25 de octubre de 2010

TUTELA; JLT Concepción 18/06/2010; Acoge tutela (garantía de indemnidad); Rechaza tutela por prácticas antisindicales; Los conservadores de bienes raíces no constituyen empresa por lo que la circunstancia de que el titular de uno de estos oficios se altere no importa un cambio o modificación en los términos del inciso segundo del artículo 4º del Código del Trabajo; y, por lo mismo, no puede acogerse la acción de tutela impetrada en base a los artículos 292 y 294 del Código del Trabajo, pues al haberse constituido el sindicato mientras ejercía el cargo el anterior Conservador de Bienes Raíces, no le es oponible a quien ejerció el mismo cargo en carácter de interino con posterioridad a su deceso y, por ende, no puede atribuírsele práctica antisindical ni separación de trabajador aforado alguna; RIT T-5-2010

(no ejecutoriada)

Concepción, dieciocho de junio de dos mil diez.
VISTOS Y OIDOS LOS INTERVINIENTES:
PRIMERO: Que ha comparecido doña ............, cédula nacional de identidad N° 14.293.574-0, Secretaria Ejecutiva, domiciliada para estos efectos en San Carlos N° 358, Talcahuano, deduciendo demanda laboral en contra de su ex empleador don NELSON SILVANO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ, abogado, con domicilio en ésta ciudad, calle Exeter N° 545. Posteriormente, al acogerse la excepción de ineptitud del libelo opuesta, se corrigió la demanda en el sentido de tener como único demandado en esta causa a don Nelson Gutiérrez González, ex Conservador de Bienes Raíces Interino de esta ciudad.
Funda su demanda en que trabajó en el Conservador de Bienes Raíces de ésta ciudad desde el 01 de Agosto de 2007, hasta el 06 de Noviembre de 2009, en forma ininterrumpida; como empleada administrativa; siendo sus funciones hasta el mes de Septiembre de 2009 el sistema computacional, que a la llegada del demandado, por órdenes de él se dejó de usar, pese a que la Excelentísima Corte Suprema instruyó para terminar de implementarlo adecuadamente; luego en el mes de Octubre de 2009, el demandado le ordenó la revisión de Repertorio.
Su remuneración mensual era de $ 380.000 por sueldo base, más semana corrida, que en el mes de Septiembre de 2009 ascendió a $ 108.571,dando un total imponible de $ 488.571, y el mismo valor para el mes de Agosto de 2009.
Su jornada de trabajo era de Lunes a Viernes, en la mañana desde las 9,00 a 13,00 horas, y en la tarde desde las 15,00 a 19,00 horas.
El Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial Interino de ésta ciudad, don Nelson Gutiérrez González, desde mediados del mes de Octubre de 2009, comenzó a realizar cambios en la oficina, muchos de ellos causando menoscabo de los intereses y derechos de sus trabajadores; así, modificó unilateralmente, sin sujeción al art 12 del Código .del Trabajo, el horario de salida de la mañana, lo que no fue aceptado por los trabajadores pertenecientes al Sindicato, (al que pertenecía) por lo que el horario de salida en la mañana se mantuvo a las 13:00 horas, no obstante ello el demandado descontó a sus compañeros de trabajo, en las liquidaciones de sueldo las horas correspondientes al nuevo horario impuesto. En su caso, además, de ese descuento la remuneración tampoco correspondía a lo pactado, por lo que no le pagó el mes de Octubre, ni los 6 días de Noviembre de 2009, los que envió junto a su finiquito a Notaría Espinoza de ésta ciudad, impidiéndosele formular reserva de derechos por los conceptos adeudados, motivo por el cual a la fecha no ha recibido el pago.
Además de los problemas con sus remuneraciones, el horario de salida de la mañana, las horas extras sin poder consignar en el libro de asistencia, el cambio de las funciones que venían realizando desde hacía mucho tiempo, sin causa alguna, sólo por capricho y en desmedro de sus derechos, el ataque continuo a los miembros del Sindicato al que pertenecía, (que luego de su despido, devino en el despido de la presidenta doña María Soledad Gajardo Lagos, que fue reincorporada en causa T-34-2009 de este Tribunal), existía al interior del Conservador un muy mal ambiente de trabajo, al que ninguno estaba acostumbrado, puesto que son personas que desempeñan bien sus funciones dentro de la empresa. Existía además del demandado don Nelson Gutiérrez González, un administrador don Daniel González, y otro jefe que era don Alejandro Espinoza Bustos, quien también daba órdenes y fue presentado por don Nelson Gutiérrez (en una reunión que tuvo con todo el personal y miembros del Sindicato, en el Hotel Alborada de ésta ciudad a mediados de Octubre de 2009), como su abogado y asesor jurídico, sin embargo éste señor era quien llevaba las riendas de la oficina, quien daba las órdenes e instrucciones y no siempre con el trato que merecen, siempre amenazando con despidos, etc.
Fue así, como el día 06 de Noviembre de 2009, a raíz de una conversación personal que tuvo en la mañana con un colega llamado Mauricio Guzmán, fue llamada a la oficina que ocupaba en el Conservador don Alejandro Espinoza, quien inmiscuyéndose en asuntos personales suyos, comenzó a llamarle la atención y a mal tratarla de tal forma que llegó a pensar que él era en realidad el Conservador de Bienes Raíces, amenazándola con despedirla y con que no le entregaría más trabajo para que se fuera, en ésta conversación se sintió humillada, pasada a llevar, incluso menoscabada por ser mujer, en fin un conjunto de sensaciones que al salir de la oficina se acercó a la Presidenta del Sindicato y le pidió que le acompañara a realizar denuncia ante la Inspección del Trabajo, lo mismo le pidió a quien era su pololo Francisco Obreque, diciéndole al administrador que se sentía muy mal con todo lo ocurrido y que iría a realizar la denuncia a la Inspección, escuchó que don Alejandro Espinoza dijo "no le des permiso para que salga ahora, o la echo por abandono de trabajo", en realidad nunca pensó pedir permiso para ello, faltaba poco para la hora de colación, pero esta nueva intervención le afectó mucho más. A la hora de Colación 13:00 salió del Conservador de Bienes Raíces junto a la Presidenta del Sindicato doña María Soledad Gajardo Lagos y su pololo Francisco Obreque a realizar la denuncia por los malos tratos y hostigamiento laboral de que fue víctima; porque su trabajo, que ya había sido modificado, estaba siendo restringido.
De regreso a la oficina a las 15:00 horas, el administrador don Daniel González, solo le permitió el acceso al Hall de Atención de Público, se puso con los brazos abiertos impidiendo que ingresara a través del mesón de atención, ya había sacado sus pertenencias personales que dejó en una caja sobre el mesón de atención, todo ello de manera vejatoria, frente a compañeros de trabajo, al público que estaba llegando, a la Presidenta del Sindicato y a su pololo Francisco Obreque con quienes venía llegando, esto la dejó atónita, se sintió mucho peor que antes, no supo qué hacer, le entregaron una carta de despido incompleta que no tenía causa legal, ante ello, Francisco Obreque pensó que podía solucionarse y le dijo "No te preocupes Paula esto se arreglará arriba", se refería a la oficina del jefe que estaba en el segundo piso, se quedó esperando un rato y como nada sucedió, se tuvo que ir, totalmente desconsolada, debiendo concurrir a un psicólogo para superar lo ocurrido.
Mucho peor aún, debido a que Francisco Obreque le apoyó, acompañándola a realizar la denuncia por los malos tratos, ante la Inspección del Trabajo, a la hora siguiente de su despido, también él fue despedido, le entregaron la misma carta que a ella, sin causa legal, pero le dijeron que su despido era por haberse interpuesto entre el Administrador y ella, lo que no es efectivo; con lo que además, de toda su tristeza por lo que le ocurrió, se sentía responsable de lo ocurrido a Francisco Obreque, quien llevaba mucho más años que ella en el Conservador, y lo único que hizo fue apoyarla, acompañarla como su polola que era.
PRESUPUESTOS DE LA VULNERACIÓN
1.- Tal cual se ha indicado en la relación circunstanciada de los hechos, por los motivos expuestos, el día 6 de noviembre de 2009, en el horario de Colación concurrió junto a la Presidenta del Sindicato doña María Soledad Gajardo, y a Francisco Obreque Benavente, (con quién tenía una relación de pololeo), a la Inspección del Trabajo a efectuar denuncia concreta por considerar que las modificaciones y restricciones laborales realizadas por el demandado producían menoscabo a los derechos laborales, por hostigamiento laboral y agresión verbal en contra del otro jefe don Alejandro Espinoza Bustos, y, por no otorgar trabajo y disminuir funciones.
2.- Al regreso a trabajar a las 15:00 horas, sólo se le permitió ingresar al Hall de Atención de Público, y fue despedida en forma vejatoria, justamente en represalia por haber formulado reclamos ante la Inspección del Trabajo. Cabe hacer presente así mismo, que pertenecía al Sindicato denominado "Sindicato de Empresa Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial de Concepción", y que participó en las reuniones, en que se acordaron los términos del proyecto de contrato colectivo que se presentaría al demandado, lo que también pudo haber motivado su despido, pues el demandado pese a tener conocimiento de la existencia del Sindicato mientras estuvo trabajando hizo todo lo posible por desarticularlo, ofreciendo nuevos contratos a los miembros, para que renunciaran al Sindicato, y a quienes se mantenían los cambiaba de puesto afectándolos, como lo hizo con ella, con María Soledad, y a otros.
Considera que su despido, además de ser abusivo y arbitrario, lo fue debido a que como su remuneración era una de las más bajas del Conservador, le permitía saber la posición de los Tribunales de Justicia al respecto y con ello realizar despidos masivos, lo que tampoco entendía, pues el cargo del demandado es de Interino; sin embargo, al parecer pretendía realizar cambios drásticos, que hasta pudieran llegar a afectar al Nuevo Conservador que sea nombrado, al prescindir de personal especializado, como en su caso.
El referido Sindicato, a través, de su presidenta doña María Soledad Gajardo Lagos, manifestó al nuevo Conservador desde principios de Octubre de 2009, su disconformidad acerca de las anomalías en la reestructuración y malos tratos de que era víctima el personal, realizándose las siguientes denuncias:
a) Con fecha 14 de Octubre de 2009, al Inspector Provincial del Trabajo por prácticas antisindicales por presión a los sindicalizados a firmar nuevos contratos, a cumplir el nuevo horario impuesto, a aceptar la modificación unilateral de sus remuneraciones y puestos de trabajo.
b) Con fecha 16 de Octubre de 2009, al Inspector Provincial del Trabajo, porque el demandado pretendía condicionar el pago de anticipos a la firma de documentos que señalan que los contratos se iniciaron con fecha 05 de Octubre de 2009.
c) Con fecha 06 de Noviembre de 2009, fue a la Inspección del Trabajo, por no otorgar trabajo y/o suspender labores, oportunidad en que ella, también realizó denuncia por lo mismo y por malos tratos recibidos por el otro jefe señor Alejandro Espinoza Bustos. La Inspección del Trabajo aplicó una multa, por no pago de remuneraciones de un grupo de trabajadores dentro de los cuales se encontraba, y por otro grupo de trabajadores que le habían pagado y realizado descuentos indebidos.
4.- Respecto de su denuncia por malos tratos la Inspección del Trabajo no se manifestó, pues al concurrir la Fiscalizadora Sra. Mirtha Celis donde el empleador, fue informada por éste que ella había sido despedida, por lo que debía concurrir al Tribunal, aún cuando es claro que su despido, fue como represalia por haber realizado la denuncia ante la Inspección, y por ser miembro del Sindicato en etapa de Negociación Colectiva, constituyendo este despido, además, una práctica antisindical.
