movilización, pues expresamente la norma en estudio la excluye de dicho concepto. En consecuencia, habiéndose determinado por el legislador cuáles son los pagos considerados remuneraciones, a saber, las prestaciones en dinero o las especies avaluables en dinero, que tengan como antecedente el contrato de trabajo, ello no puede ser alterado por los jueces del fondo. Cuarto: Que la excepción descrita tiene su fundamento en la propia naturaleza del rubro indicado, pues no es más que reembolso de gastos, es decir, una contraprestación cuyo fin es compensar al trabajador los gastos de movilización en que incurra durante su desempeño laboral. Quinto: Que a lo anterior cabe agregar, en conformidad con lo dispuesto en el artículo 22 del Código Civil, que el alcance de un precepto siempre debe fijarse de manera que se inserte coherentemente en el contexto total del cuerpo legal que lo contiene, por lo que la interpretación y aplicación de los dos artículos en estudio debe ser armónica, pues de lo contrario se incurriría en una incoherencia respecto de un mismo instituto, ya que el pago de que se trata no constituiría remuneración durante la vigencia del contrato de trabajo, pero sí tendría ese carácter al momento de la terminación del vínculo laboral. Sexto: Que, por todo lo razonado, al haber incluido en la base de cálculo de las indemnizaciones legales otorgadas, lo pagado al trabajador a título de movilización, el tribunal del grado infringió los artículos 41 y 172 del Código del Trabajo, por errónea interpretación y aplicación de sus normas, yerro que alcanza a lo dispositivo del fallo, ya que las sumas ordenadas solucionar a la empleadora por los conceptos mencionados, se vieron aumentadas en forma improcedente, por lo que la nulidad impetrada deberá ser acogida. Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en los artículos 474, 477, 479, 481 y 482 del Código del Trabajo, se acoge, sin costas, el recurso de nulidad deducido por la demandada, contra la sentencia de uno de julio de dos mil once, dictada por el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, escrita a fojas 1 y siguientes de estos antecedentes, sólo en lo que concierne a la causal prevista por el artículo 477 del Código del Trabajo en relación con los artículos 172 y 41 del mismo estatuto, sustituyéndose esa decisión por la que se dicta a continuación, sin nueva vista y en forma separada, a objeto de la coherencia y entendimiento necesarios. Acordada contra el voto de la Ministra señora Egnem y Ministra Suplente señora Cameratti, quienes estuvieron por rechazar íntegramente el recurso de nulidad, de acuerdo a lo expuesto en su disidencia del fallo de unificación que antecede. Redacción a cargo de la Ministra señora Gabriela Pérez Paredes y de la disidencia, sus autoras. Regístrese. Nº 4.291-2012. Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señoras Gabriela Pérez P., Rosa Egnem S., la Ministra Suplente señora Dinorah Cameratti R., y los Abogados Integrantes señor Jorge Lagos G., y señora Virginia Cecily Halpern M. No firman los Abogados Integrantes señor Lagos y señora Halpern, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por estar ambos ausentes. Santiago, dos de enero de dos mil trece. Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema. En Santiago, a dos de enero de dos mil trece, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente. Sentencia de reemplazo Santiago, dos de enero de dos mil trece. Vistos: Se mantienen la parte expositiva y los motivos primero, segundo, tercero, cuarto, quinto letras a), c), d), e), f), g), h), i), j), k), l), m) y n), sexto, séptimo y octavo de la sentencia de la instancia de uno de julio de dos mil once, dictada por el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, no afectados por la sentencia invalidatoria que antecede. Y teniendo, además, presente: Primero: Los motivos segundo, tercero, cuarto y quinto del fallo de nulidad que precede que deben entenderse transcritos para estos efectos, resultando innecesaria su reproducción. Segundo: Que para la determinación de la base de cálculo de las indemnizaciones ordenadas a favor de la demandante, deberán considerarse, en la etapa pertinente -de acuerdo al mérito de las liquidaciones de remuneraciones acompañadas al proceso- como última remuneración, el promedio de las tres últimas remuneraciones mensuales –por treinta días de trabajo- percibidas por la actora, de los meses de julio a septiembre de 2010, descontando de los haberes el rubro relativo a movilización. Y de conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 425, 432, 456, 458 y 459 del Código del Trabajo, se declara que se acoge la excepción de pago, sin costas, alegada por la sociedad demandada respecto de las remuneraciones de los días trabajados del mes de enero de 2011. Asimismo se acoge la demanda interpuesta por doña María Ester Dejeas Álvarez en contra de Cencosud Administradora de Procesos S.A., condenándose a ésta al pago en favor de la primera de las sumas que correspondan, según se determine en la etapa pertinente de acuerdo a lo reseñado en el fundamento segundo que antecede, por los conceptos de indemnizaciones sustitutiva de aviso previo y por años de servicio, recargada esta última en un 80%, así como de la suma de $146.874 a título de feriado legal, todo con los reajustes e intereses que prevén los artículos 63 y 173 del Código del Trabajo. Se rechaza, en lo demás pedido, la demanda antes referida. Cada parte soportará sus costas. Acordada en cuanto a la base de cálculo de los resarcimientos por término injustificado de contrato, contra el voto de la Ministra señora Egnem y Ministra Suplente señora Cameratti, quienes estuvieron por incluir en ella el rubro de movilización, de acuerdo a lo expuesto en su disidencia del fallo de unificación que precede. Redacción a cargo de la Ministra señora Gabriela Pérez Paredes y de la disidencia, sus autoras. Regístrese y devuélvase. Nº 4.291-2012. Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señoras Gabriela Pérez P., Rosa Egnem S., la Ministra Suplente señora Dinorah Cameratti R., y los Abogados Integrantes señor Jorge Lagos G., y señora Virginia Cecily Halpern M. No firman los Abogados Integrantes señor Lagos y señora Halpern, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por estar ambos ausentes. Santiago, dos de enero de dos mil trece. Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema. En Santiago, a dos de enero de dos mil trece, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.