11 de octubre de 2010

UNIFICACIÓN DE JURISPRUDENCIA; E. Corte Suprema 07/10/2010; Existe incompatibilidad entre la indemnización que resarce el daño experimentado por un trabajador aforado durante el período de inamovilidad laboral al haber sido despedido ilegalmente y las indemnizaciones legales por falta de aviso previo y por años de servicio; Rol 3.903-10

Santiago, siete de octubre de dos mil diez. Vistos: En estos autos RUC N°09-40027156-6 y RIT N° O-761-2009, del 2° Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, doña Daniela Andrea Zepeda Vilches deduce demanda en contra de Evaluadora Recourse Chile S.A., representada por don Jaime Lisboa Cárcamo, para que el tribunal declare que el despido de que fue objeto es nulo, por no haber solicitado el empleador la autorización judicial correspondiente en atención al fuero sindical de que goza, ordenando su reincorporación con el pago de remuneraciones y demás prestaciones que se hubieren devengado entre la fecha de separación ilegal hasta su efectivo reintegro. En subsidio de lo anterior, solicita se condene a la demandada al pago de las remuneraciones por el tiempo que medie entre la fecha del despido y la del término del fuero invocado, la indemnización sustitutiva del aviso previo y por años de servicios, feriado legal y proporcional y remuneración por 9 días de trabajo de septiembre de 2009, todo con intereses, reajustes y costas. El tribunal del grado, en sentencia de veintiuno de diciembre de dos mil nueve acogió la demanda y declaró nulo el despido del que fue objeto la actora el día 09 de septiembre de 2009, ordenando a la demandada reincorporarla inmediatamente a sus funciones habituales, y pagar las remuneraciones y demás prestaciones devengadas desde la fecha de la separación ilegal hasta su reincorporación efectiva. Asimismo, dispuso que para el caso que la demandada se negare al reintegro de la trabajadora, será condenada al pago de las remuneraciones y demás prestaciones por todo el período en que se extiende el fuero sindical que la ampara, es decir, desde el 09 de septiembre de 2009 hasta el 10 de junio de 2013, tomando como base de cálculo una remuneración de $ 25 5.250. Por otra parte, el mismo fallo declaró injustificado el despido del que fue objeto la dependiente, debiendo la demandada pagar a la demandante $255.250, por concepto de indemnización sustitutiva de aviso previo; $510.500, por concepto de indemnización por años de servicio, la que deberá pagarse incrementada en un 80%, de acuerdo a lo dispuesto en el articulo 168 letra c) del Código del Trabajo; $178.668, por feriado legal correspondiente a la anualidad 2008-2009; $99.697, por feriado proporcional; $76.572, por remuneración correspondiente a 9 días de trabajo de septiembre de 2009, señalando que las cantidades ordenadas pagar deberán serlo con los reajustes e intereses que se indican en los artículos 63 y 173 del Código del Trabajo. Por último, y considerando que la demandada fue totalmente vencida, la condenó en costas, regulándolas en la cantidad de $1.000.000.En contra del referido fallo, la demandada interpuso recurso de nulidad fundado en la causal genérica contemplada en el artículo 477 del Código del Trabajo, por la aplicación improcedente del artículo 453 N° 1 inciso 6° del Código del Trabajo; y subsidiariamente, por la infracción del artículo 176 del Código Laboral. Finalmente, alegó la causal contemplada en el artículo 478 letra e) del código referido, fundado en los antecedentes que detalla.La Corte de Apelaciones de Santiago, conociendo del recurso de nulidad señalado, por resolución de veinte de abril del año en curso anuló la sentencia atacada, por motivos diversos a los esgrimidos en el libelo en virtud de la facultad que, al efecto, le confiere el artículo 479 del Código del Trabajo y, dictando la pertinente sentencia de reemplazo, acogió la demanda y declaró nulo el despido del que fue objeto la actora el día 9 de septiembre de 2009, debiendo la demandada reincorporar inmediatamente a la trabajadora a sus funciones habituales y pagarle las remuneraciones y demás prestaciones devengadas desde la fecha de la separación ilegal, esto es el 9 de septiembre de 2009, hasta su reincorporación efectiva. Asimismo, dispuso que, solo para el evento que la demandada se negare o no pudiere reincorporar a la demandante, se declara que la separación de la trabajadora, verificada el 9 de septiembre de 2009 corresponde a un despido injustificado, debiendo pagar la dema ndada a la actora, las remuneraciones y demás prestaciones por todo el periodo en que se extiende el fuero sindical que ampara a la actora, esto es desde el 9 de septiembre de 2009 hasta el 10 de junio de 2013, tomándose como base de cálculo una remuneración de $ 255.250; la misma cifra, por concepto de indemnización sustitutiva de aviso previo; $ 510.500.