5.- De lo anterior resulta que se han vulnerado sus derechos laborales de la siguiente manera: a) Se ha infringido el derecho conocido en doctrina como garantía de indemnidad, es decir, el derecho a no ser objeto de represalias en el ámbito laboral por el ejercicio de acciones administrativas o judiciales, incorporada a la legislación en el Artículo 485 del Código del Trabajo en su inciso 3o; ésta garantía tiene por objeto ciertamente amparar al trabajador que reclama derechos de cualquier naturaleza, fundamentales, específicos o inespecíficos; legales o contractuales a no ser objeto de represalia por su empleador, de manera tal que al empleador le está vedado la posibilidad de ocasionar daño por el simple hecho de formular un trabajador una reclamación de derechos; b) Que el despido, a la vez constituye una práctica antisindical, en los términos que establece el artículo 292 del Código del Trabajo, en atención a que con fecha 13 de Noviembre de 2009, doña María Soledad Gajardo, hizo entrega al demandado de dos ejemplares de proyecto de Contrato Colectivo, aplicable a los trabajadores del Sindicato, dentro de los cuales se encontraba, por lo que, a la fecha en que fue despedida gozaba de fuero laboral. Sin embargo, el empleador, ha desconocido la recepción del proyecto en esa fecha, así aparece en Informe de Fiscalización de la Inspección del Trabajo que acompaña a esta demanda; y, c) Que no obstante lo anterior y aún cuando no se pudiera comprobar la existencia de este fuero laboral se encuentra ante la hipótesis del Artículo 294 del Código del Trabajo que señala que si una o más de las prácticas antisindicales o desleales "han implicado el despido de trabajadores no amparados por fuero laboral, éste no producirá efecto alguno". En la forma ya indicada anteriormente su despido, conforme al cúmulo de evidencias de actuaciones y prácticas atentatorias a los derechos laborales y sindicales de los trabajadores del referido Conservador, se ha producido dentro de una conducta reiterada del demandado, de atentar contra los derechos laborales y las libertades sindicales, en su caso, su despido se ha debido al hecho de haber realizado denuncia ante la Inspección del Trabajo por no otorgar trabajo, hostigamiento laboral, agresión verbal, mal trato psicológico de que fue objeto.
6- Son indicios suficientes de esta conducta lesiva del empleador, los antecedentes de la denuncia que realizó en el horario de colación del día 06 de Noviembre de 2009, y de la realizada por la Presidenta del Sindicato doña María Soledad Gajardo Lagos, por los del demandado, que menoscababan sus derechos laborales, y los de la mayoría del personal, El informe de Fiscalización de la Inspección del Trabajo, realizado por la Fiscalizadora Mirtha Celis Araya, N° 2222, de fecha 18 de Noviembre de 2009, Resolución de Multa N° 3.299/09/24 de fecha 09 de Noviembre de 2009; las opiniones vertidas por el mismo demandado sobre la inexistencia del Sindicato, en causa sobre práctica antisindical Rit: T-34-2009, de este mismo Juzgado del Trabajo, y los demás antecedentes de carácter administrativo que señala en las letras a), b) y c), del punto 3 de éste punto.
Pide en definitiva, se declare:
1.- Que su despido es nulo en los términos del Artículo 292 o 294 del Código del Trabajo, por lo que deberá precederse a retrotraer la situación al estado anterior al de la vulneración denunciada, fijándose día y hora para su reincorporación a sus labores.
2.- Que se condene al demandado al pago de todas sus remuneraciones v demás beneficios laborales desde la fecha del despido hasta su reincorporación al trabajo.
Para el sólo efecto que el Tribunal considere inaplicables las hipótesis del Artículo 292, o en su defecto del Artículo 294 del Código del Trabajo, y no proceda su reincorporación, solicita, condenar al demandado o denunciado a las siguientes reparaciones:
1.- A la indemnización por falta de aviso previo que asciende a $490.313, (monto reconocido por el empleador ante Inspección del Trabajo) con un incremento de un 100%, por ser el despido carente de motivo plausible.
2.- A la indemnización por años de servicio, que asciende a $ 977.142; considerando como inicio de la relación laboral el 01 de Agosto de 2007, en aplicación estricta a lo que disponen los artículos Io inciso 4o, y Artículo 4o del Código del Trabajo.
3-- A la indemnización sancionatoria de 6 a 11 meses de su última remuneración íntegra.
4.- O, en defecto de todo lo anterior, por las sumas y conceptos que se determine en todos los casos anteriormente enumerados del 1 al 3.
5.- A la total condenación en costas.
En Subsidio de la acción por tutela, para el evento de que el Tribunal determine que no se dan los supuestos de dicha acción la demandante interpone demanda por despido injustificado o improcedente, y cobro de indemnizaciones legales devengadas, fundada en los mismos hechos que la demanda anterior.
A los hechos anteriormente descritos, agrega que con fecha 06 de Noviembre a su regreso de Colación, (tiempo que ocupó en realizar la denuncia ante la Inspección del Trabajo), fue despedida en forma vejatoria como señaló, oportunidad en que se le entregó una carta de despido que no contenía los hechos que lo motivaron, ni un mínimo de contenido legal, firmada por su empleador, en la que se deduce que mi despido fue por la causal de Necesidades de la Empresa.
Su despido es injustificado, e improcedente, deduciendo que lo fue como
consecuencia de haber realizado la denuncia a la Inspección del Trabajo, y no
por Necesidades de la Empresa, (artículo 161 inciso 1° del Código del Trabajo),
pues no existe en el Conservador de Bienes Raíces de ésta ciudad, ningún proceso de modernización, ninguna baja en sus niveles de ingresos o productividad que amerite un proceso de racionalización y despido de personal por esa causa, más aún considerando que el demandado está en un cargo de Interinato, en el Conservador de Bienes Raíces, la oficina continuó prestando servicios sin solución de continuidad, en el mismo local, con el mismo personal, con la misma afluencia de público, los mismos valores por trabajos que el anterior Conservador en funciones.
No obstante la causal de despido esgrimida por el demandado, este no ha dado cumplimiento al pago íntegro de las indemnizaciones en especial la indemnización por años de servicio, que para efectos de su determinación deberá considerarse el inicio de sus funciones según su contrato de trabajo, esto es el 01 de Agosto de 2007. Así como tampoco le ha pagado las remuneraciones del mes de Octubre y 6 días de Noviembre de 2009, ni ha enterado en las instituciones previsionales y de salud a que está afiliada, los montos íntegros correspondientes a su remuneración, sino que pagó parcialmente las cotizaciones según lo que él determinó, olvidándose de lo convenido.-
Estima se le adeudan:
a) Indemnización por Años de Servicio: $ 977.142.-
b) Indemnización por Falta de Aviso Previo, reconocida por el
empleador en acta de comparendo que acompaña en el cuarto
otrosí $ 490.313.-
c) Feriado Proporcional, reconocido por el empleador en acta de
comparendo de $ 47.175.-
d) Incremento del 30% de artículo 168 del Código del Trabajo.
e) Todo ello con el incremento de art 63 y 173 del Código del Trabajo.
f) El pago de las costas.
Pide en definitiva declarar injustificado el despido, y condenar al demandado al pago de las sumas señaladas anteriormente o las que el Tribunal determine, con costas.-
SEGUNDO: Que, contestando la demanda, don ENRIQUE TAPIA RIVERA, abogado, en representación procesal de don Nelson Gutiérrez González, instó por el rechazo de ella, con costas.
Señaló que de acuerdo a Decreto Económico N° 383 de fecha 05.10.09 de la lltma. Corte de Apelaciones de Concepción, suscrito por su Presidente, Sr. Ministro don Elíseo Araya Araya y autorizada por la secretaria titular doña María A. Fuentes Bombardieri, su representado fue designado Conservador y Archivero Judicial de Concepción, en calidad de interino, mientras se resuelve el cargo de titular. En dicha calidad, en la tarde del 05 de Octubre del presente año, don Nelson Gutiérrez González se constituyó en las dependencias donde funcionaba el fallecido Conservador titular de Bienes Raíces de Concepción, don Gabriel Valdés Sotomayor, Exeter 545, Concepción, donde físicamente se encontraban los libros, registros y documentación del oficio.
En dicho lugar se encontraban 60 personas que señalaron trabajar para el anterior Conservador, don Gabriel Valdés Sotomayor. A todos ellos, sin distinción de ninguna especie, se les ofreció trabajo durante el periodo del interinato, indicándoles a cada uno de ellos las condiciones de dicho contrato y entregándoles copias del contrato de trabajo ofrecido.
Resulta de especial relevancia dejar constancia que en las oficinas del Conservador de Bienes Raíces de Concepción, no existían contratos de trabajo ni ninguna documentación que diera cuenta de la situación contractual o laboral que mantenía el ex Conservador don Gabriel Valdés Sotomayor con el personal que se desempeñaba en dicho oficio. Luego se constató que dicha documentación había sido objeto de incautación por orden de la Sra. Ministra Visitadora doña Irma Bavestrello Bonta, con fecha 27.05.09 y por solicitud de la fiscalía de Concepción, autorizada por el Juzgado de Garantía, con fecha 21 de Agosto de 2009.
Por último, deberá tenerse presente que el cargo de Conservador de Bienes Raíces, Comercio y Archivero de Concepción, para el que fue designado el demandado, si bien lo fue en calidad de interino, por lo tanto esencialmente transitorio, ello no aminora las graves obligaciones y complejidades del mismo, lo que implica eventuales responsabilidades administrativas, civiles y criminales para quien detente dicho cargo, por lo que como contrapartida de dichas responsabilidades, el titular debe tener las facultades para poder contratar personal y asesores, fijar sus condiciones de trabajo, como naturalmente desvincular a parte de dicho personal, si lo estima del caso, cumpliendo por cierto, la legislación laboral.
Respecto de la denuncia en procedimiento de tutela laboral y cobro de prestaciones contenida en lo principal de la demanda.
Improcedencia de la denuncia en procedimiento de Tutela.
1. Los hechos en que se sustenta la denuncia, en parte son derechamente falsos, y los que son verdaderos, no tienen el alcance jurídico que pretende la denunciante.
2. En cuanto a la indemnidad que se pretende vulnerada, efectivamente con fecha 6 de Noviembre de 2009 se despidió a la trabajadora doña ............, por necesidades de funcionamiento del servicio del Conservador de Bienes Raíces de Concepción, derivada de la racionalización del mismo. La razón del despido, como lo señala la carta entregada a la trabajadora, es necesidades de funcionamiento del servicio, o necesidades de la empresa, toda vez que se reestructuró el área donde servía dicha trabajadora, reduciendo la cantidad de personal destinada a esa función.
De manera que el despido no tiene absolutamente ninguna relación con su pertenencia a sindicato alguno, ni a eventuales denuncias realizadas ante la inspección del trabajo, ni a ninguna otra circunstancia ajena a las ya expuestas: razones estrictamente técnicas del funcionamiento del servicio a cargo de su representado, quien debe responder administrativa, civil y penalmente del funcionamiento del Conservador de Bienes Raíces y, como consecuencia, estimó esencial la reestructuración del área, reduciendo la cantidad de personal destinada a tal función, siendo en consecuencia innecesarios los servicios de la trabajadora Landaeta, cuando en el oficio existe una sobre dotación de personal.
3. En cuanto al fuero laboral alegado por la denunciante, no es cierto que con
fecha 13 de Noviembre de 2009 doña María Gajardo Lagos haya entregado a su
representado un proyecto de contrato colectivo. Más aún, al contrario de lo
sostenido por la trabajadora ............Fuentes, ella no detenta cargo alguno ni
existe ninguna organización sindical de empleados de su representado y
carece en consecuencia de fuero laboral.
En efecto, no existe ninguna organización sindical de trabajadores de don Nelson Gutiérrez González, lo que le consta a la Inspección del Trabajo de Concepción. Basta leer la denuncia y sus antecedentes para constatar aquello, pues se individualiza a un supuesto SINDICATO DE EMPRESA CONSERVADOR DE BIENES RAICES Y ARCHIVERO JUDICIAL DE CONCEPCIÓN. Sin embargo, el Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial de Concepción, no es una empresa, no tiene Rut, no tiene personalidad jurídica v por ende no tiene existencia legal, por lo que no puede ser sujeto de derechos ni obligaciones, no puede ser parte en un juicio, no puede contratar trabajadores, v tampoco obviamente, puede tener un sindicato. Así de claro v evidente.
4. Al no existir sindicato alguno respecto de su representado, tampoco es
procedente lo dispuesto en el artículo 294 del Código del Trabajo en relación
con la práctica de actividades anti sindicales pues, lógicamente, este tipo de
prácticas requieren la existencia previa de una agrupación sindical legalmente
constituida respecto de quién actúa.
7. Finalmente, en cuanto a las prestaciones e indemnizaciones solicitadas por el actor, se debe tener presente que los contratos que los trabajadores tenían vigentes con el anterior Conservador fallecido, don Gabriel Valdés Sotomayor, no pueden permanecer vigentes con el actual Conservador don Nelson Gutiérrez González, quien solo asume las obligaciones que libremente pacte con ellos. Este ofreció a dichos trabajadores contrato de trabajo a contar del 05.10.09, fecha en que asume como Conservador de Bienes Raíces interino, desconociendo las anteriores condiciones contractuales, las que por lo demás no le incumben, como también desconoce y le es inoponible jurídicamente cualquier organización sindical que algunos trabajadores pudieran haber tenido con Gabriel Valdés Sotomayor o, más aún, con una persona jurídica inexistente como sería el "Conservador de Bienes Raíces de Concepción", que es "una función" y no una persona con existencia legal.
