30 de noviembre de 2013

RECLAMACIÓN DE MULTA; JLT San Bernardo, 29/10/2013; Rechaza reclamación de multa por no pago de bono de reemplazo de huelguistas; la interpretación de las normas que recaen sobre derechos fundamentales se efectúa de una forma tal que sea amplia, es decir, que permita el mayor ejercicio del derecho, esto se denomina interpretación pro homine; Debe entenderse por personal de reemplazo de la función o puesto de trabajo, entonces, al personal contratado directamente por el empleador a través de terceros o ajenos a la empresa que se encuentren desempeñando las funciones de los trabajadores involucrados en la huelga, a los estudiantes en práctica dentro de la empresa cumpliendo labores de las señaladas en el punto precedente, a trabajadores de la misma empresa a quienes el empleador haciendo uso de su facultad del artículo 12 los hubiere cambiado de funciones con el objeto de suplir la de los trabajadores involucrados en la huelga; RIT I-65-2013

(no ejecutoriada) San Bernardo, veintinueve de octubre del dos mil trece. VISTOS, OÍDOS Y CONSIDERANDO: PRIMERO: Que compareció don Juan Javier Casas del Valle Merello, factor de comercio en representación de CASAS DEL VALLE BARROS HERMANOS LIMITADA, empresa del giro de su denominación, ambos domiciliados en Panamericana Sur km. 26 comuna de San Bernardo, y dedujo reclamación conforme al artículo 503 y siguientes del Código de Trabajo en relación al artículo 496 y siguientes del mismo cuerpo legal contra la Resolución Administrativa N° 1383/13/50 de fecha 16 de agosto del 2013 que aplicó una multa de 30 U.T.M. (unidades tributarias mensuales) cursada por el fiscalizador don Ángelo Maximiliano Bavestrello Molins de la INSPECCIÓN PROVINCIAL DE TRABAJO MAIPO, representada por el Inspector del Trabajo don Rene Díaz Guler, todos domiciliados en Freire 473 segundo piso comuna de San Bernardo. Señala que se aplicó esta multa por una supuesta infracción relacionada con no pagar el bono de reemplazo equivalente a 4 UF (unidades de fomento) por cada trabajador contratado como remplazante o destinado para cumplir labores de trabajadores involucrados en la huelga finalizada el 20 de junio del 2013, dentro de los 5 días siguientes de finalizada ésta, siendo los trabajadores remplazados: Segundo Cortés Espinoza, Luis Bravo Vargas, Nelson Muñoz Toro, Felipe Abarca Morales, Jorge Pizarro Bahamondes, Francisco Meneses Garcés, Alejandro Valenzuela González, Javiera Aguilera Leiva, Marcos Medina Pacha, Ramiro Cornejo González, Yerko Cornejo González, Fabián Silva Rivera, Víctor Osorio Troncoso, Freddy Manzor Baeza, Juan Valdebenito Hidalgo, Héctor Jofré Padilla, Eduardo Avello Valenzuela, Elvis Martínez Aránguiz, Claudia Alegría Cid, Luis Baeza Molina, Cecilia Villar Valenzuela, Iván Herrera Berríos y Felipe Abarca Morales. Señala que se ha incurrido en un grave error jurídico por parte de la Inspección del Trabajo toda vez que estos trabajadores individualizados no tenían la calidad jurídica de remplazados y los que ejecutaron labores durante la huelga tampoco eran remplazantes en los términos del artículo 381 del Código del Trabajo. No habiendo remplazantes ni remplazados no correspondía que la reclamante pagara el bono de reemplazo como estima el fiscalizador y el ente administrativo, por cuanto la prohibición del artículo 381 del Código del Trabajo en cuanto a prohibir el reemplazo de trabajadores en huelga dice relación sólo a la contratación de trabajadores a efectos de que se efectúe aquel reemplazo, esa es la interpretación que debe darse al reemplazo de trabajadores que proscribe el artículo 381 del Código del Trabajo, limitándose entonces la aplicación a la contratación de nuevos trabajadores, es decir, a la contratación de personal ajeno a la empresa una vez que se ha hecho efectiva la huelga; en este sentido ha fallado la Excelentísima Corte Suprema y la Ilustrísima Corte de Apelaciones de San Miguel en fallos que cita. En este caso la reclamante remplazó a los trabajadores en huelga sustituyéndolos por otros trabajadores de la misma empresa, todos quienes tenían contrato vigente antes de hacerse efectiva la huelga, por lo tanto no estaba en la obligación de pagar el bono de reemplazo establecido en al artículo 