- por concepto de indemnización por años de servicio, incrementada en un 80% de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 168 letra c) del Código del Trabajo; $ 178.668, por feriado legal correspondiente a la anualidad 2008-2009; $ 99.697 por feriado proporcional devengado hasta el 9 de septiembre de 2009.; señalando que, en uno y otro caso, la demandada deberá pagar $ 76.572, por remuneración correspondiente a 9 días de septiembre de 2009.- También indicó que las cantidades ordenadas pagar deberán serlo con los reajustes e intereses que se indican en los artículos 63 y 173 del Código del Trabajo, según corresponda; y que habiendo resultado totalmente vencida la demandada, se la condena en costas, las que se regulan en la cantidad de $ 500.000.-En contra de la referida decisión, la empresa demandada interpone recurso de unificación de jurisprudencia solicitando que esta Corte lo acoja, aunando la interpretación de los artículos 164, 174 y 176 del Código del Trabajo, y dicte la correspondiente sentencia de reemplazo. Acompaña copias fidedignas de los fallos que hace valer en apoyo de su interpretación.Se ordenó traer estos autos en relación.Considerando:Primero: Que de conformidad a lo dispuesto en los artículos 483 y 483 A del Código del Trabajo, el recurso de unificación de jurisprudencia procede cuando respecto de la materia de derecho objeto del juicio, existan distintas interpretaciones sostenidas en uno o más fallos firmes emanados de tribunales superiores de justicia. Segundo: Que la demandada sostiene que, respecto de la materia de derecho discutida, esto es, la compatibilidad de las indemnizaciones que cita y la indemnización por fuero, la Corte Suprema se ha pronunciado en sentido contrario a lo resuelto por la Corte de Apelaciones de Santiago en esta causa, condenándola y, por ende, causándole un agravio, ya que la Corte Suprema no distingue, por cuanto al intérprete no le es legitimo distinguir en ausencia de preve nción legal, cual sería aquella indemnización que, por término de contrato y a la cual debe concurrir el empleador total o parcialmente, es incompatible con la indemnización por años de servicio, agregando que si el intérprete lo hace, sólo puede limitarse al ámbito que la propia norma le confiere y no a otros casos. Manifiesta que el tenor del artículo 176 establece la tantas veces aludida incompatibilidad, que se extiende a las indemnizaciones por fuero, ya que ellas son precisamente resarcimientos por término de los servicios, aunque la Corte de Apelaciones señale que, en realidad, ello constituye una sanción. Agrega que no se trata en la especie de pago de remuneraciones, sino de compensaciones que nacen como consecuencia de la terminación de un contrato, por lo que es claramente incompatible con la que alude el artículo 163 del Código del Trabajo. Asimismo, sostiene que la afirmación que el fallo realiza ? a mayor abundamiento? no tiene asidero legal, y por ello los criterios asentados por la Corte Suprema tampoco la recogen. Indica que las indemnizaciones que se establecen en los artículos 164 y siguientes se refieren únicamente a la contemplada como indemnización a todo evento, es decir, las analizadas en los artículos 164 a 167 del Código del Trabajo. Por su parte, el artículo 174 se encuentra inserto en las normas especiales referidas a los incrementos, la oportunidad de los pagos, los aumentos y reajustabilidad, y se refiere al pago del tiempo de separación y no al de la extensión del fuero, por lo que no puede entenderse que hay una línea natural que parte del artículo 164 y que llegue al 174, cuando el legislador en el 176 hace referencia a las indemnizaciones establecidas en los artículos 164 y siguientes, todos del Código del Trabajo. Termina solicitando que, ante la existencia