La jurisprudencia uniforme de tribunales ha resuelto esto que resulta tan evidente y claro. Así la Excma. Corte Suprema y diferentes Cortes de Apelaciones del país han fallado en varias oportunidades esta materia, estableciendo en forma uniforme que las Notarías y Conservadores de Bienes Raíces no son empresa y que por consiguiente la circunstancia de que el titular de uno de estos oficios se altere no importa un cambio o modificación en los términos del inciso segundo del artículo 4 del Código del Trabajo, norma que no es aplicable a estos auxiliares de la administración de justicia, razón por la cual, el nuevo designado no asume las obligaciones laborales y/o previsionales que hayan sido de cargo de su antecesor, correspondiéndole sólo dar cumplimiento a aquéllas contraídas en su ejercicio
Más aún, este mismo tribunal, en resoluciones judiciales que se encuentran firmes y ejecutoriadas, dictadas en un proceso en que son partes las personas que laboraron para don Gabriel Valdes Sotomavor v que actualmente prestan servicios para el demandado, ha resuelto exactamente lo mismo: NO EXISTE CONTINUIDAD LABORAL. En efecto, en causa RIT 0-361-2009 RUC 09-4-0018830-8, del Juzgado de Letras del Trabajo de Concepción, con fecha 07.10.09 se resolvió lo siguiente: "Al otrosí: Como se pide, cúmplase lo dispuesto en el art. 5º del Código del Procedimiento Civil y dése noticia del estado del juicio a los herederos del demandado don Gabriel Valdés Sotomayor ... De acuerdo a lo dispuesto en el art. 429 del Código del Trabajo y principio de celeridad que rige este procedimiento, ofíciese al Registro Civil e Identificación a objeto de que informe al Tribunal respecto de los herederos quedados al fallecimiento del demandado de autos don Gabriel Valdés Sotomayor...".
Dicha resolución no solo no fue recurrida por los trabajadores demandantes, sino que dichos trabajadores han dirigido demanda laboral contra los herederos del ex Conservador don Gabriel Valdés Sotomayor, incluso solicitando medidas precautorias contra dicha sucesión, como consta en ese proceso. Resulta entonces evidente que si existiera continuidad de los servicios y el Conservador de Bienes Raíces fuere una empresa, como pretende la Inspección del Trabajo, este tribunal laboral no hubiere aceptado paralizar el proceso y los trabajadores debieran haber continuado sus juicios ya iniciado y no haberlo suspendido, para dirigirlo, como ocurrió en la especie, contra la sucesión de don Gabriel Valdés Sotomayor.
8. En suma, no existe práctica anti sindical alguna de mi representado, ni menos vulneración de garantías laborales. La decisión de despido de la trabajadora ............ es una decisión estrictamente técnica, de reorganización del servicio, no se ha debido a eventuales denuncias que pueda haber hecho ante la inspección del trabajo ni menos a su pertenencia a alguna entidad sindical que, como hemos, explicado no es oponible a don Nelson Gutiérrez González.
Respecto de la demanda por despido injustificado y cobro de prestaciones contenida en el segundo otrosí de la demanda.
a) Respecto a la demanda.
Improcedencia de la acción de despido injustificado y cobro de prestaciones laborales.
El despido de la actora se ha debido a motivos netamente técnicos y de racionalización de los medios para que el oficio pueda cumplir con su función. Tal es así que al tomar posesión de su cargo, el día 5 de octubre de 2009, don Nelson Gutiérrez González se encontró en el local de calle Exeter Nº 525, Concepción, con aproximadamente 60 personas que dijeron trabajar para don Gabriel Valdés Sotomayor (situación que no podía ser confirmada por estar incautada toda la documentación que lo respaldaba). A todos ellos se les ofreció un nuevo contrato de trabajo por el tiempo que durase en interinato, manteniendo las condiciones generales del contrato con leves modificaciones. Existía un claro desorden en la distribución del personal y una notable desproporción entre las funciones desarrolladas por cada trabajador, su calificación profesional y la renta que percibían.
Por ello se debió comenzar un proceso de modernización y racionalización del servicio para lo que fue indispensable cesar la relación laboral entre don Nelson Gutiérrez González y una serie de trabajadores, entre los cuales se encuentra la demandante
Siendo plenamente justificado el despido, entonces no resultan procedentes las indemnizaciones solicitadas.
Tampoco procede la indemnización por años de servicio pues, según se ha explicado latamente, el vínculo contractual entre la demandante y su representado sólo comenzó a contar el 5 de octubre de 2009, por lo que no se cumple con los requisitos para su procedencia. Lo mismo ocurre con el feriado proporcional solicitado en la letra c) del punto IV del segundo otrosí de la demanda.
TERCERO: Que, durante la audiencia preparatoria el tribunal instó a las partes a conciliación, la que sólo se produjo en relación a la indemnización sustituta del aviso previo, por lo que recibió la causa a prueba y se fijaron como hechos no controvertidos los que se indican a continuación:
1.- La demandante fue despedida el día 06/11/2009, por don Nelson Gutiérrez González entregándosele una carta en que se comunicaba dicha decisión ese mismo día.
2.- Don Nelson Gutiérrez González asumió el cargo de Conservador de Bienes Raíces en calidad de interino el día 05/10/2009 y cesó en el mismo el día 10 de marzo de 2010
3.-Don Nelson Gutiérrez sucedió en calidad de interino al titular don Gabriel Valdés.
4.- La última remuneración mensual de la actora ascendió a $ 490.313.-
5.- Al asumir el cargo el Sr. Gutiérrez propuso a los trabajadores que se identificaron como trabajadores del Conservador un contrato de trabajo, propuesta que no fue aceptada por la demandante.
Asimismo, se establecieron los siguientes hechos a probar:
1.- Fecha de inicio de la relación laboral habida entre la demandante y el demandado en esta causa.
2.- Efectividad de haber prestado servicios la actora para el Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial de Concepción con anterioridad a la fecha en que asumió como interino el demandado Sr. Gutiérrez. Fecha de inicio, en su caso, de tal relación laboral.
3.-Efectividad de haber formulado la demandante reclamo ante la Inspección del Trabajo respectiva, oportunidad, objeto y circunstancias en que éste se formuló.
4.- Circunstancias en las cuales se produjo el despido de la actora, efectividad de habérsele despedido en represalia a su reclamo formulado ante la Inspección del trabajo. Causal y hechos invocados en la carta de despido, y efectividad de haber concurrido éstos.
5.- Efectividad de haberse despedido a las personas que acompañaron la actora a formular el respectivo reclamo ante la Inspección del Trabajo.
6.- Efectividad de haber sido objeto la actora de hechos constitutivos de menoscabo laboral, en forma previa al despido.
7.-Efectividad de existir un sindicato en la demandada, en su caso, efectividad de haberse presentado por el mismo un proyecto de negociación colectiva. Fecha de ello.
8.- Estipulaciones del contrato propuesto en su oportunidad por el Conservador de Bienes Raíces interino a las persones que se identificaron como trabajadores del Conservador. Circunstancias que motivaron la negativa de la demandante a suscribirlo.
CUARTO: Que, en apoyo de sus pretensiones la parte demandante ofreció e incorporó en juicio los siguientes medios de prueba:
Documental: (Incorporada en forma extractada, sin perjuicio de las facultades el Tribunal para apreciarla y valorarla en su integridad).
1.- Copia de contrato de trabajo de fecha 01 de agosto de 2007, suscrito entre la demandante y don Gabriel Valdés Sotomayor por término indefinido.
2.- Comprobante de ingreso de fiscalización, por denuncia realizada por la actora ante la Inspección de trabajo el día 06/11/2009, en contra del Conservador de Bienes Raíces de esta ciudad por no otorgar trabajo y/o suspender labores y no actualizar contrato de trabajo.
En él se señala que la demandante denuncia que desde el 5 de octubre de 2009 a la fecha su trabajo le ha sido disminuido hasta dejarla prácticamente sin actividades laborales, esta medida está siendo implementada por el señor Alejandro Espinoza y que ha sido víctima de agresión verbal por parte del abogado. Ha habido maltrato laboral, hostigamiento laboral hacia todos los trabajadores del conservador por parte también del…
3.- Comprobante de ingreso de fiscalización, por denuncia realizada por doña María Soledad Gajardo Lagos como presidenta del Sindicato del Conservador de Bienes Raíces de esta ciudad, realizada ante la Inspección del Trabajo el día 06/11/2009. Se denuncia que desde el 15 octubre 2009 la fecha ha habido hostigamiento laboral, maltrato psicológico por parte del señor Alejandro Espinoza. La señora ............Fuentes denuncia haber sido agredida de manera verbal como asimismo desde el 15 octubre ha visto disminuidas sus actividades laborales.
4.- Acta de entrega al demandado de proyecto de contrato colectivo de trabajo firmado por el Ministro de fe de la Inspección del Trabajo, Juan Recabarren Zúñiga.
5.- Informe de Fiscalización N° 2222 de la Inspección del Trabajo y anexo de Resolución de multa.
Dicho informe dice relación con la solicitud de fiscalización requerida por la organización sindical el día 5 noviembre 2009 en contra del demandado. Se efectuaron visitas a los días 5 y 9 noviembre y se cursaron multas por no pagar las remuneraciones en el mes de octubre de 2009 a diversos trabajadores, entre ellos a la demandante y por efectuar deducciones de las remuneraciones sin contar con el acuerdo escrito de las partes respecto de trabajadores en que no se incluye a la actora.
6.- Carta de despido dirigida a la demandante ............por el demandado de fecha 06/11/2009.
En ella el demandado le informa a la actora la decisión de poner término a la relación laboral iniciada el 5 de octubre de 2009, por necesidades de funcionamiento del servicio del Conservador de Bienes Raíces de Concepción a su cargo, derivada de la racionalización del mismo
7.- Acta de reclamo ante la Inspección de Trabajo formulado por la actora en contra del demandado el día 26/11/2009 en que se reclaman diversas prestaciones e indemnizaciones por término de contrato.
8.- Copia autorizada de Rut del Sindicato de Empresa Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial de Concepción.
9.- Acta de entrega del proyecto de contrato colectivo al demandado de fecha 13/11/2009 suscrita por la presidenta del Sindicato, María Gajardo Lagos, en que se señala que el primero informó que no firmaría.
10.- Carta dirigida por la presidenta del sindicato al Inspector de Trabajo fechada 15/11/2009, mediante la cual acompaña el acta de entrega del proyecto de contrato colectivo antes referida.
11.- Acta de comparendo de conciliación de fecha 11 de diciembre de de 2009 ante la Dirección del Trabajo, en que el demandado reconoció el despido por la causal del artículo 161 inciso primero del Código del Trabajo.
Testimonial:
1.-María Soledad Gajardo Lagos, profesora, cédula de identidad N° 8.062.339-9 con domicilio en O’Higgins N° 960, departamento N° 600, Concepción.
Trabajaba en el Conservador, conoce a la demandante desde que ingresó a trabajar en agosto del año 2007, en la sección de informática, por un proyecto de firma digital y archivo computacional de todos los índices, trabajó en eso hasta que llegó el Sr. Gutiérrez, la sacaron del puesto y de su trabajo, la dejaron sin trabajo, fue un hostigamiento, el Sr. Gutiérrez asumió el 05 de octubre como a las 10:30 horas. Cuando falleció el Sr. Valdés todos tenían su lugar y su cargo, se mantuvieron los sueldos. ............continuó con sus funciones hasta ese momento. Paula trabajó hasta el 06 de noviembre de 2009, ella estuvo presente en su despido, ella percibía como $400.000 más o menos. Las relaciones del interino con los trabajadores no fue buena, empezó un hostigamiento. Ella acompañó a Paula a la inspección a formular una denuncia por el hostigamiento por parte del conservador y su asesor que también es su yerno, una semana antes habían ido a formular una denuncia porque no le otorgaban trabajo. El día 06 fue llamada a la oficina del Sr. Espinoza ahí tuvo una discusión con él, ella escuchó porque estaba frente a la oficina en cuestión, esa oficina no tenía techo, ahí Paula fue maltratada por Alejandro, la amenazaron y ahí ella dijo que iba a hacer una denuncia a la inspección por lo que le estaba sucediendo. Cuando regresaron le habían dejado todas sus cosas en una caja y le impidieron el ingreso a manos abiertas.
Cuando llegó el interino no tenía conocimiento del personal, se hizo asesorar por Mauricio Guzmán y empezaron a haber pugnas y problemas, Paula como la habían sacado de su tema tenía que buscar que hacer y eso a ellos no les gustaba, querían que se fuera.