381 inciso primero letra c del Código del Trabajo. Así esta resolución debe ser dejada sin efecto, lo cual pide con expresa condenación en costas. SEGUNDO: Que, en audiencia única se dio traslado a la Inspección del Trabajo quien contestó reconociendo efectivamente que se cursó esta multa y que el fiscalizador don Ángelo Bavestrello constató el hecho de que no se pagó el bono de reemplazo de 4 U.F. por cada trabajador contratado como remplazante o destinado para cumplir labores de trabajadores involucrados en la huelga legal finalizada el 20 de junio del 2013, dentro de los 5 días siguientes de finalizada la huelga, afectando a los trabajadores constatados en las actas efectuadas en las fiscalizaciones N° 1313/2013/1105 y 1313/2013/1127 siendo los remplazados Segundo Cortés Espinoza y otros, reiterando a las mismas personas que fueron referidas en la motivación primera. Que estos hechos gozan de presunción legal de veracidad conforme al artículo 23 del DFL 2 de 1967 del Ministerio del Trabajo. En cuanto a la cualidad de derecho fundamental de la libertad sindical que tutela los intereses del colectivo de trabajadores ante el Estado y el empleador y también de las organizaciones de empleadores, señala que está reconocido internacionalmente en el Pacto Internacional de Derechos Económicos y Sociales de Naciones Unidas suscrito por Chile en 1989, el artículo 19 N° 16 y N° 19 de la Constitución que establecen el derecho de negociación colectiva y a sindicarse, Código del Trabajo libro IV titulo VI y los convenios N° 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo. En cuanto a la prohibición de reemplazo de trabajadores en huelga señala que la ley lo prohíbe y establece ciertos requisitos para que pueda éste proceder y el reemplazo, por tanto, es una institución excepcional. Ahora, ¿qué se entiende por personal de reemplazo? Acude a la interpretación que ha hecho la propia institución administrativa, conforme al mandato legal que le compete, en el ordinario 1303/04 señalando que como tal se debe entender al personal contratado directamente por el empleador a través de terceros o ajenos a la empresa que se encuentren desempeñando la función de los trabajadores involucrados en la huelga, los estudiantes en práctica dentro de la empresa cumpliendo las labores señaladas en la referencia anterior, los trabajadores de la misma empresa a quienes el empleador haciendo uso de las facultades que le entrega el artículo 12 del Código del Trabajo hubiera cambiado de funciones para suplir a los trabajadores involucrados en la huelga y los trabajadores de la empresa a quienes el empleador hubiera cambiado de funciones y/o lugar de trabajo sin explicitar la facultad del artículo 12 del Código del Trabajo o respecto de los cuales se verifique una mayor carga de trabajo, aumento de jornada u horas extraordinarias. Por lo tanto, estando reconocido en este caso el reemplazo por sustitución de trabajadores de la misma empresa con contrato vigente, el fiscalizador constató el hecho de que se ha efectuado un reemplazo en los términos que se ha expuesto, conforme a la doctrina de la Dirección del Trabajo. Haciendo presente finalmente que el derecho de huelga quedaría prácticamente sin capacidad y se dejaría a los trabajadores sin una herramienta esencial para el logro del resguardo de sus intereses. TERCERO: Que, no se recibió a prueba la causa entendiendo que se reconocen los hechos y no hay por lo tanto controversia sobre los mismos. Estos hechos son, básicamente, que la empresa utilizó trabajadores que ya estaban contratados para remplazar las funciones de aquellos que se habían declarado en huelga, lo cual fue recogido y sancionado en la resolución de multa N°1383/13/50 de fecha 22 de agosto del 2013. Por lo tanto tratándose de una controversia únicamente de derecho se dicta inmediatamente la sentencia. CUARTO: Que la controversia de Derecho pasa, básicamente, por definir qué vamos a entender por reemplazo de trabajadores en huelga, cuándo se puede hacer y en qué circunstancias y si en este caso ha habido o no tal. Para resolverlo tenemos que ir al inicio de todo esto, por qué existe. La huelga es un fenómeno que existe desde hace muchísimos años y desde que existe el fenómeno del trabajo subordinado. El trabajo subordinado comienza con el inicio del trabajo masivo, la Revolución Industrial. En Inglaterra los primeros fenómenos de huelga son considerados delitos y se reacciona por parte del Poder Estatal fuertemente contra ello. Pasado el tiempo, de las características de considerársele un delito pasa a tolerarse y a considerarse un derecho. En nuestro país vemos una evolución similar, ejemplos históricos sobran acerca de la represión sobre ciertos fenómenos de huelgas en las salitreras del norte, por ejemplo, que terminaron con la aplicación de violentas soluciones por parte del Estado, y así el fenómeno se va tolerando y regulando hasta que, en la evolución jurídica de los países, de la humanidad en general y de Chile en concreto, se va reconociendo el derecho a huelga como un derecho, ya no considerándolo un delito sino que pasando a ser un derecho. Ahora bien ¿qué tipo de derecho? La invocación que el abogado de la Inspección del Trabajo ha hecho respecto a los convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adaptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 19 de diciembre de 1966 suscrito por Chile el 16 de Septiembre de 1969 y promulgado finalmente por Decreto N° 326 del 27 de mayo de año 1989, vienen en recoger este derecho y elevarlo a la categoría de derecho fundamental, derecho humano. Es decir en el catálogo de derechos de las personas que empieza con el derecho a la vida, sigue con el derecho a la integridad psíquica, en un momento se llega a establecer que el derecho a establecer un sindicato, a negociar colectivamente y a declararse en huelga es un derecho fundamental, un derecho humano. La Constitución Política de la República en su artículo 5 establece que el ejercicio de la soberanía reconoce como limitación el respeto a los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana y que es deber de los órganos del Estado “respetar y promover tales derechos garantizados por ésta Constitución así como por los tratados internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes”. La doctrina y la interpretación conteste de toda la comunidad jurídica nacional han sostenido que los tratados internacionales sobre derechos humanos se incorporan a la Constitución y el catálogo de derechos se incorpora al catálogo de derechos de las personas de la Constitución. Por lo tanto, los órganos del Estado a través de sus distintos poderes están obligados a la promoción y respeto de estos derechos. En el caso en concreto, tenemos que ver la aplicación de una norma legal que establece el reemplazo de los trabajadores en huelga y definir cómo la vamos a interpretar. Los abogados especialistas en derecho laboral – y en general los abogados – deben saber que la interpretación de las normas que recaen sobre derechos fundamentales se efectúa de una forma tal que sea amplia, es decir, que permita el mayor ejercicio del derecho, esto se denomina interpretación pro homine. Por lo tanto, la interpretación de las normas que restringen el ejercicio de los derechos se efectúa de manera restrictiva. Las restricciones al ejercicio de los derechos deben estar limitadas y se involucra en esta interpretación – efectuada en este caso por el Tribunal de Justicia de judicatura laboral – se vincula especialmente con el mandato del artículo 5 de la Constitución Política de la República. A modo de ejemplo, la reforma penal adolescente contiene la regulación de la responsabilidad penal adolescente y recoge expresamente que la interpretación de los derechos fundamentales debe ser amplia y la restricción de los mismos debe ser restringida. La referencia anterior va a que, si vamos a interpretar el reemplazo de trabajadores en huelga, tenemos que hacerlo desde esa perspectiva. El reemplazo de los trabajadores en huelga es una norma que, si bien esta muy cuestionada, va directamente a limitar el ejercicio de un derecho fundamental. El artículo 19 N° 16 y N°19 de la Constitución Política de la República contienen la definición de libertad sindical y establecen el derecho a negociar colectivamente y el derecho a formar sindicatos, y también si lo relacionamos con el Convenio 87 N°1, 2 y 3 de la Organización Internacional del Trabajo, ratificado por Chile