fallos emanados de tribunales superiores con interpretaciones antagónicas sobre la misma materia, se requiere que se uniforme, unifique y determine cuál es el criterio que debe regir en ella. Tercero: Que, como lo ha señalado esta Corte, es condición esencial de la procedencia del recurso en estudio la existencia de - al menos- dos resoluciones que sustenten líneas de razonamiento opuestas al resolver litigios de idéntica naturaleza. Ello es así, ya que la decisión de lo controvertido, con la determinación del sentido y alcance del derecho aplicable al caso, descansa sobre presupuestos fácticos precisos y determinados, de manera que no es posible la unificación que se pretende si las sentencias se pronuncian sobre hechos distintos o en el ámbito de acciones diferentes, en tanto ello supone, necesariamente, la presencia de elementos que no son susceptibles de equipararse o de ser tratados jurídicamente de igual forma. Cuarto: Que, en la especie, los sentenciadores invalidaron la decisión del tribunal de la instancia por haber otorgado más de lo pedido, y acogieron la acción deducida ordenando la reincorporación de la trabajadora, el pago de las remuneraciones y demás prestaciones devengadas desde la fecha de la separación ilegal hasta su reintegro definitivo; y sólo para el evento que la demandada se negare o no pudiere cumplir lo dispuesto, declaró ? en lo que al recurso interesa- que la separación de la dependiente corresponde a un despido injustificado, ordenando el pago de las indemnizaciones que contempla la ley para tales efectos, las remuneraciones y demás prestaciones por todo el período en que se extiende el fuero sindical que la ampara, al estimar -sobre este último punto- que el pago de dichas prestaciones no resulta incompatible con las indemnizaciones derivadas del despido, toda vez que ambas tienen fundamentos diferentes, ya que en el caso de las primeras no se está en presencia de una indemnización como en el caso de las segundas. Indican que el pago de las remuneraciones hasta el término del fuero tiene por fin sancionar el incumplimiento de la obligación del empleador de pagar remuneraciones por el período de estabilidad con que cuenta el trabajador aforado, en tanto las indemnizaciones tarifadas del despido responden a la idea de reparación del daño consistente en la pérdida del empleo. A mayor abundamiento, agregan, aún de entenderse que ambas prestaciones constituyen indemnizaciones el tenor del artículo 176 del Código del Trabajo impide estimarlas incompatibles, desde que en dicha norma se exceptúan las indemnizaciones consideradas en los artículos 164 y siguientes, encontrándose dentro de tales normas precisamente el artículo 174. Quinto: Que, como sustento del recurso, la demandada cita las sentencias dictadas por este tribunal en los recursos de casación r ol 6475-2007 y 4126-2008 por las que -en un caso- se acogió el recurso de casación en el fondo, y en el segundo, se actuó de oficio, y en sentencia de reemplazo ambos dictámenes sostuvieron que -atenida la incompatibilidad descrita entre los derechos que la legislación le reconoce, el actor deberá, en la etapa procesal pertinente, optar entre la compensación del fuero y la indemnización sustitutiva del aviso previo - en un caso- y entre la primera mencionada y las indemnizaciones por tiempo servido y por falta de pre aviso, asilado en que la correcta interpretación del artículo 176 del Código del Trabajo así lo imponen.Para así resolverlo, este tribunal analizó el tenor de lo dispuesto en el artículo 176 del Código del Trabajo: “La indemnización que deba pagarse en conformidad al artículo 163, será incompatible con toda otra indemnización que, por concepto de término del contrato o de los años de servicio pudiere corresponder al trabajador cualesquiera sea su origen, y a cuyo pago concurra el empleador total o parcialmente en la parte que es de cargo de este último, con excepción de las establecidas en los artículos 163 y siguientes. En caso de incompatibilidad deberá pagarse al trabajador la indemnización por la que opte.”; señalando que el sentido del precepto transcrito es claro en cuanto determina los requisitos que hacen improcedente el cúmulo de indemnizaciones, a saber: a) el término del contrato de trabajo; 2) que proceda el pago de indemnización por años