El día 06 de noviembre sabe que Don Alejandro no la trató bien, los tenía a todos amenazados, que sus trabajos eran más o menos que no era muy buena trabajadora, ella le decía que quería trabajar, él la amenazaba que si iba a la inspección la iba a despedir, esperaron hasta la una porque estaban en horario de trabajo. Ella la acompañó a la Inspección. Cree que hubo muchos episodios problemas con Espinoza, González también la trataba mal. A la semana que asumió el interino empezaron los problemas. La mayoría de los que estaban en informática tuvieron problemas, a Soñez lo pusieron en un sillón sin patas, la persona que programaba también la sacaron. La testigo es la presidenta del Sindicato del Conservador de Bienes Raíces de Concepción, ella hacía el registro de comercio sola. Al llegar Espinoza estimó que era necesario que estuviera en el Conservador y la trasladó al tercer piso para vigilarla.
El altercado entre Espinoza y la actora fue en el tercer piso, al frente de donde ella estaba y no solo ella, muchos escucharon. También estaban Rodrigo Badilla, José Espinoza, Francisco Hernández, la Srta. Cesia, Francisco Obreque, y Neira.
Los tres despedidos en ese mes fue por racionalización del servicio, pero no hubo un proceso de racionalización, eso era una fórmula de despido a que apelaron los abogados.
Los despedidos fueron Paula Landaeta, como a las tres y media, como a las 4 o 5 Obreque y ella el 13 de noviembre y todos con la misma carta tipo, por racionalización de la empresa. Ahí no sobraba gente.
Todos fueron despedidos en marzo después de la renuncia.
Cree que cuando Espinoza se encontró con un grupo de personas que trabajaban bien pero que a su vez iban a luchar por sus trabajos y no iban a aceptar cosas que no correspondían.
Los tres que fueron a la Inspección a acompañar a Paula fueron despedidos, ella Paula y Obreque.
La llegada del interino fue lo peor que les pudo haber pasado, se les hostigaba, se les seguía al baño, se les obligaba a firmar un libro de que no se iban a pagar horas extraordinarias.
El día 6, el Sr. González tenía una caja con las cosas de Paula y con los brazos abiertos le dijo, usted no entra porque está despedida. Doña Paula se derrumbó, eso fue a la vista de público y demás funcionarios. El Sr. González el mismo día 06 dijo que todas las personas que estaban adoptando palco por el despido de esta señorita también iban a sufrir consecuencias.
CONTRAINTERROGADA: Doña Paula es secretaria ejecutiva, no sabe si tiene estudios en informática, pero había un informático, el Sr. Saavedra, Paula era la digitadora. Después del despido de la actora don Nelson Gutiérrez echó todo para abajo, no se siguieron ingresando datos. No sabe quien reemplazó a Paula. Hubo todo un cambio.
El horario que tenían era de 9 a 1 y de 3 a 6. Eso estaba en el contrato de trabajo con el conservador anterior, don Nelson Gutiérrez les ofreció un nuevo contrato en que aumentaba una hora el horario de 9 a 2 y de 3 a 6. Durante el periodo de Gutiérrez la testigo se retiraba a su hora, a la 1 o 1 y media. El libro de asistencia lo llevaba el Sr. González, nunca dejó firmar después de la hora porque no pagaba horas extraordinarias. No sabe a que hora firmaba Paula. Salieron a formular el reclamo a la una, porque a esa hora salía ella. Ni Paula ni ella habían firmado el nuevo contrato.
Se formó un clima, el interino llegó diciendo que el Conservador no funcionaba bien, que había muchos errores, que él había llegado a arreglar problemas. Ellos prestaban un servicio excelente y él no podía llegar a tratarlos como empleadas domésticas y obreros de la construcción, ellos eran personas educadas.
El interino tuvo problemas con todos los asociados al sindicato y con ella en particular, ellos eran gente digna.
Ella tiene una causa de tutela por su despido la T-34-2009., que fue fallada en su contra, después demandó por despido injustificado la O-96-2009 que también perdió.
El Sr. Gutiérrez respecto del sindicato, decía que no existía y, sin embargo, le dio varios permisos sindicales.
2.- Francisco Javier Obreque Benavente, empleado, cédula nacional de identidad N° 13.507.234-6, con domicilio en Andrés Madariaga N° 235, Villa Los Canelos, San Pedro de la Paz.
Conoció a la actora en el conservador donde él estaba trabajando en la sección de revisión, Paula llegó para cumplir un rol en el departamento de informática el año 2007, trabajó para Valdés hasta el 05 de octubre de 2009, falleció Valdés y fue designado el demandado como interino, Paula siguió trabajando en el mismo sector y funciones, claro que después se le fue desligando.
Tuvo trato con el Sr. Gutiérrez, le pidió permisos para desarrollar sus labores en un hábitat más cómodo para él, él accedió, pero siempre había un criterio más o menos fuerte, marcado.
Después de don Nelson estaba el Sr. Espinoza como su asesor y González como administrador. Espinoza era el que conversaba con la gente, hacía reuniones y tomaba decisiones.
Con Paula eran pololos cuando ella fue despedida desde hacía casi dos años, por eso se notaba que había una especie de hostigamiento, de presión de parte de don Alejandro Espinoza contra Paula Landaeta. Paula se le había designado en el área de informática. Después de la llegada de Gutiérrez eso empezó a decaer a las dos o tres semanas, hubo un cambio, las personas fueron desalojadas del lugar en que funcionaba el aérea de informática, se les envió a un lugar más reducido y se fue desmembrando el equipo, a Don Ricardo le designaron otras funciones, a doña Paula se le fueron quitando funciones, tanto que el sistema informático quedó a medio camino, no se desarrolló en su totalidad, estaba avanzado. Paula debía contestar los mail que se recibían, además debía ingresar y depurar la información del sistema, Saavedra era el ingeniero que estaba a cargo de esto. Como eran pololos ella le comentaba sus cosas, una semana antes que la despidieron, ella él y la presidenta del sindicato fueron a la inspección a efectuar una denuncia porque le estaban quitando el trabajo, ya casi no tenía nada que hacer. No se le señaló causa de la disminución de sus funciones, no se le explicó, ella envió en mail preguntándole al Sr. González, quien no le dio respuesta, al sentirse pasada a llevar y hacer tanta pregunta pudo haber empezado el mal trato o persecución. Ese reclamo quería dejar plasmado el mal trato, hubo dos reclamos.
El día 6 de noviembre ambos trabajaban en el tercer piso, Paula entró a la oficina de Espinoza, donde fue increpada, recibió maltrato, ella se lo comentó. En el tercer piso había 7 personas, al lado de la oficina de donde ocurrió el maltrato. Estaba Soledad Gajardo, Cesia Hernández, Cristian González, Lincoyan Neira, Mario Soñez, Miguel Saavedra, Marcelo González. Esto fue como a las 12 más o menos, al salir ella dijo que iba a ir a la Inspección del Trabajo cuando iba saliendo de la puerta y ahí a viva voz Espinoza le dijo a González que si ella salía él la iba a despedir, Paula respetó el horario de colación, esperaron firmar el libro y salieron a presentar esta denuncia, fueron la demandante él y María Soledad Gajardo.
Al regresar a las tres de la tarde estaba don Daniel González quien abrió los brazos y le impidió el paso de Paula. Con la mano derecha corre una caja con sus cosas y con la otra toma una carta de despido. Paula fue despedida en una forma denigrante.
Cuando Paula va saliendo de la oficina le dijo a Espinoza que ella iba a dejar un reclamo a la inspección y ahí Espinoza le dijo al administrador a viva voz que si ella salía la despedía.
A la llegada del interino no se anunció ningún proceso de racionalización. Siguieron funcionado de la misma forma, algunas fueron cambiadas de puesto y después a algunos se les quitaron funciones como en el caso de Paula.
No se anunciaron despidos, se mantuvo el sueldo y las labores que desarrollaban, no hubo cambios, salvo un aumento unilateral del horario de atención del público, de 9 a 2 y de 3 a 6, esto fue para todos, pero fue unilateral. No se les entregó modificación en ese sentido. Varios tuvieron problemas porque se les descontaba la hora en que ellos se retiraban.
La presidenta del sindicato, Paula y varios integrantes del sindicato formularon reclamos.
Paula y él fueron despedidos el día 06 de noviembre, él unas horas más tarde.
CONTRAINTERROGADO: Lo que Paula dejó de hacer fue responder los requerimientos que se hacían por internet. Doña Paula es secretaria administrativa, estudiaba administración de empresas.
Los que sufrieron modificaciones, algunos fueron sacados del sistema informático trabajando en inscripciones, Julio Venegas fue enviado al primer piso. María soledad Gajardo que trabajaba al frente en el archivo judicial fue trasladada al tercer piso, a Saavedra se le estaba asignando una función que no tenía nada que ver con lo que hacía, Mauricio Guzmán también fue sacado del sector de informática. Guzmán renunció porque tenía trabajo en Santiago. Los demás funcionarios que interpusieron reclamos siguieron trabajando.
La jornada era de 9 a 1 y de 3 a 6. En la reunión con Gutiérrez les propuso un contrato, no recuerda el horario de la propuesta.
Los trabajadores que si firmaron contrato el día 08 de octubre seguían retirándose a la 1, el aumento de horario no vino de inmediato, los que firmaron salían a las 2.
El día 06 de noviembre salieron como a la 1, o 1 cinco porque ahí se hacía una fila para poder firmar el libro.
Los cambios se efectuaron en el tercer piso, a él también le quitaron funciones, los cambios paulatinos fueron más marcados en ella.
3.- Luis Adán Pincheira Arriagada, empleado administrativo, cédula nacional de identidad N° 5.620.081-9, con domicilio en Manuel Rodríguez N° 220, Concepción.
Conoce a las partes del juicio. Trabajó para el demandado, en el archivo judicial. En este momento está cesado en el trabajo desde marzo de 2010. Trabajó ahí desde el año 1983 para el Conservador Gabriel Valdez.
El es sindicalizado, pertenece al sindicato de empresa del Conservador. La directiva era María Soledad Gajardo, Mario Soñez y él.
El nuevo conservador asumió el día 05 de octubre de 2009, el sindicato continuó. Por parte de presidenta y el contador se le informó de la existencia al Sr. Gutiérrez. Al asesor Espinoza también se le informó. Ellos efectuaron actividades, ellos querían la continuidad laboral, el sindicato no aceptó el nuevo contrato.
Peleaban por la reincorporación de Paula y Francisca. Hubo permisos sindicales durante el periodo de Nelson Gutiérrez, no se les descontó la hora de permisos.
Doña Paula pertenecía al sindicato, no recuerda bien cuando se incorporó.
Cuando asumió el interino se le manifestó que debía firmar un nuevo contrato y ella dijo que no porque iba a consultar a la Inspección, esa respuesta se la dio al Sr. Espinoza, asesor de Gutiérrez eso se lo dijeron en la mañana, porque en la tarde fue despedida. Eso fue como a las tres del día, no recuerda, de noviembre, González se puso delante y no la dejó entrar y le dijo que estaba despedida, él iba firmando en ese momento porque debía firmar el libro, él trabajaba al frente.
Doña Paula les comunicó que cuando se le dijo que tenía que hacer un contrato nuevo y ella dijo que no empezaron los problemas, ella les comunicó que iba a presentar reclamo ante la inspección, no sabe si lo habrá presentado. En ese mismo periodo estaba el problema de Francisco Obreque que también fue despedido,
Cuando llegó el interino se les citó a una reunión en que se les informó que se le había designado como suplente, nada se dijo de despidos, de sueldos no se habló, pero se tomaron los tres últimos meses para continuar pagando el promedio.
El estuvo presente cuando no la dejaron entrar porque estaba despedida. Como a las tres en la tarde. En la mañana les comunicó que iba a hacer una gestión en la inspección.
En el periodo fue despedido, Paula, Obreque después de Paula, no recuerda bien cuando pero casi los dos juntos. Maria Soledad fue despedida por defender los derechos de los trabajadores.
CONTRAINTERROGADO: Se otorgaron permisos sindicales, durante las mañanas se les otorgaban permisos previo aviso. No sabe si otros trabajadores interpusieron reclamos, como representantes sindicales si hubo.
El horario era de 9 a 1 y de 3 a 6 con el Sr. Valdez, después con Gutiérrez de 9 a 2 y de 15 a 17 horas.
4.- Miguel Ángel Saavedra Cárdenas, analista de sistemas, cédula nacional de identidad N° 7.703.318-1, con domicilio en Villarrica N° 343, Lagos de Chile, Concepción.
Trabajó en el conservador desde el 02 de enero de 2009 hasta el 27 de febrero de 2010. Conocía a la demandante, trabajó con él, en el área de informática, él estaba a cargo de un proyecto de digitalización de toda la documentación del Conservador e ingreso de toda la información. Paula era parte importante del equipo, junto con Sóñez y él. La demandante estaba ingresando información a la base de datos en cuestión, índice de los años 2004 hacia atrás. Eso lo requirió el Conservador Gabriel Valdés, esa labor se realizó hasta su fallecimiento, después llegó don Nelson Gutiérrez y los desvincularon de todo el proceso informático, había otra persona de nombre Mauricio.
El interino llegó el 05 de octubre de 2009, siguió prestando servicios, pero desvinculado del área informática, lo sacaron y lo dejaron de lado. Doña Paula siguió prestando servicios, pero su proyecto se detuvo, siguieron trabajando en la continuidad del sistema, se detuvo el proyecto de digitalización y de ingreso de datos a la base de datos.
Al desvincularse a doña Paula de esas labores, en el primer mes había una tensión muy fuerte en la parte personal para varios, por lo que él veía. A ellos dos los desvincularon de sus funciones, Paula no hallaba que hacer y había presiones verbales de don Alejandro Espinoza, no supo que función tenía, pero sabía que era parte de don Nelson Gutiérrez. El trato era demasiado enérgico, fuerte amenazante, no había ganas de trabajar ahí, a él lo desvincularon y a Paula también. A él le pidieron las claves y las dio todas, pero le dijeron que no las había dado todas, lo amenazaron de cárcel. En el caso de Paula, vio que ella no tenía que hacer, andaba buscando en que poder apoyar. Como la oficina quedaba frente a frente con Alejandro, había ventanas, se veía que había personas que ingresaban a hablar con él no se escuchaba la conversación, pero salían mal.
Paula fue despedida el día 6 de noviembre. En la mañana Paula ingresó a la oficina de don Alejandro y tuvieron una reunión, no escuchó nada, él se ausentó a las 13 horas. En la tarde de ese día no estuvo. Se enteró después que Paula había hecho una reclamación ante la Inspección del trabajo.
Había un sindicato, él es socio del mismo. Cuando asumió el interino el sindicato continuó, sabe que había demandas de por medio, pero él no estaba muy al tanto. Sabe que hicieron un proyecto de negociación colectiva
CONTRAINTERROGADO: Doña Paula es secretaria ejecutiva, no sabe si tenía capacitación en el área informática. En reemplazo de doña Paula en sus funciones informáticas no hubo nadie más, si hubo otra funcionaria que comenzó a trabajar en índices, la Sra. Elisa. Dentro del proyecto estaba el ingreso de la información y la actualización de los índices.
Los trabajadores abocados al proyecto luego de su paralización se destinó a los trabajadores que estaban en él a otras áreas, don Ricardo fue reasignado a propiedades, él mantuvo la continuidad del sistema, y don Mauricio fue asignado como el nuevo jefe de informática, quedó a cargo de informática, el siguió trabajando y después renunció, no sabe porque.
Su horario de salida era a la 1 de la tarde. El resto de los funcionarios estaba modificado hasta las dos, pero él mantuvo su horario en una conversación personal con él. Sabe que había nuevos contratos, pero él no los vio.
Sabe que hubo más reclamos por comentarios, él no participó en denuncias. Dentro de los reclamos está la señora Soledad, no sabe cuántos más.
Fue el grupo entero de informática que fue sacado de sus funciones, no recuerda de hostigamientos directos a doña Paula.
El día del despido hubo una reunión entre Paula y Espinoza, de esa reunión al día siguiente él supo que había sido despedida, la conversación de ambos la desconoce, no sabe si tuvo una conversación con Nelson Gutiérrez.
Tribunal. Vio salir a la demandante de la oficina de Espinoza, no escuchó que ella dijera algo al salir. Tampoco escuchó nada del Sr. Gutiérrez.
Oficios.
Se requirieron los siguientes oficios.
1.- A la Dirección del Trabajo de Concepción para informara:
a) respecto de la existencia del Sindicato del Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial de Concepción, con domicilio en Exeter N° 545, fecha de constitución legal, directiva y nómina de miembros al 06 de noviembre de 2009.
b) remitiera copia de denuncias realizadas por doña ............Fuentes, Rut 14.293.574-0, en el mes de noviembre de 2009, con indicación de la hora de realización y resultado de fiscalización si la hubo.
c) remitiera las copias de denuncias realizadas por doña María Gajardo Lagos en calidad de presidenta del sindicato de conservador de bienes Raíces a contar del 05/10/2009 y hasta el 13/11/2009 con indicación de la hora de realización y resultado de fiscalización si la hubo.
d) remetiera el certificado N° 468 de fecha 27 e octubre de 2009 de la Dirección del Trabajo.
e) remitiera comunicación enviada por doña ............y por don Francisco Obreque a la inspección de esta ciudad solicitado su reincorporación por separación ilegal en el mes de noviembre de 2009.
En respuesta dicho oficio, el inspector Provincial del trabajo de esta ciudad mediante ordinario N° 491 de 3 junio 2010, informó que se encontró información relativa a la vigencia del Sindicato del Conservador de Bienes raíces y Archivero Judicial, fecha de constitución y nómina de miembros, y dijo adjuntar copia del certificado número 468 donde se certifica el depósito de los estatutos (pero no se adjuntó a su respuesta), acta de elección de renovación total de directiva, ficha de organización sindical y registro de negociación colectiva.
Además, en relación a las denuncias presentadas por la demandante dice remitir los informes de fiscalización N° 0801/2009/2154, 0801/2009/2155 y 0801/2009/2221.
En el primero, se señala que efectúa la visita el día 16 noviembre 2009 no se detectaron infracciones por haberse separado la trabajadora denunciante el día 6 de noviembre de 2009.
El segundo, dice relación con la denuncia presentada por la presidenta del sindicato el día 6 noviembre 2009 por acoso laboral y por disminución de actividades de la actora, en cuya visita inspectiva realizada el 25 noviembre no se detectaron infracciones por haber sido la trabajadora afectada desvinculada de la empresa el día seis del mismo mes
El tercero, corresponde a las fiscalización efectuada con motivo de la denuncia presentada por doña María Soledad Gajardo Lagos, como presidenta de la organización sindical el día 18 de noviembre de 2009, que concluye que han existido actos o conductas que atentan en contra de la libertad sindical, constituido por la separación ilegal de la trabajadora doña María soledad arbolados, quien goza de fuero sindical.
Además, se remitió el informe de fiscalización número 0801/2009/2171, evacuado con motivo de la denuncia presentada por la presidenta del sindicato el día 11 noviembre 2009 por no pago de remuneraciones del mes de octubre de 2009 y por presentación de liquidaciones con descuentos por jornada de trabajo que no corresponden. No se detectaron infracciones, salvo el no pago íntegro de las remuneraciones respecto de la cual nos acusa multa por haberse ya sancionado dicha conducta.
2.- Al sindicato del Conservador de Bienes Raíces, con domicilio en O’Higgins N° 960 departamento N° 600 Concepción, para que su secretario indicara si doña ............Fuentes pertenecía a dicho Sindicato y fecha de afiliación.
En respuesta dicho requerimiento del aludido informó que la actora pertenecía y se encontraba afiliada al sindicato desde el 14 septiembre 2009 y que habría participado en el proyecto de negociación colectiva. Adjuntó nómina de socios en cuyo número 35 aparece la demandante.
Otras pruebas.
Se pidió traer a la vista causas T-34-2009 caratula “Gajardo con Gutiérrez” y T-3-2010” caratulada “Obreque con Gutiérrez” de este tribunal.
Durante la audiencia de juicio se señaló que lo que debía considerarse de tales causas son los Textos de las denuncias en virtud de las cuales se iniciaron.
En la denuncia Rit T-34-2009 aparece que con fecha 27 noviembre 2009 la inspección Provincial del Trabajo de esta ciudad denuncio al demandado en esta causa por vulneración de derechos a la del separado ilegalmente la trabajadora con fueron sindical, presidenta del sindicato doña María Gajardo Lagos el día 13 de noviembre de 2009.
En la causa Rit T-3- 2010, don Francisco Ubrique Benavente denunció al demandado por haber sido despedido invocándose necesidades del servicio, el día 6 noviembre 2009, señalando que ese día, luego de haber acompañado a su polola ............a formular una denuncia a la inspección del trabajo por disminución de funciones, ella fue despedida a las 15 horas y él momentos más tarde.
QUINTO: Que, por su parte, la demandada ofreció e incorporó oportunamente los siguientes elementos de convicción:
Documental: (Incorporada en forma extractada, sin perjuicio de las facultades del Tribunal para apreciarla y valorarla en su integridad).
1.- Copia de contrato de trabajo ofrecido a doña Paula Landaeta. Sólo aparece la firma del empleador.
En él se establecía que se contrataba la actora como empleado administrativo con una jornada de lunes a viernes de 09 a 14 horas y de 15 a 19 horas. En relación a la vigencia del mismo se establecía que era por todo el periodo en que el empleador mantenga el cargo de Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial. Se dejaba constancia que el trabajador comenzaba prestar sus servicios el día 5 octubre 2009.
2.- Liquidaciones de sueldo de los meses de octubre y noviembre de 2009 de la demandante, sin firma. En la del mes de octubre se indican 26 días trabajado y en la de noviembre seis.
3.- Comprobante de registro de copia de carta de aviso de terminación de contrato de trabajo de la actora ingresaba por Internet el día 06 de noviembre del año 2009. 4.- Proyecto de finiquito de fecha 09/11/2009, ofrecido a la demandante por don Nelson Gutiérrez, con cheque ofrecido adherido al mismo.
5.- Certificado emitido por el Notario Juan Espinoza Bancalari que da cuenta de la existencia de este finiquito y de la entrega posterior a don Nelson Gutiérrez.
Testimonial:
1.- Cesia Hernández Olave, empleada, cédula nacional de identidad N° 14.073.150-1, domiciliada en Av. Cataluña 1208 depto. 306 A Concepción,
Trabaja en el Conservador de Concepción, hace estudio de títulos. Conoce a la actora porque trabajaba en el conservador cuando ella llegó a trabajar ahí. Ahora ella trabaja para don Jorge Condeza Vaccaro, antes para el Sr. Gutiérrez.
Paula trabajaba como digitadora en el departamento de informática.
La actora fue despedida don Nelson Gutiérrez, quien hizo una reorganización del departamento de informática, a Paula le dio otras funciones, debía revisar el repertorio, lo que debía realizar hasta el momento que la despidieron.
Al cambiarla de trabajo doña Paula no fue reemplazada por nadie, ella no era capacitada para esa labor, de dejó a un informático y a unos técnicos. Los cambios administrativos, en general don Nelson hizo restructuraciones varias, entre ellas en informática, quería personas calificadas y las personas que había no cumplían los requisitos
En informática estaba doña Paula, el Sr. Saavedra, Soñez, Mauricio Guzmán presentó su renuncia porque era objeto de hostigamiento por parte de funcionarios que estaban antes en su departamento.
En la época de don Gabriel se constituyó un sindicato.
Al llegar el interino él hizo reuniones en forma grupal donde ofreció contrato en las mismas condiciones, salvo en lo de la jornada que la cambió hasta las 14 horas. Luego hizo reuniones en un hotel donde ofreció las mismas condiciones para todos. No se notó distinción entre los sindicalizados y los que no lo estaban.
El contrato de trabajo se les ofreció el día 5 de octubre y desde esa fecha se pagaron las remuneraciones.
Algunos trabajadores tuvieron advertencias que la jornada era hasta las 14 horas y no a la 1, eso fue al grupo que se retiraba a la 1, el grupo que pertenecía al sindicato.
El día que se despidió a la actora fue como a las 12, se lo comunicaron, ella le contó a Soledad Gajardo. Luego de eso se retiró de la oficina y a las 3 ella no pudo entrar, estaba ahí. La carta de despido se la entregó don Daniel González.
Era un grupo que no cumplía la jornada, tiene entendido que hubo descuentos.
CONTRAINTERROGADA: Ella hace el estudio de títulos, revisaba que se cumplan las formalidades para proceder a efectuar la inscripción. Con el Sr. Condeza empezó realizar esas funciones, antes revisaba certificados de gravamen desde enero de 2008. Al asumir don Nelson se hizo un departamento de revisión, que antes estaba dividido en varias personas. Ella es egresada de derecho. El empleador informaba los cambios, comunicaba como se iba a hacer el trabajo, lo que quiso fue unificar y optimizar el tiempo. Ella también trabajaba en el mismo piso que Paula, en el tercer piso. Cualquier funcionario podría decir que hubo un cambio, porque era algo notorio. En su departamento la orden la dio don Nelson, en los demás departamentos supone que lo hizo él también.
Ella firmó el nuevo contrato en la reunión que se hizo en el hotel. Ella no está afiliada al sindicato.
La reestructuración en informática, a Soñez lo sacaron porque don Nelson pensaba que no era competente, don Nelson quería personas calificadas y de su confianza a Paula la envió a hacer revisión de repertorio, para darle una oportunidad. El jefe del departamento era Ricardo Soñez, no sabe que competencias tiene él, don Nelson dejó a cargo a un ingeniero don Mauricio Guzmán, antes no había ingeniero.
El grupo que no cumplía la jornada pertenecía al sindicato, ella no podría decir quienes. Tiene entendido que ese grupo no firmó el nuevo contrato. Había personas del sindicato que se retiraban a las 14 horas. La relación de ellos con don Nelson era igual para todos.
En el Conservador había un Administrador Daniel González y un asesor don Alejandro Espinoza. En las reuniones siempre estuvo presente don Alejandro. No hubo ninguna relación particular entre la demandante y el Sr. Espinoza. No sabe de alguna reclamación de la demandante en contra de don Nelson. Había reclamos, iban fiscalizadores entrevistaban a algunas personas.
Estuvo presente cuando Paula le comunicó a Soledad que la habían despedido y fue antes que salieran a colación. Eso fue en el tercer piso. Después conversó con Daniel González en presencia de todos los que trabajaban en el tercer piso.
El conservador trataba a todos de la misma forma.
Paula, Francisco Obreque y Soledad Gajardo fueron despedidos por el conservador, cuando terminó su interinato los finiquitó a todos. Estos tres formaban parte del grupo que se negaba a cumplir la nueva jornada.
2.- Leonor Orellana Sepúlveda, empleada, cédula nacional de identidad N° 10.651.308-2 domiciliada en Santa Elena 541, Coronel.
Es funcionaria del CBR de Concepción es revisora de títulos, desde hace 12 años. Conoce a la demandante y al demandado, éste fue su jefe desde el 5 de octubre, ahora trabaja para don Jorge Condeza. Paula fue compañera de trabajo, ella trabajaba en el área de informática como digitadora.
Doña Paula fue despedida el 06 de noviembre, eso fue un viernes en la mañana, sabe que el área de informática la reestructuraron cuando llegó don Nelson, cuando la despidieron ya no ejercía esa función en informática había gente más capacitada ella estaba en el ingreso de repertorio, también en forma digital.
Se reestructuró todo cuando llegó don Nelson, se dejó a un ingeniero y a dos estudiantes de informática, quedaron menos personas y se trató de dar más profesional porque no estaba funcionando muy bien, los que estaban antes se les buscaron otras ocupaciones, Paula también tuvo otra función, cree que a don Nelson no le gustó.
En el conservador con don Gabriel Valdés hubo un sindicato, el Sr. Gutiérrez no negoció con ningún sindicato.
A todos se les dio la oportunidad que aprendieran a trabajar, no había distinción, a todos se les contrató con las mismas condiciones de sueldo, la jornada era de una hora más, de 9 a 2 y de 3 a 7, Doña Paula y harta gente no cumplía el horario, se iban a la una, a todos se les advirtió todos los días.
El despido de Paula ella lo supo como las 12, en la mañana todos supieron que estaban despedida, en la tarde estaba afuera ya no ingresó.
El contrato de trabajo se les ofreció en una reunión en el Hotel El Dorado con todos los funcionarios del Conservador, fue para todos igual. Las remuneraciones se pagaron desde el día 5 de octubre.
Sabe que doña Paula no se llevaba bien con el encargado del área computacional don Mauricio Guzmán, éste no siguió trabajando ahí, se retiró por hostigamiento de los funcionarios que trabajaban en su área.
Ella vio que la actora se fue, y dijo que se iba, pero no que dijera que iba a ir a denunciar a la inspección. Ella no vio que le entregaran carta de despido, sólo la vio conversar con el administrador.
Paula estaba en el repertorio, tuvo problemas con esa función.
CONTRAINTERROGADA: Ella es contador general, antes de la llegada del Sr. Gutiérrez revisaba títulos, después y ahora también. No recuerda que día firmó el nuevo contrato cuando se hizo la reunión en el hotel El Dorado, ahí lo firmaron hartos.
Ella trabaja en el Conservador hace 22 años, cuando Paula estaba en el repertorio se cometían errores. Paula era digitadora, ella no trabajó en el área informática, esta era un área muy secreta, estaba Ricardo Soñez, Paula, Mauricio fue el que quedó a cargo, que es ingeniero, el Sr Saavedra también trabajó en el área informática, él también es informático, el llegó ahora último.
Cuando se reestructuró el área informática no sabe si doña Paula había firmado un nuevo contrato. El área de la testigo no se reestructuró, aunque llegó una nueva funcionaria.
Ella no era parte del sindicato, ella nunca vio que era lo que hacía. La presidenta era Soledad Gajardo.
Todos los funcionarios siguieron trabajando con don Nelson, no se les avisó reducción de personal.
Los despedidos fueron Paula, Francisco y Soledad. Se imagina que ellos eran miembros del sindicato.
Hubo hartas personas que se iban a la una y llegaban a las 3 y el horario lo habían modificado, a ellos se les dijo.
3.- Elisa Castillo Meza, empleada, cédula nacional de identidad N°6409.180-8, domiciliada en Eugenio Mate 01577., Camilo Olavarría, Coronel.
Trabaja en el ingreso índice en el CBR desde hace unos cinco meses. Conoce a las partes. Paula fue su colega. Nelson Gutiérrez fue su jefe desde el 8 de octubre. Paula era digitadora en la sección de informática, también estuvo en certificados de gravámenes poquito tiempo y volvió a digitar.
Paula fue despedida el 6 de noviembre porque trabajaba en ese momento en la parte computacional que fue reestructurada por don Nelson Gutiérrez y dejó gente capacitada ahí, un ingeniero y otras personas que sabían de informática, la despidió porque no la encontró capaz para desarrollar la función que se le había encomendado, esto es, en Repertorio. En informática quedó un ingeniero y dos estudiantes de informática.
Cuando don Nelson llegó reestructuró casi toda la oficina, les enseño a trabajar en forma completa, les fue enseñando, él trabajaba junto con ellos.
Ella antes trabajó en certificados de gravámenes con Paula, ahí le dijo que se quedara ahí que le convenía aprender, ella no quiso.
A los trabajadores del CBR se les ofreció un contrato, primero en forma individual y después los llevaron a todos a un hotel, se conversó con todo el personal, se les conservaron los derechos, todos tuvieron a la vista el contrato, no todos firmaron el contrato, doña Paula estuvo en esa reunión. Las condiciones eran las mismas, pero el horario de colación de la 1 pasó a ser a las 2.
Don Nelson les pagó sus remuneraciones desde el 5 de octubre.
Supo que había un sindicato en el CBR con el anterior empleador Gabriel Valdés, no sabe que don Nelson haya negociado con ese Sindicato. Don Nelson fue con todos igual como empleador.
Ella trabajaba en el primer piso, no tuvo problemas con la actora, escuchó de algunos problemas de trabajo o personales, ella estuvo un tiempo fuera de la oficina por problemas.
En informática trabajaba don Ricardo Soñez, don Miguel Saavedra y Mauricio Guzmán, éste quedó a cargo después de la reestructuración, pero renunció por problemas que tuvo en la misma sección, se sentía mal con sus colegas que lo acosaban.
No todos los trabajadores cumplían el nuevo horario, salían a la una las personas del sindicato, la mayoría. Se les advirtió de su obligación de cumplir el horario, pero igual salían a la una.
La mañana de un día viernes vio que ella se iba acompañada con uno de los del sindicato y ella dijo me despidieron y salieron fue antes de las 1, como a las 12 y media una.
Cuando volvieron de colación la actora no ingresó a la oficina porque estaba despedida.
A los trabajadores se les otorgaban permisos para hacer diligencias en forma personal, hubo un tiempo en que marcaba un libro con el administrador.
Al salir doña Paula no dijo que fuese a hacer un reclamo, ella pasó nomás.
CONTRAINTERROGADA: A todos los de informática se les reintegró a otras funciones y se quedó el ingeniero y dos compañeros técnicos en informática, el Sr. Saavedra quedó fuera de la oficina, cada vez que tenían un problema en el computador lo llamaban, no sabe si es ingeniero.
Doña Paula estaba en el sindicato, la testigo no.
Cuando llegó don Nelson ella llevaba meses en desgravamen, hasta noviembre y ahí pasó a ingreso de índice, ahí ingresa todas las inscripciones que se hacen en el conservador es un ingreso al sistema computacional, ella digita.
La testigo es secretaria administrativa, hace 12 años que trabaja en este Conservador, antes lo hizo en Coronel.
En ese tiempo estaban en el sindicato las personas y se cerraron de alguna manera.
Ella no consultó porque la habían despedido, ella venía con eso de que no conocía el trabajo, la despidieron a ella y otros colegas, Soledad y a Francisco, ambos estaban en el Sindicato.
SEXTO: Que, apreciando la prueba rendida, de conformidad a las reglas de la sana crítica, han resultado acreditados los siguientes hechos:
1.- La demandante fue contratada el 1 de agosto de 2007 por don Gabriel Valdés Sotomayor para prestar sus servicios en el Conservador de Bienes Raíces de Concepción. Así fluye del contrato de trabajo que fue incorporado al juicio por la demandante.
2.- La demandante prestó sus servicios en dicho lugar hasta que fue despedida por el demandado en esta causa, esto es, hasta el 6 noviembre 2009, en lo que coincidieron tanto los testigos de la demandante como del demandado.
3.- Con anterioridad a la asunción en el cargo de conservador interino por parte del demandado, la actora desempeñaba su trabajo en el área de informática. Transcurridos unos días desde que asumiera el demandado Sr. Gutiérrez se le quitaron dichas funciones y se le asignaron otras. Esto fue aseverado por los testigos de la demandada Cesia Hernández, “… quien hizo una reorganización del departamento de informática, a Paula le dio otras funciones, debía revisar el repertorio…”; Leonor Orellana, “…se reestructuró todo cuando llegó don Nelson…a los que estaban antes se les buscaron otras ocupaciones, Paula también tuvo otra función …” y Elisa Castillo, “… la parte computacional que fue reestructurada… a todos los de informática se les reintegró a otras funciones…”
Los testigos de la parte demandante coincidieron con los anteriores en orden a que la actora se le quitaron sus funciones en informática, si bien María Gajardo señaló que la dejaron sin trabajo, Francisco Obreque al ser contrainterrogado manifestó que lo que Paula había dejado de hacer fue responder los requerimientos que se hacían por Internet y Miguel Saavedra señaló que doña Paula siguió prestando servicios, razón por la cual se estiman verosímiles las versiones de los testigos de la demandada en cuanto sostuvieron que a la actora se le encomendaron otras funciones
4.- La propuesta de contrato de trabajo que efectuó el conservador interino implicaba un cambio en la jornada de trabajo establecida por el anterior conservador, pero en general mantenía las condiciones habidas antes de su asunción. Así aparece tanto de los dichos de los testigos de la parte demandante como demanda. En efecto entre los primeros, María Gajardo señaló, “…se mantuvieron los sueldos… el horario que tenían era de nueve aún y de tres a seis… don Nelson Gutiérrez les ofreció un nuevo contrato en que aumentaba una hora el horario de nueve a dos y de tres a seis…” Francisco Obreque, “…se mantuvo el sueldo y las labores que desarrollaban, no hubo cambios, salvo un aumento unilateral del horario de atención del público de nueve a 12 y de tres a seis; Luis Pincheira, “ …se tomaron los tres últimos meses para continuar pagando el promedio… el horario era de nueve aún y de tres a seis con el señor Valdés, después con Gutiérrez de nueve a 12 y de 15 a 17 horas”. Dichas afirmaciones resultan concordantes en lo general con las estipulaciones contenidas en el proyecto de contrato de trabajo ofrecido a la actora incorporado por la parte demandada. En términos similares y según ya ha quedado expresado en el motivo quinto de esta sentencia se refirieron a tales circunstancias los testigos de la demandada.
5.- El día 6 noviembre 2009, en horas de la mañana la demandante sostuvo una conversación con el abogado asesor del demandado don Alejandro Espinoza, luego de la cual manifestó al administrador que iría a realizar la denuncia a la inspección.
Tales hechos fueron expresamente señalados en la demanda, sin que la demandada en su contestación los hubiese controvertido expresamente, pues sólo se limitó a señalar que el despido no tiene absolutamente ninguna relación con su pertenencia a sindicato alguno, ni a eventuales denuncias realizadas ante la inspección del trabajo. De este modo, no controvirtió el hecho de que la actora hubiese manifestado que iría a realizar la denuncia, razón por la cual, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 453 N° 1 inciso séptimo del código del ramo, este tribunal lo tienen como tácitamente admitido.
Por lo demás, lo anterior es posible inferirlo también, en base a los dichos de María Gajardo “…el día 06 de noviembre fue llamada (la actora) a la oficina del señor Espinosa ahí tuvo una discusión con él, ella escuchó porque estaba frente a la oficina en cuestión, esa oficina no tenía techo…El día 6 noviembre sabe que don Alejandro no la trató bien, la amenazada que si iba a la inspección la iba a despedir y ahí ella en dijo que iba a hacer una denuncia a la inspección por lo que estaba sucediendo…”; Francisco Obreque “ el día 6 noviembre ambos trabajaban en el tercer piso, Paula entró a la oficina de Espinosa, donde fue increpada, recibió maltrato… esto fue como a las 12 más o menos, ella al salir dijo que iba a ir a la inspección del trabajo cuando iba saliendo de la puerta y a viva voz Espinosa le dijo a González que si ella salía en la iba a despedir…”: Luis Pincheira, “… se le manifestó que debía firmar un nuevo contrato y le dijo que no por que iba a consultar a la inspección, esa respuesta se la dio el señor Espinosa, asesor de Gutiérrez eso se lo dijeron en la mañana, porque en la tarde fue despedida…” Miguel Saavedra, “… en la mañana Paula ingresó a la oficina de don Alejandro y tuvieron una reunión, no escuchó nada…”.
Las versiones dadas por los testigos de la demandada no pueden tener le mérito de desvirtuar las anteriores, pues resultan contrarias al reconocimiento tácito a que ya se hizo referencia.
6.- Ese mismo día, aproximadamente a las 13 horas, la demandante concurrió a la inspección del trabajo a formular una denuncia por no otorgamiento de trabajo y no actualización de contrato de trabajo en contra del demandado. Allí concurrió acompañada de doña María Gajardo Lagos y de don Francisco Obreque Benavente. La denuncia y fecha en que se formuló consta en el comprobante de ingreso de fiscalización, signado en el número 2 de la prueba documental de la demandante. El hecho de haber concurrido acompañada a esa hora por las personas indicadas se tiene por acreditada en mérito de sus declaraciones prestadas al deponer como testigos en esta causa.
7.- Al regresar a su lugar de trabajo, aproximadamente a las 15:00 horas, a la demandante se le impidió ingresar a su puesto de trabajo, notificándole don Daniel González que estaba despedida por necesidades de la empresa, entregándole una carta de despido en ese mismo acto. Ello, en atención a que la circunstancia de haber sido despedida la actora a las 15 horas al regresar de su gestión ante la inspección del trabajo, fue expresamente señalada en la demanda, no obstante lo cual, la demandada no controvirtió en su contestación tal afirmación, por lo que, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 453 número uno inciso séptimo este tribunal lo tiene como un hecho tácitamente admitido.
En todo caso, tales circunstancias es posible inferirlas, además, en base a los dichos de María Gajardo “… Paula trabajó hasta el 6 noviembre 2009, ella estuvo presente en su despido… cuando regresaron le habían dejado todos sus cosas en una caja y le impidieron el ingreso a manos abiertas.. El día 6, el señor González tenía una caja con las cosas de Paula y con los brazos abiertos le dijo, usted no entra porque está despedida…”; Francisco Obreque “…al regresar a las tres de la tarde estaba don Daniel González quien abrió los brazos y le impidió el paso de Paula. Con la mano derecha por una caja con sus cosas y con la otra toma una carta de despido…” Luis Pincheira “… en la tarde fue despedida, eso fue como las tres… González se puso delante y no la dejó entrar y le dijo que estaba despedida”.
Se han preferido los dichos de estos testigos en relación a lo que manifestaron los de la demandada (quienes refirieron que el despido había sido en horas de la mañana), en atención a la disconformidad de estos testimonios con el reconocimiento tácito a que ya se ha hecho referencia y, especialmente porque no resulta lógico que una persona que ha sido despedida vaya a la inspección y no formule reclamo por ese hecho, sino sólo como en este caso por otras circunstancias que la estaban afectando. Tampoco resulta acorde a las máximas de la experiencia que un trabajador que ha sido despedido en la jornada de la mañana se apersone en su lugar de trabajo después de terminado el horario de colación.
8.- De acuerdo a la correspondiente carta de despido, el demandado puso término a la relación laboral de la actora, “por necesidades de funcionamiento del servicio del Conservador de Bienes Raíces de Concepción, a cargo del suscrito, derivada de la racionalización del mismo”.
9.- Durante el periodo comprendido entre el 5 octubre y el 6 noviembre 2009 el demandado reorganizó las funciones que ejecutaban algunos de los trabajadores que se desempeñaban en el conservador y especialmente las de aquellos que prestaba servicios en el área de informática. Ello fue manifestado por los testigos de la demandada Cesia Hernández, “… quien hizo una reorganización del departamento de informática, a Paula le dio otras funciones, debía revisar el repertorio…”; Leonor Orellana, “ se reestructuró todo cuando llegó don Nelson, se dejó un ingeniero y a dos estudiantes de informática, quedaron menos personas y se trató de dar más profesional porque no estaba funcionando muy bien, a los que estaban antes se les buscaron otras ocupaciones, Paula también tuvo otra función …” y Elisa Castillo, “… la parte computacional que fue reestructurada…En informática quedó un ingeniero y dos estudiantes de informática… cuando don Nelson llegó reestructuró casi toda la oficina… a todos los de informática se les reintegró a otras funciones…”
Al hecho de haberse producido esta reestructuración también se refirieron los testigos de la demandante, María Gajardo “La mayoría de los que estaban en informática tuvieron problemas… la persona que programaba también la sacaron... no sabe quien reemplazó a Paula, hubo todo un cambio.”, Francisco Obreque “… hubo un cambio, las personas fueron desalojadas del lugar en que funcionaba el área de informática, se les envió a un lugar más reducido y se fue desmembrando el equipo, a don Ricardo le asignaron otras funciones, a doña Paula se le fueron quitando funciones… los que sufrieron modificaciones, algunos fueron sacados del sistema informático trabajando en inscripciones, Julio Venegas fue enviado al primer piso, a Saavedra se le estaba asignando la función que no tenía nada que ver con lo que hacía, Mauricio Guzmán también fue sacado del sector de informática”; Miguel Saavedra, “ siguió prestando servicios, pero desvinculado del área informática… los trabajadores abocados al proyecto luego de su paralización se destinó a los trabajadores que estaban en él a otras áreas…”
10.- Durante esa misma tarde del 6 noviembre, fue despedido el acompañante de la actora a la inspección del trabajo, don Francisco Obreque Benavente, invocándose la causal de necesidades del servicio. Ello fue sostenido tanto por él mismo al deponer como testigo en este juicio, como también por los demás testigos de la demandante, lo que guarda perfecta relación con el mérito de la denuncia por tutela laboral correspondiente a la causa RIT T-3-2010 del ingreso de este tribunal que se ha tenido la vista.
11.- El día 13 noviembre 2009 fue despedida por la misma causa la otra acompañante de la actora a la inspección del trabajo, doña María Gajardo Lagos, según lo manifestara ella misma al prestar testimonio en esta causa y aparecer del mérito de la denuncia RIT 2009.
12.- Antes del fallecimiento de don Gabriel Valdés Sotomayor, se había constituido el Sindicato de Empresa Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial de Concepción, según da cuenta la fotocopia del Rut incorporado por la demandante y antecedentes remitidos por la inspección del trabajo al evacuar el oficio que le fue requerido. Dicha organización, el día 13 noviembre 2009, hizo entrega de un proyecto de contrato colectivo al demandado en esta causa, quien se negó a firmar la recepción del mismo. Así consta en el acta signada en el N° 4 de la documental incorporada por la demandante y antecedentes remitidos por la inspección del trabajo al evacuar el oficio respectivo.
SEPTIMO: Que, por haberse deducido la correspondiente denuncia, entendiendo que hubo una sola relación laboral desde que la actora ingresó a prestar sus servicios en el Conservador de Bienes Raíces y Archivero Judicial de esta ciudad, imputándole al demandado la relación laboral iniciada con anterioridad a su asunción en el cargo y habiéndose sostenido por la demandada que ella sólo se habría iniciado el 05 de octubre de 2009, corresponde determinar si el periodo trabajado para el antecesor en el cargo del demandado le es o no oponible a éste. Para ello deberá determinarse la naturaleza jurídica de un Conservador, a objeto de subsumirlo o no en la disposición contenida en el inciso segundo del artículo 4º del Código del Trabajo, esto es, si tiene o no la calidad de empresa susceptible de modificación en el dominio, posesión o mera tenencia para los efectos de establecer la vigencia o continuidad de los derechos de los trabajadores en relación al o a los nuevos empleadores y, por consiguiente, precisar si, en el caso, el Conservador Interino asume la responsabilidad indemnizatoria por todos los años de servicio y demás cuestiones planteadas en esta causa.
OCTAVO: Que, a objeto de resolver la cuestión planteada previamente, se debe tener en consideración que, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 3° del Código del ramo, para todos los efectos de la legislación laboral y de seguridad social, se entiende por empresa toda organización de medios personales, materiales e inmateriales, ordenados bajo una dirección, para el logro de fines económicos, sociales, culturales o benéficos, dotada de una individualidad legal determinada. Por su parte, tanto los conservadores como los archiveros están comprendidos entre los auxiliares de la administración de justicia a que se refiere el título XI del Código Orgánico de Tribunales y, ambos, de acuerdo a lo dispuesto en los artículos 446 y 453 de dicho cuerpo legal, son ministros de fe, los primeros encargados de los registros conservatorios de bienes raíces, de comercio, de minas, de accionistas de sociedades propiamente mineras, de asociaciones de analistas, de prenda a diaria, de prenda industrial, de especial de prenda y demás que les encomienden las leyes y, los segundos, de la custodia de los documentos expresados en el artículo 455 de ese código y de dar a las partes interesadas los testimonios que de ellos pidieren. En relación a unos y de otros se establecen los lugares y números que deben existir, sus funciones y los emolumentos que les correspondan percibir.
NOVENO: Que, por otra parte, útil resulta reproducir lo manifestado por nuestra excelentísima Corte Suprema, en fallo dictado el 23 de diciembre de 1992, en relación a este tema:
“Los Conservadores de Bienes Raíces no pueden entenderse de manera alguna como comprendidos en el concepto empresa, que para los efectos de la legislación laboral y de seguridad social, se define en el artículo tercero del Código del Trabajo.
La definición de empresa contenida en el artículo tercero mencionado es tan vasta que comprende todas las instituciones y organizaciones existentes en el país, por lo que para determinar lo que debe entenderse por empresa en la legislación laboral y de seguridad deben necesariamente buscarse otros elementos que permitan descubrir cuáles son los componentes de tal organización.
La empresa tiene su antecedente en la acción de toda persona a emprender o acometer una obra, un negocio, un empeño, siendo la empresa, en general, como la define el Diccionario de la Real Academia Española, una entidad integrada por el capital y el trabajo, como factores de la producción y dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos y con la consiguiente responsabilidad.
Es elemento o factor implícito en toda empresa la iniciativa de su creador, un empresario, para ampliar sus horizontes o campos de acción, limitarlos, modificarlos, integrarla o fusionarla con otra, etc. y entrar en el libre juego de la competencia en el mercado.
A los elementos que configuran la empresa, según el artículo tercero del Código del Trabajo, se admite otro, no comprendido en el concepto empresa de la legislación laboral y que sí aparece la ley, cuál es el reconocimiento de que la empresa admite cambios en su dominio, lo que evidencia que ella puede ser objeto de mutaciones en cuanto a quién es su dueño, poseedor o mero tenedor. Se reconoce que la persona a quien pertenece la empresa pueda transferirla y transmitirla por causa de muerte, lo que es lógico porque se trata de un bien que se encuentren al comercio humano.
Los Conservadores de Bienes Raíces están definidos, determinados los requisitos para optar a esos cargos, radio jurisdiccional y responsabilidades en el Código Orgánico de Tribunales. Son ministros de fe encargados de los registros conservatorios que enumera la norma del artículo 446 del citado cuerpo legal y en estas funciones son auxiliares de la Administración de Justicia. No son por tanto empresarios y no les está permitido ejercer sus cargos si no como lo determina la ley, no estándoles permitido ejercer las facultades propias de los empresarios, pues se trata de cargos públicos intransferibles e intrasmisibles y que no están sujetos a las normas del libre comercio.
Los elementos humanos y materiales que necesita el Conservador para ejercer su cargo, como son los trabajadores que laboran en el oficio del Conservador, los locales y materiales para hacer posible el ejercicio de la función no pueden separarse y estimarse como una organización independiente del referido cargo, ni calificarse este conjunto de elementos como una empresa, porque el cargo mismo y la organización para aquel ejerza sus funciones constituyen un todo inseparable, sin que sea aceptable admitir que para el ejercicio del cargo debe existir una empresa o esa organización lo sea, porque ello no lo permite la ley. No se concibe una empresa sin empresario, sea dueño, usufructuario, comodatario o con otra calidad, y en el caso de los Conservadores de Bienes Raíces esta situación no se presenta”.
Dicho criterio ha sido además sustentado en otros fallos también dictados por la Corte Suprema, por ejemplo, en causas Rol 6.648-2005 de fecha 17 de mayo de 2007, Rol 2.087-05 de 28 de noviembre de 2006, Rol 6.145-05 de 10 de abril de 2007; Rol 4.161-05 de 10 de abril de 2007, Rol 6.370-05 de 17 de abril de 2007 y Rol 675-05 de 17 de agosto de 2006.
DECIMO: Que, compartiendo esta magistratura el criterio antes señalado en orden a que los conservadores de bienes raíces no constituyen empresa, la circunstancia de que el titular de uno de estos oficios se altere no importa un cambio o modificación en los términos del inciso segundo del artículo 4º del Código del Trabajo, norma que no es aplicable a estos auxiliares de la administración de justicia, razón por la cual, el nuevo designado no asume las obligaciones laborales y/o previsionales que hayan sido de cargo de su antecesor, correspondiéndole sólo dar cumplimiento a aquéllas contraídas en su ejercicio.
UNDECIMO: Que, por la misma razón, no puede acogerse la acción de tutela impetrada en conformidad a lo dispuesto en los artículo 292 y 294 del Código del Trabajo, pues al haberse constituido el sindicato mencionado en el N° 12 del motivo sexto de esta sentencia mientras ejercía el cargo don Gabriel Valdés Sotomayor, no le es oponible a quien ejerció el mismo cargo en carácter de interino con posterioridad a su deceso y, por ende, no puede atribuírsele práctica antisindical ni separación de trabajador aforado alguna, debiendo, por tanto, rechazarse la presente acción en su parte principal.
DUODECIMO: Que, en lo tocante a la acción de tutela por vulneración de derechos, consistente en despido lesivo como represalia por haber formulado denuncia ante la inspección del trabajo, cabe tener presente, que de acuerdo a lo estipulado en el artículo 493 del Código del Trabajo, cuando de los antecedentes aportados por la parte denunciante resulten indicios suficientes de que se ha producido la vulneración de derechos fundamentales, corresponderá al denunciado explicar los fundamentos de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad.
Indicios, de acuerdo a la definición de la Real Academia de la Lengua, corresponde al fenómeno que permite conocer o inferir la existencia de otro no percibido.
Dichos indicios, de acuerdo a la doctrina, dicen relación con Hechos que han de generar en el juzgador al menos la sospecha fundada de que ha existido lesión de derechos fundamentales. Por ello, la prueba reducida de que se beneficia el trabajador se traduce en la prueba de hechos que generen en el juez una sospecha razonable de que ha existido la conducta.
Una vez establecidos los indicios, de conformidad a lo dispuesto en el citado artículo 493, cargan con el peso de la prueba al empleador para explicar las motivaciones de las decisiones que llevó a cabo y si estas guardaban la debida coherencia y racionalidad con el hecho que la motivó.
DECIMO TERCERO: Que, según ya se ha señalado, en esta causa ha resultado acreditado que el mismo día en que la actora fue despedida había formulado una denuncia ante la inspección del trabajo por no otorgarle trabajo, que efectivamente, al menos se le habían quitado las funciones que antes desarrollaba. También ha quedado establecido que ella había anunciado que iría a formular un reclamo ante la inspección del trabajo, que se le despidió al regresar a su trabajo y que además de ella fueron despedidas las dos personas que la acompañaron a formular la denuncia. Tales hechos, se estiman como indicios suficientes de que se ha producido la vulneración alegada.
En efecto, el primer indicio o prueba indiciaria es haberse quitado las funciones que habitualmente desarrollaba la actora y consecuente anuncio de reclamo por parte de la trabajadora demandante ante la sede administrativa, el cual derivó en ingreso de fiscalización de fecha 06 de noviembre de 2009.
El segundo indicio, es el hecho de haber sido despedida la trabajadora demandante el mismo día que formuló su denuncia, previa comunicación de que la realizaría, invocándose una causal que según se dirá más adelante no se configuraba.
El tercer indicio, es el hecho de haberse despedido por la misma causal de necesidades del servicio a las dos personas que la acompañaron a formular su denuncia, una de ellos el mismo día y la otra sólo días más tarde (13 de noviembre).
DECIMO CUARTO: Que, de acuerdo a lo anterior, correspondía al denunciado explicar los fundamentos de la medida adoptada. En relación a ello, manifestó en su contestación que el despido de la actora tuvo su fundamento en las necesidades de funcionamiento del servicio o necesidades de la empresa, toda vez que se reestructuró el área donde servía dicha trabajadora, reduciendo la cantidad de personal destinada a esa función. En la correspondiente carta de despido se limitó a señalar que la causal invocada derivaba de la racionalización del servicio.
No obstante haber resultado acreditado que al asumir el denunciado reorganizó las funciones que ejecutaban algunos de los trabajadores que se desempeñaban en el conservador y especialmente las de aquellos que prestaban servicios en el área de informática, no puede estimarse que tal reorganización haya constituido la causal de despido invocada, por cuanto, de acuerdo a lo que puede inferirse de los dichos de sus propios testigos, la medida de separación de la actora habría tenido lugar por su falta de idoneidad para desempeñar las nuevas funciones que se le encomendaban, circunstancias que de ningún modo pueden estimarse como constitutivas de la causal de despido prevista en el artículo 161 inciso primero del Código del Trabajo, pues la Ley número 19.759 eliminó la falta de adecuación laboral o técnica del trabajador como hipótesis de la causal de necesidades de la empresa.
DECIMO QUINTO: Que, al no haber resultado acreditada la causal de despido invocada, el demandado no ha logrado explicar los fundamentos de su decisión, máxime si se tiene en consideración que no se han justificado adecuadamente las razones que tuvo para disponer el cambio de funciones, que fue precisamente el motivo de la denuncia de la trabajadora y que, de acuerdo a los dichos de sus testigos, habría obedecido a que se quiso poner a personas más capacitadas en la especialidad de informática. Sin embargo, dicha afirmación, por una parte, no resulta verosímil pues, uno de los trabajadores que se desempañaba en dicha área (Saavedra) era precisamente analista de sistemas (según lo señalara al individualizarse como testigo y lo refiriera también la testigo María Gajardo) y, la actora, es secretaria ejecutiva (así se individualizó en su demanda y fue ratificado por sus testigos María Gajardo y Miguel Saavedra), por lo que es de suponer que tenía las habilidades necesarias para el ingreso de datos en el sistema informático. Más aún, una de las testigos de la demandada, Elisa Castillo, manifestó tener ese mismo título y desempeñarse “…desde noviembre en ingreso índice, ahí ingresa todas las inscripciones que se hacen en el conservador es un ingreso al sistema computacional, ella digita. Paula al ingresar el Sr. Gutiérrez era digitador.a…”. De acuerdo a sus dichos resulta que la actora fue reemplazada en sus funciones por una persona que tenía su misma cualificación profesional. Pero eso no es todo, en otras áreas, algunos de los funcionarios que ejecutaban funciones para las cuales habría sido necesaria una cualificación profesional no la tenían y, sin embargo, a pesar de la reorganización siguieron desempeñándolas. Por ejemplo, doña Leonor Orellana al deponer como testigo manifestó ser contador general y desempeñarse como revisora de títulos.
Por tales razones, su prueba no ha tenido el mérito de desvirtuar los indicios que aparecen de los hechos que se han tenido por acreditados y respecto de los cuales se hizo referencia en el motivo décimo tercero, debiendo, por tanto, concluirse que el despido de la actora fue en represalia a su denuncia formulada ante la inspección del trabajo.
DECIMO SEXTO: Que, en consecuencia, el despido, ha sido consecuencia directa de la denuncia efectuada por la actora, vulnerándose la garantía de indemnidad que le asiste, aquella contemplada en el artículo 485 del Código del Trabajo: “Las represalias ejercidas contra de trabajadores en razón o como consecuencia de la labor fiscalizadora de la Dirección del Trabajo o por el ejercicio de acciones judiciales.”
Dicha garantía es el derecho de toda persona a no ser objeto de represalias en el ámbito laboral por el ejercicio de acciones administrativas o judiciales. Así aparece en
De acuerdo a doctrina laboral, la importancia de la garantía de indemnidad, es que a través de su consagración legal se pretende asegurar una real eficacia en la protección de los derechos, impidiendo, por una parte, que el trabajador renuncie a éstos por las posibles represalias que pudieran sufrir por parte del empleador, o bien, que los derechos que le reconoce nuestro ordenamiento jurídico prescriban sin ser ejercidos. El legislador protege al trabajador en el entendido de que la consagración de derechos laborales mínimos e irrenunciables no es suficiente para lograr una tutela adecuada del trabajador, ya que su posición de subordinación y su falta de poder frente al empleador, impiden que pueda exigir sus derechos sin quedar sujeto a represalias posteriores, garantizándose con ello que los trabajadores afectados en sus derechos puedan recurrir a las instancias competentes a fin de lograr su debida protección sin verse expuestos a eventuales represalias por parte de sus empleadores.
Más aún, se ha dicho por el autor José Luis Ugarte que la indemnidad es una garantía clave para la eficacia del Derecho del Trabajo, y en ese sentido, su justificación no sólo deriva del derecho fundamental de tutela judicial efectiva, sino del rol que el propio Estado ha definido para sí mismo y sus órganos, incluyendo a la judicatura, como lo ordena el artículo 2 del Código del Trabajo: "corresponde al Estado amparar al trabajador en su derecho a elegir libremente su trabajo y velar por el cumplimiento de las normas que regulan la prestación de los servicios".
DECIMO SEPTIMO: Que, de acuerdo a lo que se ha señalado previamente se acogerá la demanda principal en lo tocante a su petición subsidiaria, ordenando el pago de la indemnización establecida en el artículo 489 inciso tercero del Código del Trabajo.
En atención a lo reseñado en el considerando décimo, se rechazará la demanda en lo relativo a la indemnización por años de servicios, pues de acuerdo a lo allí referido, la actora sólo prestó servicios para el denunciado entre el 05 de octubre y el 06 de noviembre de 2009, no cumpliéndose por tanto el periodo mínimo necesario para la procedencia de dicha prestación. El tiempo de prestación de servicios para una persona distinta del demandado no le es oponible a éste por las razones allá expuestas.
Tampoco se dará lugar al incremento sobre la indemnización sustitutiva por aviso previo (respecto de la cual se produjo conciliación parcial), pues éste solo corresponde respecto de la indemnización por años de servicios, según el claro tenor de la parte final del inciso primero del artículo 168 del Código del Trabajo.
DECIMO OCTAVO: Que, habiéndose acogido la demanda deducida en forma principal, no se emitirá pronunciamiento respecto de la planteada en forma subsidiaria.
En mérito de estas consideraciones, disposiciones legales citadas y lo dispuesto en los artículos 446 a 456 del Código Orgánico de Tribunales, 292, 294, 445, 485 a 495 del Código del Trabajo y 1698 del Código Civil, se declara:
Que se hace lugar a la denuncia de tutela laboral interpuesta por doña ............, en contra de don NELSON SILVANO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ, ex Conservador de Bienes Raíces Interino de esta ciudad, sólo en cuanto se declara:
I.- Que el despido de la actora efectuado el día 06 de noviembre de 2009, fue un acto de represalia de la empleadora y por lo mismo vulneratorio del derecho de indemnidad laboral a que se refiere el inciso tercero del artículo 485 del estatuto laboral, como consecuencia de haber efectuado la trabajadora una denuncia ante la Inspección del Trabajo ese mismo día.
II.- Que, se condena al denunciado a pagarle a la actora la suma de $2.941.878 por concepto de indemnización adicional establecida en el inciso tercero del artículo 489 del Código del ramo, equivalente a seis meses de remuneración.
III.- Que, la suma ordenada pagar deberá serlo con los reajustes e intereses que señala el artículo 63 del Código del Trabajo.
IV.- Que no se hace lugar a lo demás pedido en la demanda principal.
V.- Que no se condena en costas al denunciado por no haber sido totalmente vencido.
De conformidad a lo dispuesto en el artículo 495 del Código del Trabajo, ejecutoriada que sea la presente sentencia, remítase copia de ella a la Dirección del Trabajo.
Regístrese y archívese, en su oportunidad.
RIT T-5-2010.-



Dictada por doña ANTONIA GODOY MEDINA, Juez Titular del Juzgado de Letras del Trabajo de Concepción