con fecha 1 de febrero de 1999 y promulgado en el Diario Oficial con fecha 12 de mayo de 1999, se reconoce en ello el derecho de los sindicatos a formar sus planes de acción y derecho fundamental del plan de acción es la Huelga, componente de la libertad sindical. Por lo tanto, la interpretación de una norma que restringe el ejercicio de un derecho fundamental debe hacerse en forma estricta. El artículo 381 del Código del Trabajo en su encabezado señala que estará prohibido el reemplazo de trabajadores en huelga y luego, los requisitos cuando estará permitido. Lo prohibido es el reemplazo; el sentido natural y obvio de la palabra está en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que señala que “reemplazar” es “sustituir algo por otra cosa, poner en su lugar otra cosa que haga sus veces, suceder a alguien en el empleo, cargo o comisión que tenia o hacer accidentalmente sus veces”. En este sentido este juez comparte plenamente el razonamiento expuesto por la Dirección del Trabajo en el Ordinario N°1303/64 en cuanto a entender que debe entenderse por personal de reemplazo en la función o puesto de trabajo y, en general, se trata de cualquier persona que remplace al huelguista, cualquier persona que remplace a aquel que está ejerciendo un derecho fundamental reconocido por el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, reconocido por el Convenio 87 y 98 de la OIT, reconocido por el articulo 19 N° 16 y N°19 de la Constitución Política de la República e incorporado como derecho fundamental a través del artículo 5 de la misma Constitución. Debe entenderse por personal de reemplazo de la función o puesto de trabajo, entonces, al personal contratado directamente por el empleador a través de terceros o ajenos a la empresa que se encuentren desempeñando las funciones de los trabajadores involucrados en la huelga, a los estudiantes en práctica dentro de la empresa cumpliendo labores de las señaladas en el punto precedente, a trabajadores de la misma empresa a quienes el empleador haciendo uso de su facultad del artículo 12 los hubiere cambiado de funciones con el objeto de suplir la de los trabajadores involucrados en la huelga. En este caso, estamos en esta última hipótesis y, por lo tanto, habiéndose constatado que ese es el hecho con que se enfrenta el fiscalizador correspondía, por tanto, cursar la multa, y está correctamente ejecutada, no hay error de hecho al respecto al no pagar el bono de reemplazo, hecho que además está reconocido y en consecuencia la reclamación debe ser rechazada. QUINTO: Que, hacemos presente que la interpretación de la restricción de derechos fundamentales debe ser estricta. Hacemos presente que la judicatura laboral debe aplicarse en clave de Derecho Laboral, hacemos presente además que la interpretación de normas que contienen derechos fundamentales también debe hacerse conforme a las normas de ese derecho. No estamos ante Derecho Civil ni un Derecho inminentemente patrimonial, estamos ante un Derecho que trata sobre las personas. Por lo tanto, si se estima del caso que esta interpretación está equivocada, deberían expresarse – en la resolución o en la argumentación que intente rebatir – cómo entonces no se considera esto una restricción de un derecho fundamental, entendiéndolo dentro de la doctrina del Derecho Laboral, dentro de la aplicación de las normas de derecho que se han referido y – más allá del Derecho Laboral y más grande aún – de la aplicación de los Derechos Humanos y Fundamentales. Por las consideraciones precedentes, visto lo dispuesto en los artículos 1, 381, 420 y siguientes, 503 y siguientes del Código del Trabajo, artículo 23 del DFL N°2 de 1967 del Ministerio del Trabajo, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas artículo 8 letra d, Convenio N° 87 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación de la OIT de 1948, Convenio 98 sobre el derecho de sindicación y negociación colectiva de 1949 de la OIT, articulo 1, 5, 19 N° 16 y N° 19 de la Constitución Política de la República se RESUELVE: 1. Que SE RECHAZA la reclamación en todas sus partes. 2. Que, no se condena en costas entendiéndose que existen motivos plausibles para litigar. Se ordena registrar y otorgar copia a quien lo solicite.