de servicios; 3) que corresponda el pago de alguna otra indemnización, sea por término de contrato o por años servidos, cualquiera sea su origen; 4) y que al pago total o parcial de todas o algunas de ellas deba concurrir el empleador. Asimismo, expuso que de acuerdo a los elementos de hecho de la situación analizada, en la especie se trata de la terminación del contrato de trabajo decidida unilateralmente por el empleador, sobre la base de una causal que ha sido declarada injustificada, lo que ha hecho procedente las indemnizaciones que señala la ley para dicho evento. Por otra parte, el dependiente ha planteado la nulidad de la desvinculación porque no se ha dado cumplimiento al requisito previo habilitante, cual es, la autorización judicial, ya que se encontraba amparado por fuero sindical, situación esta última que ha originado la compensación de todo el tiempo que medió entre el despido anulado y el cese de la referida protección. Es decir, ha nacido para el empleador la obligación de concurrir al pago de dos indemnizaciones, las que, por aplicación del precepto legal analizado, son inconciliables. Que, aún cuando se trata de indemnizaciones de diversa índole, pues una resarce el daño experimentado por el trabajador aforado que se ve impedido de ejecutar los servicios contratados durante el período de su inamovilidad sindical en razón de haber sido ilegalmente separado de su empleo y, en cambio, los beneficios previstos en el inciso cuarto del artículo 162 del Código del Ramo, que compensa la falta de aviso del despido, lo cierto, es que ambas derivan de la misma causa y persiguen lo mismo, de manera que no pueden acumularse en cuanto son consecuencias del cese de la relación laboral. Sexto: Que de lo analizado se infiere que concurre en el caso la similitud fáctica arriba referida, desde que, tanto la sentencia impugnada como las resoluciones traídas a la vista se pronuncian sobre la coexistencia de ambos resarcimientos, resultando manifiesto la existencia de distintas interpretaciones sobre la materia de derecho descrita y que condujeron a que, en la especie, los sentenciadores de la Corte de Apelaciones - que habían invalidado la decisión de primer grado- la acogieran finalmente por la vía de la sentencia de reemplazo y condenaran al recurrente al pago de prestaciones que objeta, dada la correcta inteligencia e interpretación de la normativa reseñada y que postula. Séptimo: Que asentada la procedencia de la unificación de jurisprudencia requerida, debe acogerse el recurso, desde el momento que, tal como se ha consignado en el fundamento quinto que antecede, este tribunal se ha pronunciado sobre la incompatibilidad de las indemnizaciones en casos similares al propuesto de una manera distinta a la resuelta en autos. Por estas consideraciones y en conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 483 y siguientes del Código del Trabajo, se acoge el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto por la parte demandada, en relación con las sentencias de nulidad y de reemplazo, ambas de veinte de abril de dos mil diez, dictadas por la Corte de Apelaciones de Santiago, las que, en consecuencia, se sustituyen por las que se dictan a continuación, sin nueva vista y separadamente. Acordada la decisión de acoger el recurso de unificación intentado con el voto en contra del abogado integrante señor Patricio Figueroa, quien fue del parecer de desestimarlo, toda vez que estima que el alcance dado al artículo 176 del Código del Trabajo resulta acorde a derecho, de manera que no resulta necesario proceder a unificar jurisprudencia. Regístrese. Redacción a cargo de la Ministra señora Gabriela Pérez Paredes.Nº3.903-10.Pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señor Patricio Valdés A., señoras Gabriela Pérez P., Rosa María Maggi D., Rosa Egnem S., y el Abogado Integrante señor Patricio Figueroa S. No firma la Ministra señora Egnem y el Abogado Integrante señor Figueroa, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por estar en comisión de servicios la primera y por estar ausente el segundo. Santiago, 07 de octubre de 2010. Autoriza la Secretaria Subrogante de la Corte Suprema, señorita Ruby Vanessa Sáez Landaur. En Santiago, a siete de octubre de dos mil diez, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada